https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 17.11.2020 - Última actualización - 26.11.2020 - 8:58
7:17

CULTURA

"El desafío es integrar el patrimonio del pasado a la vida del presente"

El arquitecto e historiador Luis María Calvo fue declarado Santafesino Ilustre por el Concejo Municipal. En una entrevista, aseguró que su vida está atravesada por la historia de la ciudad. Describió los desafíos respecto al patrimonio arquitectónico y urbano. Y recordó la gravitación que tuvo Agustín Zapata Gollán sobre su trabajo. “Su principal desvelo era que se pierda el trabajo realizado en Santa Fe la Vieja”, contó.

El arquitecto Luis María Calvo en 2013 en el Museo Etnográfico y Colonial Juan de Garay, el lugar dónde desarrolló su labor durante varias décadas. Crédito: Archivo El Litoral / Flavio RainaEl arquitecto Luis María Calvo en 2013 en el Museo Etnográfico y Colonial Juan de Garay, el lugar dónde desarrolló su labor durante varias décadas.
Crédito: Archivo El Litoral / Flavio Raina

El arquitecto Luis María Calvo en 2013 en el Museo Etnográfico y Colonial Juan de Garay, el lugar dónde desarrolló su labor durante varias décadas. Crédito: Archivo El Litoral / Flavio Raina



CULTURA "El desafío es integrar el patrimonio del pasado a la vida del presente" El arquitecto e historiador Luis María Calvo fue declarado Santafesino Ilustre por el Concejo Municipal. En una entrevista, aseguró que su vida está atravesada por la historia de la ciudad. Describió los desafíos respecto al patrimonio arquitectónico y urbano. Y recordó la gravitación que tuvo Agustín Zapata Gollán sobre su trabajo.  El arquitecto e historiador Luis María Calvo fue declarado Santafesino Ilustre por el Concejo Municipal. En una entrevista, aseguró que su vida está atravesada por la historia de la ciudad. Describió los desafíos respecto al patrimonio arquitectónico y urbano. Y recordó la gravitación que tuvo Agustín Zapata Gollán sobre su trabajo. “Su principal desvelo era que se pierda el trabajo realizado en Santa Fe la Vieja”, contó.

 

El pasado viernes 13 de noviembre el Concejo Municipal de la Ciudad, por iniciativa de Mercedes Benedetti (FPCyS), declaró al arquitecto Luis María Calvo, ex director del Departamento de Estudios Etnográficos y Coloniales, Santafesino Ilustre. Fue una distinción atinada: es que Calvo dedicó las últimas cuatro décadas a la investigación histórica y la preservación del patrimonio que proviene desde la época colonial. En una extensa entrevista con El Litoral, se explayó respecto a los retos que tiene la ciudad para cuidar y revalorizar sus espacios con la mirada puesta en el pasado. Remarcó la necesidad de “integrar los distintos tiempos para generar un mejor paisaje urbano”. Puso énfasis en el valor emblemático de los vestigios que quedan de Santa Fe la Vieja. Y recordó a la figura, siempre vigente, del descubridor de aquel espacio, Agustín Zapata Gollán.

 

Foto: Concejo Municipal

 

-Cuando recibiste la distinción señalaste “la ciudad somos nosotros convertidos en espacios: ¿cómo contar quién soy sin hablar de Santa Fe?". Tu historia está atravesada por tu lugar.

 

 

-No puedo explicarme a mí mismo sin hablar de Santa Fe. Mi trabajo me involucra con Santa Fe y con Santa Fe a través del tiempo. Porque yo la miro en el espacio, pero también en un pasado de una ciudad que, a lo mejor, ya no existe materialmente, pero que subyace en la ciudad que recorremos. No puedo explicarme sin hablar de Santa Fe, mi trabajo también está atravesado por la historia de la ciudad. Además es una ciudad que disfruto a diario. Cada vez que camino por sus calles encuentro cosas nuevas. Es el mismo espacio, pero siempre uno lo puede mirar de forma distinta. 

 

Foto: Archivo El Litoral

 

-La mirada de un historiador debe ser interesante, ese caminar por las calles con la capacidad para ver las cosas de otra manera.

 

 

-Yo creo que todos estamos atravesados por recuerdos. No necesariamente a través del conocimiento histórico. Todos tenemos recuerdos que nos conectan de distinta manera con el espacio. No hace falta tener un conocimiento que sea producto de la investigación o de la indagación. Sin duda, por ahí uno tiene algunas claves como para develar huellas y fragmentos e interpretarlos de otra manera, poniéndolas en otro contexto. Pero me parece que eso depende de las experiencias personales, más allá del conocimiento que uno tenga desde punto de vista histórico.

 

Interpretar la ciudad

 

-¿Cuáles son los aspectos que tiene la ciudad de Santa Fe que más se deberían destacar o que deberían conocer más en profundidad sus habitantes?

 

-No solamente en Santa Fe, sino en todas las ciudades, debería generarse algún tipo de dispositivo que permita revelar y poner en conocimiento de quien camina la ciudad, de qué área está atravesando, cómo se fue transformando a lo largo del tiempo. No estoy hablando solo de señalética. Hay otro tipo de recursos que se utilizan, porque este es un problema y un desafío que tienen todas las ciudades. Se van, de alguna manera, opacando las huellas del pasado y hay que ayudar a enfatizarlas. Hay una disciplina, que tiene que ver tanto con lo que es el patrimonio natural como el cultural, que es la interpretación. Generar dispositivos y modos que colaboran para que cada uno, desde su experiencia personal en el espacio, natural, cultural o urbano, pueda interpretarlo mejor. 

 

En 2006, con otros integrantes de la Asociación Amigos de Santa Fe la Vieja, con el ex gobernador Jorge Obeid.Foto: Archivo El Litoral

 

 

 

-Ahí se podrían incorporar las nuevas tecnologías.

 

-Sin duda. Hoy tenemos un montón de recursos que brinda la tecnología, que brindan los teléfonos celulares. De hecho hay experiencias. No se trata de señalética o de soportes físicos que terminan agrediendo muchas veces el espacio, sino de otros dispositivos que, según uno tenga interés, pueda acceder a reconstrucciones virtuales. Hay mucho más de lo que uno se imagina.

 

Integrar pasado y presente

 

-Tenés una vasta formación en Historia de la Arquitectura y Preservación del Patrimonio Arquitectónico y Urbano ¿Qué desafíos le quedan en adelante a Santa Fe para lograr la preservación de su patrimonio?

 

-El de siempre. Integrar el patrimonio que viene del pasado a la vida del presente. Recuperarlo y darle nueva vida. Integrándolo sin congelarlo. Respetando sobre todo lo que tiene que ver con valores de paisaje y ambientes. No quedarnos solamente en el aspecto físico de un edificio, sino también en lo que se genera en el entorno desde el punto de vista ambiental. En eso, lo espacial va más allá de lo arquitectónico, alcanza el sentido de lo urbano. Creo que, felizmente, cuando uno recorre la ciudad ve que Santa Fe en general se ha ido reconociendo el valor que tiene recuperar lo que viene del pasado. No hablo solamente de las grandes obras como la Estación Belgrano, el Molino Lupotti o la Redonda. Sino también de casas más modestas que hacen al tejido urbano y se que están reciclando sin agredirlas. Al contrario, a veces son casas muy modestas que con las intervenciones contemporáneas adquieren mayor valor. Creo que el desafío es ese: saber integrar los distintos tiempos y generar un mejor paisaje y calidad de vida.

 

El arquitecto e historiador en 1998.Foto: Archivo El Litoral

 

-Fuiste representante de Santa Fe en encuentros por todo el mundo referidos al Patrimonio Cultural de la Humanidad. ¿Cómo se valora a Santa Fe en el exterior? ¿Qué se destaca?

 

 

-En el caso de Santa Fe, sobre todo lo que Santa Fe la Vieja, hemos integrado desde la Universidad, con la Facultad de Arquitectura, una Red Internacional de Investigación sobre la ciudad colonial en América, sobre todo en la América Española. Y Santa Fe la Vieja tiene un valor emblemático, mucho más del que nos imaginamos. Siempre decimos que tiene un altísimo valor como fuente de conocimiento, pero al compartir con otros colegas, vemos que es un caso que, además de ser muy rico y de todo el trabajo que hizo (Agustín) Zapata Gollán, es una referencia sobre el modo de trabajar en un sitio arqueológico de estas características, que documenta un período temprano de nuestras ciudades latinoamericanas.

 

Los desvelos de Don Agustín

 

-Trajiste a colación la figura de Zapata Gollán. ¿Qué significó para vos?

 

-Entré a trabajar en el Museo Etnográfico en 1979. Era muy joven. Y Zapata Gollán me recibió de la mejor manera y me estimuló, haciéndome conocer su trabajo y compartiendo a diario sus desvelos. Explicandome las cosas que le preocupaban y que veía que, por el tiempo, no iba a alcanzar a hacer. Compartió todo eso conmigo y pensaba que yo, en algún momento, tenía que tener esa responsabilidad y así fue. En 1988, me hice cargo de la dirección del Museo Etnográfico y de Santa Fe la Vieja. Y tenía muy presente cuáles eran sus principales preocupaciones. En eso trabajé. Y, por supuesto, ir actualizando el conocimiento y la aproximación a Santa Fe la Vieja, en función de las nuevas tendencias. Fue, sin dudas, una personalidad muy importante en la cultura santafesina del siglo XX. Y yo tuve el privilegio de estar cerca de él.

 

Calvo junto a Agustín Zapata Gollán. Foto: Archivo El Litoral

 

-¿Cuál era su principal preocupación?

 

 

-Que no continuase Santa Fe la Vieja. Pensaba que podía llegar a perderse todo el trabajo que había hecho. Porque, como lo dije en el acto en el cual tuve el honor de que el Concejo me designe santafesino ilustre, en nuestro país las instituciones son muy débiles y dependen de las personas que las dirigen. Entonces él temía que el día que no estuviese eso se perdiera. Y realmente el de Santa Fe la Vieja es un sitio muy vulnerable y en ese momento estaba amenazado por la erosión fluvial. Por eso fue un honor y un desafío hacerme cargo de una responsabilidad que había tenido una figura tan importante como Zapata Gollán. Pude hacer esa tarea porque me acompañaron los amigos de Zapata Gollán, aquellos que habían colaborado con él toda la vida. Ellos me apoyaron, por eso tengo un enorme reconocimiento. 

 

Proyectos

 

-¿Vas a seguir con tus investigaciones sobre la historia de Santa Fe?

 

-Sigo participando de las instituciones que fundó Zapata Gollán en torno al Museo Etnográfico y Santa Fe la Vieja, que son la Asociación Amigos de Santa Fe la Vieja y el Centro de Estudios Hispanoamericanos. Desde ese lugar sigo trabajando en distintas investigaciones y por supuesto apoyando a quienes ahora tienen la tarea de llevar a cabo el sitio y todas las cuestiones de su conservación, presentación museográfica y demás. Y también continúo integrando esa red internacional de investigación de la ciudad colonial. Estamos vinculados con quienes trabajan en Panamá La Vieja, la ciudad vieja de El Salvador, entre otras. Y ahora que tengo un poco más de tiempo y puedo dedicarme a retomar investigaciones que hice sobre la continuidad de la ciudad en el sitio actual. He trabajado mucho el tema de la vivienda colonial y como se va conformando el tejido urbano. Tengo algunos trabajos publicados en ese sentido, pero mucho material recopilado. En eso estoy.

 

Foto: Archivo El Litoral

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Juan Ignacio Novak


Temas:



El superávit de Santa Fe se explica en ajustes relativos -  -
Economía
Revés para Cristina: Casación avaló la Ley del Arrepentido en el caso Cuadernos -  -
Política
Entregaron los premios Adepa al periodismo: El Litoral recibió dos menciones especiales - Los premios Adepta -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona