https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 25.09.2020 - Última actualización - 4:30
4:28

Policías involucrados, libres de culpa y cargo

Estados Unidos: detuvieron a 127 personas en protesta antirracista por decisión judicial

Hubo disturbios en varias ciudades del país, después que la Fiscalía exculpara a los agentes que mataron a la ciudadana afroamericana Breonna Taylor en su casa, a principios de este año. La víctima, que era enfermera, estaba desarmada.

Manifestaciones de repudio y disturbios callejeros en Lousville (Kentucky), por el abuso policial contra la población negra.    Crédito: ArchivoManifestaciones de repudio y disturbios callejeros en Lousville (Kentucky), por el abuso policial contra la población negra.
Crédito: Archivo

Manifestaciones de repudio y disturbios callejeros en Lousville (Kentucky), por el abuso policial contra la población negra. Crédito: Archivo



Policías involucrados, libres de culpa y cargo Estados Unidos: detuvieron a 127 personas en protesta antirracista por decisión judicial Hubo disturbios en varias ciudades del país, después que la Fiscalía exculpara a los agentes que mataron a la ciudadana afroamericana Breonna Taylor en su casa, a principios de este año. La víctima, que era enfermera, estaba desarmada.

La policía de la ciudad estadounidense de Louisville, Kentucky, arrestó a 127 personas en las protestas antirracistas de la noche del miércoles, las que dejaron a dos agentes heridos. Las manifestaciones tienen que ver con la decisión adoptada por el jurado que no imputó por homicidio a ninguno de los tres policías que mataron este año a la trabajadora de la salud afroamericana Breonna Taylor, que estaba desarmada dentro de su casa.

 

Según informó el jefe interino del Departamento de Policía, Robert Shroeder, la policía de Lousiville realizó las detenciones durante las manifestaciones de anoche en las que también resultaron heridos dos policías. "A lo largo de la noche hicimos 127 arrestos en varios lugares, incluido el centro, que estaban relacionados con protestas", dijo Shroeder.

 

Schroeder informó en conferencia de prensa que "dos policías fueron heridos de bala" en los incidentes y un sospechoso "está en custodia". El jefe de la policía apuntó que los dos agentes están bien y sobrevivirán, según informó la agencia de noticias rusa Sputnik. La oficina local del FBI en Louisville, en el estado de Kentucky, comunicó que se encargaría de la investigación sobre estos hechos.

 

Más temprano, varios centenares de personas que se reunieron en Jefferson Square, una plaza céntrica de la ciudad, fueron dispersadas por la policía poco antes del comienzo de un toque de queda nocturno para evitar desmanes tras la decisión judicial. Manifestaciones espontáneas estallaron en varias ciudades del país, sacudido desde hace meses por una ola de protestas antirracistas. Hubo protestas en Nueva York, Boston y Filadelfia, entre otras urbes.

 

Escandalosa e Insultante

 

Brett Hankison, uno de los tres agentes involucrados en el tiroteo contra Taylor, fue imputado por poner en peligro la vida de los demás, en este caso tres vecinos de la víctima. Pero ni Hankison ni los otros dos policías que efectuaron los disparos que mataron a Taylor fueron inculpados por el homicidio de la enfermera de 26 años, una decisión "escandalosa e insultante", según el abogado de la familia de la víctima, Ben Crump.

 

Antes del anuncio del miércoles, la municipalidad de la ciudad había declarado el estado de emergencia y movilizado un importante dispositivo de seguridad. Varias personas fueron detenidas por la tarde. Taylor murió el 13 de marzo por la noche, cuando un grupo de policías derribó la puerta de su casa sin aviso previo, en un allanamiento por drogas que terminó sin encontrar pruebas.

 

El novio de Taylor tenía un arma registrada, creyó que era un robo e hizo un disparo. La Policía respondió con una lluvia de tiros y mató a Taylor. Hankison disparó diez balas, algunas de las cuales alcanzaron el apartamento vecino al de Taylor, "poniendo a tres personas en grave peligro de heridas físicas o de muerte", dijo el fiscal.

Sus otros dos colegas, Jonathan Mattingly y Myles Cosgrove, que habían sido destituidos en junio, no fueron inculpados de ningún cargo al haber, según el fiscal, actuado en estado de legítima defensa. La investigación no determinó cuál de los policías mató a la mujer.

 

"Esto constituye un nuevo ejemplo de ausencia de responsabilidad por el genocidio de la gente de color perpetrado por los policías", señaló en un comunicado el abogado Crump. "Es irónico y típico que los únicos cargos en este caso sean por balazos disparados en el apartamento de un vecino blanco", mientras quien resultó muerta fue una persona negra, agregó.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



Claudio Zuchovicki: "La traba es la credibilidad política" -  -
Economía
Aprobaron el proyecto de Paridad y es ley -  -
Política
Ponce Asahad ya no es fiscal -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?