https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 25.11.2020 - Última actualización - 9:20
9:19

Verano en pandemia

En Rosario hay más denuncias por ruidos molestos que por fiestas clandestinas

Si bien sigue habiendo eventos privados que violan la normativa provincial, desde el municipio afirman que mermaron notablemente, pero se incrementaron las denuncias de vecinos por reuniones familiares.

 Crédito: El Litoral
Crédito: El Litoral

Crédito: El Litoral



Verano en pandemia En Rosario hay más denuncias por ruidos molestos que por fiestas clandestinas Si bien sigue habiendo eventos privados que violan la normativa provincial, desde el municipio afirman que mermaron notablemente, pero se incrementaron las denuncias de vecinos por reuniones familiares.

 

 

Ignacio Pellizzón | region@ellitoral.com

 

Tras la detención de 230 personas en la madrugada del domingo por parte de la Policía, por asistir a una fiesta clandestina organizada en un bar del centro rosarino, la Municipalidad procedió a clausurar el local. No es el primero de estos eventos ilegales que se suscitan en la ciudad y tampoco será el último. Las autoridades lo saben, pero admiten que el principal reclamo es “por ruidos molestos”.

 

El funcionamiento de bares y restaurantes está autorizado en la provincia de Santa Fe, la ocupación máxima está restringida al 30% de la capacidad y el horario de cierre no debe exceder las 00.30 del día posterior a la apertura. Sin embargo, algunos espacios violan las normativas y organizan eventos privados que poseen autorización por la pandemia del coronavirus.

 

Las autoridades rosarinas admiten que hay fiestas clandestinas, pero que en el último tiempo mermaron mucho. Ellos entienden que se debe a que localidades vecinas como Funes, Roldán y Pueblo Esther cuentan con viviendas mucho más grandes para realizar este tipo de festejos, que están prohibidos.

 

En cambio, en Rosario, lo que sí aumentó es la denuncia por ruidos molestos. Muchas familias y amigos se reúnen en sus hogares, sorteando las restricciones horarias que tienen los bares, y se generan bullicios que provocan que los propios vecinos alerten a los agentes de seguridad.

 

La secretaria de Control y Convivencia local, Carolina Labayrú, señaló a Mirador que “las fiestas fueron bajando significativamente”. De hecho, “ahora mayormente las denuncias que ingresan son por ruidos molestos”.

 

A modo de ejemplo, la funcionaria detalla que “este fin de semana entraron unas 30 denuncias de las cuales solo se constataron 13 y no eran fiestas clandestinas, sino reuniones familiares o pocos amigos (no más de 6 o 10 personas)”.

 

“La situación del bar del fin de semana es un caso aislado”, aclaró Labayrú y agregó: “Yo creo personalmente que en muchos casos el tema de las convocatorias a fiestas se fue trasladando a Funes, Pueblo Esther, Roldán, donde quizás las características de las viviendas permiten albergar más cantidad de gente, pero en la ciudad se notó una fuerte merma en el último tiempo”.

 

Más relajados

 

Los jóvenes son los que mayormente tienden a relajarse con la caída de contagios que se registran en la provincia y en la ciudad de Rosario. Las reuniones familiares y de amigos se incrementaron notablemente desde que aumentó la temperatura y disminuyeron los casos por Covid-19.

 

Según las últimas estimaciones, en poco más de un mes se bajó a la mitad las camas ocupadas con pacientes con coronavirus, pero el número de muertes sigue siendo alto. El 11 de octubre, las plazas para coronavirus del sector público estaban en 49 por ciento de ocupación, de un total de 95 por ciento de camas tomadas por pacientes, detalla el diario La Capital.

 

Este lunes, por ejemplo, el número se ubicaba en 25%, de un 75% de camas generales ocupadas. En el último mes, este número fue siempre decreciendo suavemente hasta llegar a la mitad en la que se ubicaba cuando se llegó al pico.

 

En aquella jornada de octubre, cuando se llegó al récord de uso de plazas Covid, los contagios informados habían sido 740, pero se trataba de un domingo, días en los que los casos siempre son menos, y Rosario estaba entrando en una semana donde tendría un promedio de entre 1.100 y 1.200 casos positivos diarios. En cambio, este domingo la ciudad registró la menor cantidad de casos positivos de los últimos tres meses y ayer fueron 253.

 

Esta menor cantidad de internados Covid bajó en la parte pública, en donde se ubica en el 25%, pero en el privado las camas críticas de adultos llegan al 40%. “Esto se debe más que nada a que son pacientes muy crónicos que hace 20 ó 30 días que están internados. Incluso hay pacientes que hace dos meses que están ocupando una cama de cuidados críticos, porque no terminan de resolver la infección”, explicó Carolina Subirá, médica infectóloga del grupo Oroño y asesora del gobierno provincial.

 

La médica detalló que los internados “quedan dependientes de asistencia mecánica respiratoria, se sobreinfectan y hacen polineuropatías. Este virus afecta e inflama el sistema nervioso central, el cerebro y los nervios periféricos, así que los pacientes quedan con muchísima debilidad, no se pueden ni mover”, detalló la profesional.

 


Temas:



"Las clases van a empezar", afirmó Perotti -  -
Política
Exclusivo El Litoral: El "Pulga" Rodríguez no juega más en Colón -  -
Actualidad Sabalera
Pulga: "En Colón se me fue mi última chance de ser campeón" -  -
Actualidad Sabalera
Tarifazo 2021 en Santa Fe: aumenta la luz, el agua, las patentes y el colectivo -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus