https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 29.10.2020 - Última actualización - 20:28
20:27

Llegan cartas

Otra era la parábola



Llegan cartas Otra era la parábola

Prof. María Teresa Rearte

 

Con relación a la columna publicada el 2/10/20 con el título "Sarasa", e ilustrada con una fotografía del Papa Francisco y el presidente Alberto Fernández, deseo formular algunas aclaraciones.

 

Se citan declaraciones del presidente Fernández en su visita a San Juan. En las que dice: "Lo que nos hace evolucionar o crecer no es el mérito, como nos han hecho creer en los últimos años." Luego el presidente añade: "El más tonto de los ricos tiene muchas más posibilidades que el más inteligente de los pobres. Y entonces no es mérito, es darle a todos las mismas oportunidades de crecimiento y desarrollo. Mientras eso no ocurra en la Argentina, no podemos estar tranquilos con nuestra conciencia." En el clima confrontativo que caracteriza la actividad política de nuestro país no me sorprende el contenido ni el estilo presidencial. En lo personal pienso que a un adulto no "se le hace creer". Salvo que sea muy ingenuo. También en mi opinión personal, para progresar se requiere que se conjuguen esfuerzo con igualdad de oportunidades. Esa igualdad no la tienen todas las personas. Ni en el inicio ni en el transcurso de su vida.

 

El mensaje del Papa Francisco se dio en lo que se conoce como el Ángelus del Papa, que algunos católicos escuchamos y rezamos incluso con el Pontífice. El mensaje estuvo dedicado a "la parábola de los obreros de la última hora", que en la liturgia corresponde al Domingo XXV durante el año, el 20 de septiembre del año en curso. En el que se lee el Evangelio según San Mateo 19, 30-20, 16. Al respecto el Papa Francisco dijo: "quien razona con lógica humana, la de los méritos adquiridos con la propia habilidad, pasa de ser el primero a ser el último." Algunas personas, y si no estoy equivocada también el autor de la columna, interpretaron el mensaje papal como un aval al presidente Fernández. Pero no fue así.

 

El mensaje del Ángelus del Papa es una reflexión propia del evangelio de ese domingo. El que está así dispuesto por la Liturgia católica. El mensaje del Pontífice no está dirigido a la Argentina, ni a los argentinos. Sino al mundo. Además, lo interesante del tema que nos ocupa es que se refería a la salvación del hombre. Hemos sido redimidos por el sacrificio del Hijo en la Cruz. Es puro Don. Por cierto que el creer así no suprime el valor del mérito, porque el hombre debe estimar el Don recibido, que es pura Gracia, y esforzarse para vivir las exigencias del amor a Dios y a los hermanos. El Papa también dijo que "Dios siempre paga el máximo. No queda a mitad del pago. Paga todo. Y aquí se comprende que Jesús no está hablando del trabajo y del salario justo, que es otro problema, sino del Reino de Dios y de la bondad del Padre celestial que sale contínuamente a invitar y paga el máximo salario a todos. (…) Su actuar es más que justo en el sentido de que va más allá de la justicia. Y se manifiesta en la Gracia. Todo es Gracia, nuestra salvación es Gracia. (…) El que piensa en sus propios méritos fracasa; quien se confía con humildad a la misericordia del Padre, pasa de último –como el Buen Ladrón- a primero." (Cfr v. 16). La parábola de los talentos, citada por el autor de la nota, no fue el tema de ese mensaje papal.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Día de la Construcción