https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 21.09.2020 - Última actualización - 15:41
5:28

Salud mental y pandemia

Del pánico a la "relajación": cómo procesar lo inesperado

La presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe, Mónica Niel, analiza los efectos de seis meses de pandemia y restricciones en la conducta social. Advierte que "el aislamiento físico no tiene que ser afectivo". Y señala que este contexto "no inventa patologías, pero las puede exacerbar".

Mónica Niel, presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe.   Crédito: Flavio RainaMónica Niel, presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe.
Crédito: Flavio Raina

Mónica Niel, presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe. Crédito: Flavio Raina



Salud mental y pandemia Del pánico a la "relajación": cómo procesar lo inesperado La presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe, Mónica Niel, analiza los efectos de seis meses de pandemia y restricciones en la conducta social. Advierte que "el aislamiento físico no tiene que ser afectivo". Y señala que este contexto "no inventa patologías, pero las puede exacerbar". La presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe, Mónica Niel, analiza los efectos de seis meses de pandemia y restricciones en la conducta social. Advierte que "el aislamiento físico no tiene que ser afectivo". Y señala que este contexto "no inventa patologías, pero las puede exacerbar".

Seis meses pasaron desde el primer caso de Covid-19 en la provincia y también medio año desde que el gobierno nacional estableció el aislamiento social, preventivo y obligatorio. En este plazo aprendimos mucho sobre una enfermedad desconocida o, en todo caso, aprendimos lo más importante: que es contagiosa pero también desconcertante, cambiante y que involucra efectos que todavía no se revelaron. ¿Cómo opera esta certeza, o -mejor- la falta de certeza, en la salud mental? ¿Afecta a todas las personas por igual? ¿Por qué una parte de la población elige relajarse cuando todas las recomendaciones coinciden en que hay que sostener y aumentar las previsiones?

 

Mónica Niel es presidenta del Colegio de Psicólogos de Santa Fe y analiza esta transición desde el pánico inicial con el que se transcurrieron los meses de marzo y abril, al acostumbramiento, y desde ahí a cierta relajación y hasta negación. "Posiblemente ayudó que durante bastante tiempo nos fuera 'bien' en la provincia o, al menos, en la ciudad de Santa Fe (donde no hubo contagios o eran muy pocos), para que la gente perdiera el miedo. Y luego se hizo evidente la necesidad de encontrarse con otros", reflexiona en diálogo con El Litoral.

 

Apunta entonces a un escrito del sociólogo (e investigador del Conicet), Daniel Feierstein, respecto de la negación: "Me parece que se ha virado más a la negación como problema cuando en realidad él la analiza como una reacción ante lo insoportable que resulta pensar que podemos morir nosotros o nuestros seres queridos".

 

Y este concepto es retomado a la luz de las estadísticas que señalan que en la provincia "la mayor parte de las personas que se contagian coincide con una franja de entre 30 y 40 años de edad que pertenece a la población económicamente activa; y que no se contagian en los trabajos sino en las reuniones familiares o sociales. Ese dato nos sirve para pensar por qué ocurre la negación en estos momentos", anticipa Niel.

 

"Quizás podemos pensar -arriesga- que responde a una necesidad: la gente con más responsabilidades, más estresada, necesita encontrar un lugar donde relajarse. Poder pensar eso a lo mejor nos ayuda a salir de este dualismo".

 

-Es una situación compleja a la cual, en principio, no se prestó la debida atención. En un primer momento, ustedes tuvieron que esperar para retomar la atención de manera presencial.

 

-Lo tuvimos que pelear bastante. Por eso es un logro que en este momento se permita a profesionales del arte de curar seguir trabajando y no solo a quienes lo hacen en el Estado.

 

Desde nuestro campo, marcamos que al inicio de la pandemia se dio énfasis sólo a lo biológico en detrimento de una visión integral de la salud. Nos preocupa que los dispositivos alternativos de salud mental prácticamente no están funcionando cuando se destinan a una población vulnerable que puede tener crisis subjetivas importantes. ¿Deberían trabajar en forma presencial? Hay que evaluarlo en cada situación.

 

En atención primaria de la salud hay personal de licencia porque integra el grupo de riesgo y ahora se están reemplazando, pero todavía no se llegó a completar en la totalidad. Podemos ver que desde salud mental falta más atención: en este momento hay más demanda pero no hay cómo vehiculizarla.

 

-A nivel físico o biológico se anticipa qué enfermedades van a surgir o recrudecer luego de la pandemia, por diagnósticos postergados o tratamientos interrumpidos. ¿Se puede hacer la misma proyección en salud mental?

 

-Si tenemos en cuenta lo que pasó en la inundación o en otras experiencias similares, se espera que a posteriori aparezcan situaciones que todavía no se ven: gente que ahora manifiesta una negación puede "caer" más abruptamente después, como también pueden aparecer efectos por la falta de clases presenciales. Podemos pensar que en este contexto donde prima solamente el entorno privado aumentó la violencia de género, la violencia familiar y, probablemente, el abuso sexual. En general son situaciones que quedan expuestas en las escuelas o por fuera del ámbito familiar por lo que se va a saber a posteriori. Siempre teniendo en cuenta que sean familias que ya tienen problemas de violencia o abuso. Porque la pandemia no inventa patologías pero si puede exacerbar o potenciar las que ya estaban. Los cuadros de neurosis obsesivas y fobias están exacerbados en este momento, y las personas vulnerables están más proclives a hacer una crisis subjetiva porque atraviesan una situación difícil.

-¿Qué grupo les preocupan más a profesionales de salud mental: niños y niñas, jóvenes, personas mayores?

 

-Depende del marco en que se da esta situación más que de la edad. Me preocupan las personas mayores pero no todas, sino aquellas que tienen alguna patología y están solas. En la niñez me preocupa sobre todo quienes conviven en familias abusivas, pero también aquella que tiene menos elementos simbólicos y materiales para estudiar. Me preocupa esa franja de adultos jóvenes que están más cargados de responsabilidades; si de pronto no tenés con qué mantener a tu familia es desesperante y eso va a repercutir en las personas y su entorno.

 

Más que decir qué grupo preocupa según las edades, lo pienso más respecto de la fragilidad para enfrentar esta situación. Esto de que en los barrios más carenciados haya aumentado la violencia y las adicciones en los adolescentes preocupa. Y también que no haya posibilidad de un entramado comunitario de contención.

 

"Se ha politizado la pandemia, y una ve que a veces desde el oficialismo se minimizan las consecuencias del encierro y, desde la oposición, se maximizan".

 

-No todo lo resuelve la virtualidad.

 

-Por supuesto que no. Respecto a nuestra práctica peleamos bastante por ese tema. Nos decían que trabajemos de manera virtual y que si una persona tenía una crisis subjetiva podía ir a un hospital. ¿Cómo no vamos a poder atender a pacientes que ya conocemos y sabemos lo que les pasa? Sin esta atención iban a tener que ir a una guardia, donde el recurso podría ser medicarlos o internarlos.

 

- Así como se pueden establecer conductas de prevención a nivel físico o biológico, ¿en el campo de la salud mental hay estrategias para sobrellevar este momento?

 

- Hay algunas estrategias que tienen que ver con la posibilidad y recursos con los que se cuente. Es importante pensar qué prestaciones se pueden hacer en salud mental teniendo todos los cuidados. Que haya gente con criterio para evitar situaciones como que un padre no pueda ir a ver a su hija con cáncer, o pensar que a lo mejor en un parto puede haber más de una persona acompañando ese momento no va a cambiar la realidad epidemiológica. Y a nivel de cada persona, insisto en que el aislamiento físico no tiene por qué ser afectivo: es necesario estar cerca de la gente que está más sola y vulnerable.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Nancy Balza


Temas:



Ponce Asahad ya no es fiscal -  -
Política

Ponce Asahad ya no es fiscal

El director del hospital Iturraspe fue internado con Covid-19 -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?