https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 25.09.2020 - Última actualización - 16:47
16:14

Por las noches es "Úrsula"

La activista del "viral de las gallinas violadas" confiesa que es una trabajadora sexual VIP

Es Estefanía Moghli Torralba y forma parte del suntuario “Almas Veganas”.

 Crédito: Captura de pantalla
Crédito: Captura de pantalla

Crédito: Captura de pantalla



Por las noches es "Úrsula" La activista del "viral de las gallinas violadas" confiesa que es una trabajadora sexual VIP Se Estefanía Moghli Torralba y forma parte del suntuario “Almas Veganas”. Es Estefanía Moghli Torralba y forma parte del suntuario “Almas Veganas”.

Hace aproximadamente un año se hizo conocida por su apodo: Fanny. "No queremos que violen a las gallinas", dijo en aquel momento, y explicó que por esa razón en su santuario -"Almas Veganas"- las separaban de los gallos.

 

Ahora bien: en las últimas horas, esta mujer española volvió a tomar trascendencia por otra afirmación, esta vez relacionada a su trabajo: reveló que es una prostituta de lujo. Lo cierto es que mucho antes que se volviera tema de conversación en las redes sociales por su activismo, la vida de Fanny estaba muy lejos del veganismo: trabajó durante 11 años como despiezadora en un matadero. "Trabajaba en una sala de despiece de cerdos, llevaba 11 años descuartizando cerdos, no era consciente de que es el lugar donde se convierte a alguien en algo, es el proceso después del matadero, como una carnicería a lo grande", explicó en una ocasión. "No hay forma digna ni humana de matar a nadie. En esa época no era consciente, ese sistema normaliza el uso de animales", puntualizó en el canal español Antena 3.

 

 

 

Sin embargo, en febrero de 2015 decidió volverse vegana tras ver en You Tube un video sobre este tema. "A partir de ahí dejé la vida que llevaba para dedicarme totalmente al activismo por la liberación animal, me dediqué a aprender de compañeros para desaprender lo establecido y aprender a cambiar hábitos que fueran dañinos hacia les demás y así descubrí la importancia de la interseccionalidad de luchas", comentó. A finales de 2016, Fanny -junto a un grupo de personas- le dio forma a "Alma Vegana", su santuario. "Es un lugar para rescatar animales de la esclavitud y así poder darles la vida digna que realmente merecen y concientizar a través de charlas, redes sociales y visitas sobre el veganismo y la interseccionalidad de luchas", aseguró.

 

 

Las polémicas relacionadas a Fanny

Su primera aparición pública fue en agosto del año pasado, cuando fue invitada por el programa español "Todo es mentira" a contar su historia. Sin embargo, todo terminó de la peor manera: lejos de mantener una charla constructiva, los integrantes de este programa terminaron burlándose de lo que decían ella y sus compañeros. "Los huevos son de las gallinas y merecen una vida tranquila y digna, por eso los separamos de los gallos, porque no queremos que las violen", sintetizó en aquel entonces.

 

A partir de allí, Almas Veganas -y Fanny en especial- comenzaron a tener mayor exposición en los medios. Juan Carlos, un granjero español, le respondió desde su granja en Antena 3: "Dicen que las gallinas tienen miedo, que se asustan. Aquí estamos el camarógrafo y yo y ninguna sale corriendo. Están sanas, no hay ninguna pelada: una imagen vale más que mil palabras".La respuesta de Fanny no se hizo esperar: "Están sanas para utilizarlas como producto. ¿Si iría a una granja? No, son campos de concentración. No tengo nada que hacer con una persona que explota animales (...) Lo único que le importa a él son los huevos", remarcó.

 

Hasta el reconocido cocinero Karlos Arguiñano alzó la voz sobre el tema, aunque lo hizo de una muy cuestionable manera, utilizando un grosero calificativo sexual. "A mí me da la risa. Yo no sé, éstas lo que no saben es que para que haya huevos tienen que estar con un gallo. No vas a hacer ahora pollos in vitro (...) Lo que pasa es que se ven personas que te das cuenta que sus padres no follaron con ganas", comentó en La Sexta. Pero las denuncias de  Fanny no quedaron allí. Días luego, apuntó contra la pesca. "La caña de pescar es un arma de matar. No es un deporte, sino un asesinato. No porque no estén creando ciudades, tecnologías o hablen como nosotras, no significa que (los peces) tengan sus derechos, como individuos que son, a vivir en este planeta, porque no es nuestro", apuntó.

 

 

 

Su presente como trabajadora sexual

 

"Soy trabajadora sexual y la verdad es que no me sorprende para nada que haya pasado esto. Esperaba que sucediera en algún momento porque estamos sufriendo desde hace un año y pico un escarnio brutal hacia mi persona y hacia el colectivo animalista en el que milito", dijo en un video para su canal de YouTube, luego de que aparecieran rumores sobre su trabajo. 

 

Según se supo luego, la joven de Barcelona promociona sus servicios en una web donde se hace llamar Úrsula y dice que tiene 25 años. Sus precios van desde los 150 euros por 45 minutos hasta los 3.000 euros por todo el fin de semana. "Todo mi entorno lo sabe. Desde la mujer a la que le compro el heno para el santuario a la gente que vino a ayudar. No lo voy ventilando por ahí porque utilizo las redes sociales para hacer activismo", justificó.





#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?