https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 12.10.2020 - Última actualización - 12:00
11:58

Balance

A dos semanas de la reapertura, los negocios de Rosario no logran levantar vuelo

La preocupación es compartida entre gastronómicos y comerciantes. Pese a las nuevas flexibilizaciones, aún restan medidas restrictivas que complican el normal desenvolvimiento de las actividades. Sin límite de horarios y circular en auto particular, los principales reclamos.

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



Balance A dos semanas de la reapertura, los negocios de Rosario no logran levantar vuelo La preocupación es compartida entre gastronómicos y comerciantes. Pese a las nuevas flexibilizaciones, aún restan medidas restrictivas que complican el normal desenvolvimiento de las actividades. Sin límite de horarios y circular en auto particular, los principales reclamos.

Ignacio Pellizzón | region@ellitoral.com

 

Tras el anuncio de este viernes del gobernador Omar Perotti de que “no habrá nuevas habilitaciones” en Rosario, por lo que todas las medidas que están vigentes hasta el momento, continuarán al menos durante 14 días más, El Litoral dialogó con referentes del sector comercial y gastronómico para conocer qué balance hacen de las primeras dos semanas de flexibilizaciones.

 

Ya no se trata de una crisis por rubros, sino por bloques. El bajón económico lo están sintiendo tanto gastronómicos como comerciantes de Rosario por igual. Poder trabajar, siempre es mejor que no poder hacerlo, aunque la crisis pandémica se está empezando a hacer sentir. Por eso le están solicitando medidas concretas al gobierno de la Provincia para poder exprimir al máximo todos los recursos con los que cuentan.

 

Dos fines de semana con frío y lluvias, límite de horario con período de gracias de una hora más, solamente uso de taxi o transporte público después de las 20 horas, capacidad máxima del 30% para dentro de los comercios, entre otras, son algunas de las trabas que tuvieron que afrontar en las primeras dos semanas de flexibilizaciones.

 

La pandemia obliga a que se tomen medidas protocolares de manera exigente para evitar posibles contagios y, si así fuera, poder detectarlos de inmediato. En el tire y afloje la economía se enfrenta a la salud en una guerra sin precedentes. En el medio de este contexto, están los trabajadores que se encuentran literalmente entre la espada y la pared. En el balance todos están de acuerdo: agradecen poder trabajar, procuran más flexibilidades, auguran más crisis.

 

Empatía municipal

 

El Palacio de los Leones oficializó el decreto municipal por el cual los bares y restaurantes de la ciudad podrán hacer los trámites para ampliar su espacio con sillas y mesas al aire libre, sobre las veredas y otros lugares que puedan ser compatibles con la actividad gastronómica.

 

Desde el municipio confirmaron que la norma ya está firmada por el intendente Pablo Javkin y habilita a los dueños de bares y restaurantes hacer un trámite particular. De todos modos, ya existen acumulado una veintena de pedidos para el uso de veredas al aire libre, que puedan compensar la restricción del 30% en los locales, en sus áreas bajo techo.

 

Uno de los puntos más exigidos por el sector tiene que ver justamente con la posibilidad de suplir la restricción impuesta por los protocolos, con mayor ocupación de las veredas, y lugares que se habiliten por el municipio.

 

Caras largas

 

Cada uno de los protagonistas que representan a los diferentes sectores del comercio y la gastronomía local tienen caras largas. Es que son conscientes de que en el país lo que más abunda es la pobreza: en el Gran Rosario superó la media nacional y llegó al 41,8%, según el último informe del Indec.

 

El documento señala que a nivel nacional se ubicó en el 40,9%. La indigencia alcanzó el 10,5% en Argentina y 13,3% en la ciudad y alrededores. En Rosario, las cifras superan a la media nacional: la pobreza llegó al 41,8% y la indigencia el 13,3%. El índice de pobreza además marcó en el primer semestre del año un incremento de 5,4 puntos porcentuales respecto al período julio-diciembre de 2019, cuando se ubicó en 35,5%, al tiempo que la indigencia creció 2,5 puntos, desde el 8% al 10,5%.

 

Estos números se contemplan a la hora de realizar balances. Desde la Asociación Empresaria de Rosario (AER), Ricardo Diab apuntó a El Litoral, en un análisis global, “lo que podemos ver en estas dos semanas de flexibilizaciones, independientemente que era necesario e imprescindible tener los comercios en funcionamiento para poder tener expectativa, sabemos, de todas maneras, que, por distintas situaciones económicas, sociales, las ventas en ninguno de los casos supera el 35% de las ventas habituales”.

 

“No solamente sucede en Rosario, sino en cualquier parte del país donde se ha reactivado la apertura comercial. De igual modo, seguimos insistiendo que cuanto mayor apertura y posibilidades tengamos se van a generar mejores escenarios”, admitió.

 

Reclamos

 

En consonancia con lo que plantean en el sector, el titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines Rosario (Aehgar), Carlos Meliano, resumió a este medio que en estos 15 días no les fue bien. “Los fines de semana, que suelen ser un fuerte, fueron de mal tiempo. El resto de la situación es compleja. Tenemos limitaciones horarias que nos traban y nos quitan amplitud, pese a que nos permiten hasta las 12 de la noche. Esto no se ve reflejado en la venta”.

 

“También hay una masa de gente mayor de 60 años que no puede salir. Es algo que apoyamos, pero es un dato de la realidad que en términos de mercado le pega muy fuerte a las parrillas, a los comercios de turno noche. Es decir, estamos en una incertidumbre total”, continuó.

 

“Lo positivo –admitió Meliano- es que estamos abierto, trabajando, ahora con el calor se pueden utilizar las veredas y ampliar los espacios públicos para poder incrementar la cantidad de personas que puedan acercarse. Esperamos que el gobierno busque alternativas para alivianar la situación”.

 

Por su parte, el referente de Mercado Pichincha, Reinaldo Bacigalupo, fue muy contundente en cuanto a los reclamos para tratar de mejorar la situación: “Queremos poder circular con reserva, es decir, ir con el auto al restaurant y, así, evitar que use el taxi –que es un costo más- o el transporte público, que un día funciona y otro día no, también la seguridad juega un rol importante a la hora de manejar en el coche particular”.

 

“Buscamos poder incluir mesas para seis personas, en vez de cuatro como es actualmente. Entendemos que de esa manera podemos incluir a una familia entera. Es un reclamo, sobre todo, para los bodegones, restaurantes más familiares”, añadió.

 

Y, por último, “pedimos la libertad de los husos horarios. Trabajar según nuestras necesidades y dejar de lado las observaciones ridículas de que el virus sale a las 12 de la noche, porque no tiene ningún tipo de fundamento y no se hizo en ningún lugar del mundo el hecho de imponer límite de horarios”, cerró Bacigalupo.


Temas:



Otras dos semanas con restricciones: qué se puede hacer y qué no en la provincia -  -
Política
El reparto de cargos políticos en la Provincia, muy lejos de la equidad - Todos varones. En la toma gráfica, el gobernador Omar Perotti con varios de sus ministros: Capitani, Sain, Michlig y Agosto. -
Política
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Empresas Productivas  Clima en Santa Fe  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL. ¿Desea Instalarla?