https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 11.11.2020 - Última actualización - 16:46
16:36

Conflicto bélico por Nagorno Karabaj

Lágrimas, festejos y dudas tras el fin de la guerra entre Azerbaiyán y Armenia

Tras seis semanas de duros e intensos combates, que hicieron temer un enfrentamiento de dimensiones internacionales, los líderes de ambos países firmaron junto al presidente de Rusia una declaración para poner fin a la confrontación armada.




Conflicto bélico por Nagorno Karabaj Lágrimas, festejos y dudas tras el fin de la guerra entre Azerbaiyán y Armenia Tras seis semanas de duros e intensos combates, que hicieron temer un enfrentamiento de dimensiones internacionales, los líderes de ambos países firmaron junto al presidente de Rusia una declaración para poner fin a la confrontación armada. Tras seis semanas de duros e intensos combates, que hicieron temer un enfrentamiento de dimensiones internacionales, los líderes de ambos países firmaron junto al presidente de Rusia una declaración para poner fin a la confrontación armada.

El anuncio de un acuerdo para poner fin a la guerra por la disputada región separatista de Nagorno Karabaj desató una serie de consecuencias de diversos matices. En Armenia, protestas y un sentimiento de derrota. En Azerbaiyán, júbilo y celebraciones. Pero también dio inicio al despliegue de fuerzas de paz desde Rusia, a la vez que generó un interrogante m{as que delicado para la región: ¿Cuál será el rol de Turquía en esta nueva realidad?

 

Tras seis semanas de duros combates que hicieron temer no solo una crisis humanitaria sino también una guerra de dimensiones internacionales, los líderes de Armenia, Azerbaiyán y Rusia firmaron una declaración para "poner fin a la guerra" por Nagorno Karabaj, un enclave de mayoría armenia que declaró su independencia de Azerbaiyán, pero nunca logró reconocimiento internacional.

 

El anuncio desató una ola de protestas y disturbios durante la madrugada en Ereván, la capital armenia, que terminó con la sede de gobierno saqueada, el edificio del parlamento tomado por manifestantes que piden una sesión de urgencia para revertir el acuerdo y el titular del Poder Legislativo, Ararat Mirzoyan, herido.

 

Durante el día, las escenas de caos desaparecieron, pero los pedidos de la oposición para que el primer ministro armenio, Nikol Pashinian, renuncie continuaban, al igual que un sentimiento generalizado en la sociedad de "bronca, tristeza y pérdida", según describió la cadena de noticias Al Jazeera.

 

El lunes por la noche, Pashinian reconoció que firmar el acuerdo fue "una decisión muy difícil" y supuso "un dolor indescriptible", y explicó que su decisión se basó "en un profundo análisis de la situación militar".

 

Unas horas antes del acuerdo, Azerbaiyán, país con recursos petroleros que en las últimas décadas mejoró sustancialmente su capacidad militar, había anunciado la toma de Shusha, una ciudad estratégica dentro de Nagorno Karabaj, a solo unos 180 kilómetros de la capital de esa región separatista, Stepanakert. Según explicó Al Jazeera, Pashinian tiene el apoyo de la cúpula militar, pero la situación política sigue siendo incierta.

 

Fuerza de Paz

 

Al mismo tiempo, el clima político y social en Baku, la capital azerbaiyana, era completamente opuesto. Tras el mensaje a la nación del presidente Ilham Aliyev, en el que calificó el acuerdo como "una capitulación armenia", grupos de personas salieron a las calles con banderas nacionales y de Turquía, el principal aliado del país durante esta guerra, algunos a pie y otros en autos. Hubo cantos, bailes y escenas de celebraciones similares a las que se habían visto el día anterior, cuando el gobierno anunció la toma de Shusha.

 

La alegría se debe a que el acuerdo establece que cada parte, Armenia y Azerbaiyán, "mantendrán las zonas conquistadas", mientras que una fuerza de paz extranjera controlará el cese de hostilidades en la línea divisoria de facto entre las zonas bajo control armenio y azerbaiyano, y entre el Nagorno Karabaj armenio y la República de Armenia.

 

Además, Armenia debe entregar otros distritos que eran controlados desde los años noventa por sus fuerzas: Kalbajar antes del 15 de noviembre de 2020, Agdam antes del 20 de noviembre de 2020 y Lachin antes del 1º de diciembre de 2020. El Ministerio de Defensa ruso informó que ya partieron hacia Nagorno Kabaraj un total de 12 aviones (con parte de los 1.960 soldados de paz), 90 vehículos blindados y armamento.

 

El acuerdo establece que esta fuerza de paz tiene un mandato de cinco años, que se prorrogará automáticamente por un período igual, a menos que Armenia o Azerbaiyán notifiquen su intención de rescindir esa cláusula. Este es el único punto del acuerdo que generó molestias entre la sociedad azerbaiyana ya que en su mayoría desconfía de Moscú, el histórico aliado de Armenia en este conflicto que dejó al menos 1.300 muertos y miles más de heridos y desplazados.

 

El presidente azerbaiyano aseguró que la misión de paz que observará el cese de hostilidades estará coordinada por Rusia y Turquía y estará compuesta por "soldados en actividad" de ambas potencias regionales. Sin embargo, el vocero presidencial ruso, Dimitri Peskov, aseguró que "el despliegue de soldados turcos en Karabaj no fue acordado".

 

Pero poco después, el propio presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tras hablar por teléfono con su par ruso, Vladimir Putin, aclaró que "Turquía llevará a cabo también actividades de observación y control junto con Rusia, mediante un centro conjunto que será establecido en un lugar escogido por Azerbaiyán".

 

Desconfianza de Macron hacia Turquía

 

El rol de Turquía en la nueva realidad de Nagorno Karabaj es el único punto del acuerdo que aún no está claro. Durante estas seis semanas de guerra, tanto Armenia como Rusia, así como potencias europeas como Francia, denunciaron la participación activa de Turquía en los combates. Incluso, advirtieron sobre la presencia de combatientes importados desde Siria y Libia, dos países en guerra con un rol activo de Ankara. 
Los gobiernos de Armenia y Rusia ahora no hicieron mención sobre el rol que tendrá Turquía en la nueva realidad de Nagorno Karabaj, pero sí lo hizo el presidente francés, Emmanuel Macron. En un comunicado emitido en las últimas horas, explicó que "aún se está estudiando cómo el acuerdo afectará los intereses armenios en la disputada región" y volvió a pedir que "Turquía cese sus provocaciones en la zona". 
Irán, vecino de Armenia y Azerbaiyán, sí celebró el acuerdo, pero también pidió que "todos los combatientes extranjeros" que estuvieron peleando en la guerra se retiren de la zona, según un comunicado de la Cancillería iraní.





Empresarios del transporte pidieron aumento del boleto -  -
Covid en Santa Fe: la provincia reportó 37 muertes y 1.380 casos, 252 de la ciudad -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona