https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 19.11.2020 - Última actualización - 17:09
17:05

Ante el pico récord de contagios

Gobernadores de Estados Unidos suman restricciones, pero una parte de la población las rechaza

Las medidas desataron la protesta de quienes cuestionan la evidencia científica que sustenta la utilidad del barbijo y del distanciamiento social. Temen que las nuevas medidas terminen con más puestos de trabajo y cercenen las libertades individuales.

Protestas en Estados Unidos para que pongan fin al confinamiento en algunos distritos.  Crédito: Gentileza Protestas en Estados Unidos para que pongan fin al confinamiento en algunos distritos.
Crédito: Gentileza

Protestas en Estados Unidos para que pongan fin al confinamiento en algunos distritos. Crédito: Gentileza



Ante el pico récord de contagios Gobernadores de Estados Unidos suman restricciones, pero una parte de la población las rechaza Las medidas desataron la protesta de quienes cuestionan la evidencia científica que sustenta la utilidad del barbijo y del distanciamiento social. Temen que las nuevas medidas terminen con más puestos de trabajo y cercenen las libertades individuales. Las medidas desataron la protesta de quienes cuestionan la evidencia científica que sustenta la utilidad del barbijo y del distanciamiento social. Temen que las nuevas medidas terminen con más puestos de trabajo y cercenen las libertades individuales.

El mortal recrudecimiento otoñal del coronavirus en Estados Unidos obligó a más estados y ciudades a ajustar sus medidas para combatir el virus, incluyendo el resistido uso de tapabocas, el cierre de escuelas y la suspensión del famoso carnaval de Nueva Orleans. Las restricciones desataron el rechazo o protestas de quienes cuestionan la evidencia científica que sustenta la utilidad del barbijo y del distanciamiento social y temen que las nuevas medidas maten más puestos de trabajo y cercenen sus libertades.

 

El alcalde de Nueva York, el republicano Bill de Blasio, anunció que las escuelas públicas de la ciudad, a las cuales asisten 1,1 millones de niños y jóvenes, volverán a cerrar sus puertas a partir de mañana debido al repunte del coronavirus. "Nueva York alcanzó el umbral de un promedio de 3% de test positivos durante siete días. Desafortunadamente, esto significa que los edificios de las escuelas públicas estarán cerrados desde el 19 de noviembre, por precaución", dijo De Blasio en su cuenta de Twitter.

 

En Iowa, la gobernadora Kim Reynolds se negó durante meses a imponer el tapabocas, pero anoche decidió hacerlo aunque en circunstancias limitadas, convirtiéndose en la más reciente gobernadora republicana en dar marcha atrás con esa postura. A días del fin de semana extralargo de la semana próxima por la festividad del Día de Acción de Gracias, las autoridades de salud se preparan para un aumento de casos, y han implorado a las familias a juntarse en grupos no muy numerosos.

 

Los gobernadores de Ohio, Maryland e Illinois impusieron anoche límites en el horario de comercios y de reuniones, mientras que sus pares de Wisonsin y Colorado propusieron paquetes de ayuda económica. El condado de Los Ángeles, con una población de 10 millones de personas, adoptó restricciones similares. 

 

Los indicadores de la efectividad en el manejo de la pandemia en Estados Unidos no han mejorado pese a las medidas de los últimos días, con las hospitalizaciones, los casos y las muertes en un alza sin freno. Más de 76.830 personas estaban internadas con coronavirus hasta el martes último, cifra récord desde que comenzó la pandemia, la que no ha dejado de superarse a sí misma desde hace una semana. 

 

Hospitales sin camas

Otro de los problemas es que muchos hospitales se están quedando sin camas. En el estado de Kansas, médicos y enfermeras convirtieron salas de espera en habitaciones para pacientes y dijeron que pasaban horas llamando por teléfono a otros hospitales para asegurarse camas. Todo esto, en el marco de un brote en el que Estados Unidos registró este miércoles más de 100.000 casos por quince días seguidos

 

Esta ve fueron 161.934, según la base de datos de la Universidad Johns Hopkins. Todos los días, cientos de enfermos de Covid-19 pierden la batalla contra el virus, y desde hace al menos once días que la cifra diaria de muertes supera las 1.000. Otras 1.707 personas murieron en las últimas veinticuatro horas, el país más afectado por la pandemia, acumula más de 11,3 millones de casos y más de 248.700 muertos por el virus.

 

Las muertes diarias treparon a un promedio de 1.145 de las 828 que se registraban hace dos semanas. Se espera que la cifra nacional de fallecimientos siga en aumento en momentos en que más estados alcanzan números sin precedentes. Wisconsin registró ayer 92 muertes, superando con creces su anterior plusmarca de 66, de la semana pasada. 

 

Desde las elecciones del 3 de noviembre, los gobernadores republicanos de Iowa, Dakota del Norte y Utah dieron marcha atrás e impusieron el barbijo, mientras que otros extendieron disposiciones sobre su uso obligatorio. La orden más estricta comenzó a regir ayer en California, donde el gobernador demócrata Gavin Newsom dispuso que todos los habitantes tienen que cubrirse el rostro en lugares abiertos, con muy pocas excepciones. 

 

Y en la ciudad de Nueva Orleans, las autoridades adoptaron ayer la drástica medida de cancelar su dilecto Mardi Gras y los desfiles de carnaval de febrero próximo, que atraen a visitantes de todo el mundo. Además, autoridades suspendieron las clases presenciales en partes de los estados de Dakota del Sur y Nevada

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



Pobreza: según la UCA llega al 44,2% -  -
Economía
Fernández en Santa Fe: sin anuncios oficiales y con dudas sobre la "nueva normalidad" -  -
Política
Empresarios del transporte pidieron aumento del boleto -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Diego Maradona