https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 26.09.2020
18:04

Hay urgencia, pero no se relaciona con la salud

Advierten por el uso político de los resultados de los test de las vacunas contra el Covid

 Crédito: Guillermo Di Salvatore
Crédito: Guillermo Di Salvatore

Crédito: Guillermo Di Salvatore



Hay urgencia, pero no se relaciona con la salud Advierten por el uso político de los resultados de los test de las vacunas contra el Covid

Los investigadores advierten que las vacunas podrían tropezar con algunos ensayos de seguridad, y tienen temor de una aceleración debido a la política o inclusive, no cumplir con las expectativas de la gente

 

Hay una gran expectativa en la comunidad científica y por derrame, en todo el mundo, cuando en las próximas semanas comiencen a anunciarse resultados más contundentes de los estudios clínicos de varias vacunas contra COVID-19 que se están desarrollando y probando en pacientes. Pero a medida que crece la anticipación, aumentan las preocupaciones sobre si las vacunas aprobarán los ensayos de seguridad, qué lograrán si lo hacen y el riesgo de que el proceso de aprobación sea influenciado por la política, o al menos parezca estarlo, en un año electoral en Estados Unidos, urgido por tener una herramienta que aliente a los votantes a salir de su casa para votar en noviembre.

 

El ensayo en el Reino Unido de una vacuna candidata líder desarrollada por la Universidad de Oxford y la compañía farmacéutica AstraZeneca se reinició hace dos semanas, después de una pausa de seis días, para investigar problemas de seguridad. Desde entonces también se han reanudado los ensayos interrumpidos de la misma vacuna en Sudáfrica y Brasil, pero la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) aún no ha dado luz verde para que los estudios estadounidenses comiencen de nuevo. Según publica un informe de la revista Nature, los patrocinadores del ensayo han publicado hasta ahora pocos detalles sobre las causas de la pausa y por qué se permitió que se reanudara. Algunos científicos dicen que esta falta de transparencia podría erosionar la confianza del público en la vacuna.

 

Y es que en el último tiempo se han intensificado los temores de que la intromisión política pueda hacer que una vacuna se apruebe para uso de emergencia sin pruebas suficientes de que funciona. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho que quiere una vacuna antes de las elecciones presidenciales de su país en noviembre. Para calmar las preocupaciones, las compañías farmacéuticas detrás de las tres principales vacunas contra el coronavirus en los ensayos de fase III, AstraZeneca, Pfizer y Moderna, publicaron la semana pasada documentos que describen cómo se realizan sus pruebas.

 

Estos protocolos de prueba incluyen puntos de referencia de seguridad y éxito, y detalles que no se habían hecho públicos antes, incluido qué tan pronto se podrían informar los resultados preliminares de las vacunas. Los documentos también describen cómo las empresas podrían detener los ensayos antes de tiempo para obtener una aprobación rápida. Aquí Nature describe las tres áreas que los científicos están observando de cerca.

 

1- Seguridad y transparencia

 

Los científicos, al principio, no estaban demasiado preocupados cuando los medios informaron que la inscripción en el ensayo de la vacuna Oxford en el Reino Unido se había detenido el 6 de septiembre debido a una reacción adversa en un participante. Las reacciones adversas en los ensayos clínicos son bastante comunes y, a menudo, no están relacionadas con el tratamiento, lo que, según algunos investigadores, es probablemente el caso de la vacuna Oxford, dado lo pronto que los reguladores del Reino Unido permitieron que se reanudara el ensayo. Algunos medios de comunicación han informado que el participante desarrolló mielitis transversa, una inflamación de la médula espinal, pero AstraZeneca y la Universidad de Oxford, el patrocinador del ensayo en el Reino Unido, no han divulgado información sobre la condición de la persona.

 

Algunos científicos han criticado la falta de información que se publica, especialmente cuando se supo que esta era la segunda pausa en la inscripción debido a una reacción adversa. La información que se entregó a los participantes en julio señaló que el ensayo se había detenido anteriormente cuando se informó inicialmente que un miembro había desarrollado síntomas de mielitis transversa. AstraZeneca dice que la persona fue diagnosticada más tarde con esclerosis múltiple y un panel independiente decidió que la afección no estaba relacionada con la vacuna. Pero la compañía y la Universidad de Oxford aún tienen que decir si los dos participantes recibieron la vacuna o un placebo.

 

Si resulta que dos personas han desarrollado mielitis transversa, dado el número relativamente pequeño de personas que han recibido la vacuna, eso es notable, dice Raina MacIntyre, epidemióloga de la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, Australia. “Si hay otro caso, será muy difícil recuperarse de eso”, señala MacIntyre y agrega que las infecciones virales se han relacionado tanto con la mielitis transversa como con la esclerosis múltiple. También se han observado casos de mielitis transversa en personas con COVID-19, dice. Para descartar un vínculo entre la vacuna y las condiciones, los investigadores deben realizar análisis estadísticos que comparen las tasas de las condiciones en los participantes que recibieron las vacunas con las de las personas que recibieron el placebo. Esto es probablemente lo que la FDA todavía está investigando antes de decidir si permite que se reanuden los ensayos en EEUU.

 

Deben hacerse públicos más detalles sobre por qué los ensayos se detuvieron y luego se reanudaron, puntualiza Hilda Bastian, quien estudia medicina basada en evidencia en la Universidad Bond en Gold Coast, Australia. La falta de transparencia de los patrocinadores del ensayo es una preocupación y podría llevar a algunos participantes a retirarse o hacer que las personas decidan no recibir una vacuna una vez aprobada. “Realmente necesitamos que la gente tenga confianza en las vacunas que se están moviendo con bastante rapidez”, agrega. AstraZeneca y Oxford no respondieron a preguntas sobre pedidos de mayor transparencia. Pero el director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, dijo durante un panel de discusión organizado por el Foro Económico Mundial el 24 de septiembre que las pautas de ensayos clínicos recomiendan no revelar información sobre participantes individuales para evitar comprometer su privacidad y la integridad del estudio. Soriot agregó que dado el interés público en estas vacunas, las empresas estaban discutiendo qué tipo de transparencia podrían ofrecer sin comprometer los ensayos.

 

2- Papel de la política

 

La confianza del público en las vacunas contra el coronavirus ya está disminuyendo, particularmente en los Estados Unidos, donde Trump frecuentemente promociona su programa ‘Operation Warp Speed’ para acelerar el desarrollo de la vacuna COVID-19. En medio de esta retórica, el Centro de Investigación Pew en Washington DC dijo el 17 de septiembre que en las encuestas, la proporción de adultos estadounidenses que probablemente aceptarían una vacuna COVID-19, si hubiera una disponible, se redujo del 72% en mayo al 51% en septiembre. Tres cuartas partes de los encuestados en septiembre pensaron que Estados Unidos aprobaría una vacuna antes de que se hubiera establecido firmemente su seguridad y eficacia.

 

Estos no son los escépticos habituales de las vacunas: incluso los investigadores involucrados en el diseño y las pruebas de vacunas han expresado reservas debido a la posibilidad de que el proceso de aprobación se vea influido por consideraciones políticas, no solo científicas. “Voy a estar mirando los datos de seguridad antes de poner una inyección en los brazos de mis hijos”, dice Kurt Viele, director de modelado y simulación en Berry Consultants, que asesora sobre diseños de ensayos clínicos, en Lexington, Kentucky. La desconfianza no se limita a los Estados Unidos. En Europa, las negociaciones a puerta cerrada con las empresas sobre la adquisición de vacunas están avivando las dudas sobre las vacunas, puntualiza Yannis Natsis, gerente de políticas del grupo de defensa European Public Health Alliance en Bruselas. “No queremos dar mala fama a las vacunas, queremos defender la confianza en ellas. Pero hay una increíble falta de transparencia”, ratifica.

 

En los Estados Unidos, una vía para acelerar los tratamientos necesarios con urgencia, una Autorización de Uso de Emergencia (AUE), ha sido parte de la preocupación. La AUE elude el proceso habitual de aprobación de medicamentos por parte de la FDA y permite que se utilicen tratamientos si “pueden ser eficaces”. “Al ser vago y no transparente, es potencialmente susceptible a la apariencia de influencia política”, indica Herschel Nachlis, quien estudia políticas de salud en Dartmouth College en Hanover, New Hampshire.

 

Dos AUE para tratamientos de COVID-19, el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina y las infusiones de plasma sanguíneo rico en anticuerpos de personas que se han recuperado de la enfermedad, han suscitado preocupaciones sobre la interferencia política. Trump abogó por ambos tratamientos, y ninguno tuvo el apoyo de ensayos grandes, aleatorios y doble ciego, el estándar de oro de la investigación clínica. La AUE de hidroxicloroquina fue revocada después de que los datos de los ensayos clínicos mostraran que no es efectiva en personas hospitalizadas con COVID-19. La EUA de plasma se anunció un día antes de una importante convención celebrada por el partido político de Trump.

 

Entonces, cuando las empresas publicaron los protocolos de ensayos clínicos para las tres principales vacunas candidatas la semana pasada, los investigadores se apresuraron a analizar los detalles. En general, los protocolos parecían bastante normales, según afirma David Benkeser, bioestadístico de la Universidad Emory en Atlanta, Georgia. Pero una característica se destacó: “En el protocolo de Pfizer, los expertos externos asignados para monitorear la seguridad del ensayo pueden echar un vistazo a los datos provisionales con más frecuencia que en los documentos de las otras dos compañías. Esto significa que se podría realizar un análisis de los primeros resultados después de que el ensayo haya acumulado datos de solo 32 personas que se infectaron en sus brazos de vacuna y placebo. Este hito podría alcanzarse en tan solo tres meses desde la fecha de inicio de las pruebas en julio, posiblemente antes de las elecciones estadounidenses”.

 

Si los primeros análisis descubrieron que la vacuna era convincentemente eficaz para reducir las infecciones en ese pequeño tamaño de muestra, el ensayo podría detenerse y la empresa podría solicitar una AUE. Pero aunque sería posible demostrar que la vacuna funciona lo suficientemente bien como para cumplir con el estándar de la FDA en esa etapa temprana, no permitiría un seguimiento a largo plazo para garantizar la seguridad de la vacuna, dice Viele. Tres meses también es demasiado corto para tener una idea clara de cuánto dura la inmunidad de la vacuna, señala. Pfizer no respondió a preguntas sobre el fundamento de su diseño de ensayo clínico, o si planea continuar con el monitoreo de seguridad si un ensayo se detiene antes de tiempo. Será crucial que la empresa continúe recopilando datos de seguridad incluso si el ensayo se detiene antes de tiempo y que los datos de seguridad estén disponibles para tranquilizar a un público preocupado, dice Viele.

 

Se rumorea que la FDA está reforzando su proceso AUE para las vacunas COVID-19. La agencia pronto requerirá un nivel de datos más cercano al de una aprobación normal que el que tiene para sus anteriores EUA COVID-19, según un informe del 22 de septiembre en The Washington Post . La FDA se negó a comentar sobre los detalles de la noticia, pero Trump ya ha dicho que podría bloquear tales medidas. Nachlis también señala que es probable que una junta asesora externa de la FDA discuta una vacuna en una audiencia pública, lo que hace que las deliberaciones sean más transparentes que para las EUA anteriores. “Necesitamos aumentar la solidez del rigor y la transparencia”, dice. “Y creo que ha habido un movimiento sustancial en ese frente”.

 

3- Objetivos y eficacia de la vacuna

 

Incluso si los reguladores aprueban las tres vacunas de vanguardia, los investigadores advierten que las inyecciones podrían no hacer lo que el público espera. Los protocolos AstraZeneca, Pfizer y Moderna revelaron que los ensayos están diseñados para probar si las vacunas reducen los casos de COVID-19 sintomático, no los casos de enfermedad grave, como los que requieren hospitalización y pueden terminar en muerte.

 

MacIntyre y otros investigadores afirman que habría sido mejor probar si las vacunas redujeron las enfermedades graves y la muerte. Si un pinchazo puede reducir con éxito el riesgo de complicaciones graves, entonces el virus podría tener un efecto similar en las personas vacunadas como el resfriado común, dice. Cada uno de los ensayos de fase III actuales está inscribiendo a varias decenas de miles de participantes. Pero un ensayo que intentó establecer si una vacuna reduce la incidencia de COVID-19 grave necesitaría más, y por lo tanto tomaría más tiempo, dice Thomas Lumley, bioestadístico de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda. Los ensayos actuales eligieron un camino intermedio entre establecer si las vacunas previenen cualquier infección con el virus y probar si previenen una infección grave, dice.

 

Las empresas tienen como objetivo que las vacunas impidan que al menos el 50% de las personas vacunadas contraigan COVID-19 sintomático, la definición de éxito en la directriz de la FDA, pero esperan una eficacia del 60% o más. Pero incluso el 60% no sería suficiente para alcanzar la inmunidad colectiva, en la que una parte suficiente de la población tiene inmunidad derivada de la vacuna para detener la propagación de la enfermedad, dice Lumley. Para lograr ese objetivo, una vacuna debería tener al menos un 80% de efectividad para tener en cuenta el hecho de que no todos en la población la recibirán, dice MacIntyre.

 

Aún así, vacunar a una gran parte de la población con uno de estos pinchazos ayudaría mucho a controlar la propagación del virus si se usa con otras intervenciones, como el uso de máscaras y el rastreo de contactos, concluye Lumley. “Una vacuna modestamente eficaz sería de gran ayuda”.

 

Con información de Infobae


Temas:



Ponce Asahad ya no es fiscal -  -
Política

Ponce Asahad ya no es fiscal

El director del hospital Iturraspe fue internado con Covid-19 -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?