https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 21.09.2020 - Última actualización - 22.09.2020 - 17:30
23:24

Atracción turística

Gran revuelo por la llegada de un Lamborghini de alta gama a Ezeiza

El automóvil está valuado en 300 mil dólares y es uno de los más codiciados del mercado. Vino proveniente de Italia, después de un paso por Estados Unidos.

 Crédito: Captura de pantalla
Crédito: Captura de pantalla

Crédito: Captura de pantalla



Atracción turística Gran revuelo por la llegada de un Lamborghini de alta gama a Ezeiza El automóvil está valuado en 300 mil dólares y es uno de los más codiciados del mercado. Vino proveniente de Italia, después de un paso por Estados Unidos. El automóvil está valuado en 300 mil dólares y es uno de los más codiciados del mercado. Vino proveniente de Italia, después de un paso por Estados Unidos.

Un gran revuelo causó en el aeropuerto de Ezeiza el arribo de un automóvil de alta gama. Si bien en el lugar solo estaban los empleados de la terminal de cargas, se asombraron al ver que se descargaba un Lamborghini Huracan Evo Spyder, uno de los vehículos más lujosos que existen sobre la faz de la tierra.

 

Lo curioso es que este tipo de rodados, dado su alto costo, suele ser trasladados en barco. El auto, gris plata con techo negro, llegó proveniente de Italia, aunque antes de llegar al país hizo un paso por Estados Unidos. Fue dirigido a una histórica concesionaria Honda ubicada en la zona norte de Buenos Aires.

 

 

 

Según el sitio especializado Autoblog, el Lamborghini Huracan Evo Spyder cuenta con tracción en las cuatro ruedas y caja automática de siete velocidades. Su motor V10 5.2 atmosférico (639 cv y 600 Nm) le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 3.1 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 325 km/h.

 

 

El vehículo fue traído a la Argentina por el empresario Guillermo Enzo Chetta, dueño de la concesionaria Honda de San Isidro, y su precio en el mercado ronda los 300.000 euros.El fin de semana salió a probarlo y causó sensación entre los vecinos de San Isidro que no pararon de tomarle fotografías.

 

En un primer momento, circuló la versión de que el auto había sido era de Máximo Kirchner. El rumor fue desmentido de plano. El propio Chetta, coleccionista de autos de lujo, bromeó sobre la historia y, cuando paseaba con el coche, comentó para los que quieran escucharlo: “Yo soy Máximo Kirchner”.





Ponce Asahad ya no es fiscal -  -
Política

Ponce Asahad ya no es fiscal

El director del hospital Iturraspe fue internado con Covid-19 -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?