https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 26.11.2020 - Última actualización - 22:03
16:18

En Elortondo

El 10 eterno: conocé al negocio santafesino que es un santuario maradoniano

 Crédito: Transmedia VT
Crédito: Transmedia VT

Crédito: Transmedia VT



En Elortondo El 10 eterno: conocé al negocio santafesino que es un santuario maradoniano

En el mundo, hoy (y seguramente hasta el inifinito) se habla del Diez, de D10S, del Diego, del Diegote y el Pelusa. No hay otro tema de conversación ni nada que erice la piel en el planeta de tal manera. La conmoción por la temprana muerte de Diego Armando Maradona agiganta cada vez más su figura. Miramos el cajón cerrado envuelto en la bandera celeste y blanca, pensando en un artista. Estamos viendo de primera mano el nacimiento de una leyenda.

 

Lo cierto es que en el sentir popular, se remarca que los homenajes se hacen en vida. Y en el sur de Santa Fe, más precisamente en la localidad de Elortondo, hay una muestra firme de ella: el negocio de materiales eléctricos que respira fútbol y cuya única razón de ser es Maradona, desde su nacimiento.

 

“El Diez”, como se lo conoce desde hace 6 años, es propiedad de Claudio “Betún” Benedetto (50), hombre reconocido en la zona por su pasado como jugador y luego como DT en la Liga Venadense. Totalmente roto por la pérdida, decidió abrir igual su local para seguir compartiendo con clientes y amigos esa pasión inexplicable por el astro de Villa Fiorito. 

 

Foto: Transmedia VT

 

Con la música de “Live is life” de fondo, la canción de la entrada en calor más famosa de la tierra, cuenta a El Litoral que empezó trabajando en el mismo rubro actual algunos años atrás. Ahí ya tenía su rincón con imágenes del Diego y cuando pudo largarse solo, directamente pensó una estructura que sea una muestra de su vínculo con la pelota y el único 10. 

 

Hay banderas, camisetas, una réplica de la Copa del Mundo de 1986, envases de vino (en caja y botella con la cara de Maradona), fotos, cuadros, remeras y una colección gigantesca de revistas deportivas. También tiene tatuajes en el cuerpo y obvio por la pandemia, un barbijo con la silueta del barrilete cósmico. 

 

 

Inmortal

 

Su hijo se llama Diego. Quiso ponerle Armando como segundo nombre, pero no hubo consenso con la mujer. “Hoy es un mito. La persona más conocida del planeta. Arriba de todos, incluso del Papa. Decir Argentina es decir Maradona”, afirma.

 

Dice que no conoce otros comercios similares al menos en la zona. Es socio de la Iglesia Maradoniana y chequeó el dato en varios lugares del país. Parece que en su rubro, es único.

 

El duelo que no tiene fecha de vencimiento, esa procesión lenta y difícil de pasar que atraviesa en este momento a los argentinos, lo lleva a su primer recuerdo. Se remonta automáticamente a la casa de los abuelos, donde veía los partidos.

 

Foto: Transmedia VT

 

También tiene anécdotas en Rosario, donde pasó su adolescencia: “Tengo la imagen ‘patente’ de muchas jugadas, goles, festejos e incluso con quien miraba los partidos. De hecho, en el Mundial 79 (Sub 20, Japón), no teníamos televisión y con mi papá íbamos a los bares a verlo”.

 

Casi a sus 8 años, vio a Dios por primera vez y tenía forma de tapita. “Estaba impreso en una botellita de Fanta. Todavía tengo guardada esa tapa. Ahí empezó todo, cuando Diego estaba en Argentinos Juniors”.

 

Remarca que los maradonianos, como se los conoce a los seguidores más fieles, “somos medios locos”. Dice que respira fútbol desde chico, que nació y se crió con Maradona: “Veíamos en la cancha a un tipo que más que jugador era un artista. Me emocionó mucho. Tuve un miércoles muy triste y hoy sigo mal, haciendo el duelo. Lo lloré todo”.

 

Foto: Transmedia VT

 

Más allá de la pasión

 

Lo que siente no es admiración, sino amor. Se siente más que identificado porque lo veía jugar y resolvía de la manera más simple, las cosas que a cualquier futbolista le resultaban complejas. “Está muy lejos del que lo sigue (¿Messi?). Para mí va a ser el 1 eternamente. Dudo que nazca otro igual”.

 

En forma presencial, lo vio con el Sevilla en el 92; en la cancha de Boca, en Rosario con el Showbol cuando el combinado de ex jugadores de la albiceleste se midió con Colombia; y la última vez que pisó el Parque Independencia, esta vez como DT del lobo platense.

 

Claro que se lamenta porque no lo pudo conocer personalmente. No tuvo ese mano a mano soñado. De hecho, la pandemia le robó un posible encuentro: “Me quedó la cuenta pendiente. Tenía planeado viajar antes de la pandemia para ir a Estancia Chica, donde entrena Gimnasia y Esgrima de la Plata. Podía llegar por un contacto a sacarme una foto. Eso es lo que me pone mal. No lo pude tocar”.

 

Foto: Transmedia VT

 

Al borde de las lágrimas, reflexiona: “Es difícil de entender lo que pasó. Hay gente que habla sin mirarse para adentro. Fue su vida. La vivió bien y a su manera. Dentro del fútbol, que es lo que amamos, nos dio todo y nos llenó los ojos. Mis hijos lo entendieron y por eso la frase que siempre da vueltas, ‘algún día tus hijos y los hijos de tus hijos hablarán de él’. Siempre dirán que fue el mejor. Pero no todos lo entendemos”.

 

Para “Betún”, Maradona es auténtico. El que rompió todas las barreras y superó todos los obstáculos: “De Fiorito de una patada en el culo fue a parar a la cima del mundo. Y eso lo decía él”. 

 

Autor:

Pablo Rodríguez


Temas:



Covid: se sostiene la proyección de 37 mil casos en 20 días para el departamento La Capital -  -
Área Metropolitana
Se reportaron 219 muertes y 10.409 nuevos casos de coronavirus en Argentina -  -
Vacunas Sputnik V: finalmente, despegará esta noche el vuelo sanitario a Rusia -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus