https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 07.12.2020 - Última actualización - 10.12.2020 - 0:09
15:16

Nahuel Pennisi

Tiempo de cosecha

El artista lanzó “Renacer”, tercer álbum de su carrera, luego de consagrarse en el Festival de Viña del Mar. De su mano, El Litoral recorrió un camino que incluye colegas, familia ampliada y una carrera afianzada.


“Renacer” lo encuentra a Nahuel en un momento de mayor madurez artística y personal. Foto: Gentileza Sony Music
+1





Nahuel Pennisi Tiempo de cosecha Nahuel Pennisi lanzó “Renacer”, tercer álbum de su carrera, luego de consagrarse en el Festival de Viña del Mar. De su mano, El Litoral recorrió un camino que incluye colegas, familia ampliada y una carrera afianzada. El artista lanzó “Renacer”, tercer álbum de su carrera, luego de consagrarse en el Festival de Viña del Mar. De su mano, El Litoral recorrió un camino que incluye colegas, familia ampliada y una carrera afianzada.

 

A sus 29 años, Nahuel Pennisi publicó el pasado viernes “Renacer”, su tercer álbum. Luego del adelanto de Mundo junto a Abel Pintos, y de participar en la ceremonia de la 21º edición del Latin Grammy, el artista lanzó una colección de 13 canciones, que combinan producciones propias y originales con algunos clásicos del folclore y la música latinoamericana. Gran parte del material contó con la producción de Julio Reyes Copello (quien trabajó con Marc Anthony, Ricky Martin, Alejandro Sanz, Jennifer López y Kany García, entre otros).

 

Nahuel le hizo un lugar a El Litoral en su raid de difusión del disco, para charlar sobre canciones, la paternidad, el éxito en Viña del Mar y mucho más.

 

 

 

 

Temáticas

 

-El disco se llama “Renacer”, dijiste que es la palabra que más te representa en este tiempo. ¿Por qué?

 

-Esta palabra es clave para el desarrollo de varias cosas que pasé en estos meses, en estos años. Primero la llegada de mi hijo, que fue una cosa maravillosa para mi vida personal. Y después con la pandemia, que todos volvimos a arrancar de cero en un montón de actividades, o al menos reinventarse. Lo tomo como un renacer.

 

Después sacar el disco en este contexto, con todas estas cosas que tuvimos que superar, y al mismo tiempo con lo que me pasó en Viña del Mar: este año fue algo emocionante haberme traído las Gaviotas: creo que eso a mi carrera le dio un impulso muy grande. Por todas esas cosas sentía que era un renacer en todos los sentidos, sobre todo en la música y en el camino de lo artístico.

 

-Grabaste “Mundo” junto a Abel Pintos. ¿Cómo salió esa colaboración en esta canción andina tan alegre?

 

-Es un tema que tiene una alegría inmensa, te hace bailar sola, un poco recordando lo que son los sonidos y los orígenes de la cultura boliviana. El tinku viene de allá, es un ritmo que se creó en Potosí, y en realidad más que un ritmo es una cultura, donde aparece la danza, la poesía, la música. Hace mucho que tenía ganas de hacer alguna canción más festiva, más movida; cuando llegó este tinku me gustó desde el primer momento; cuando le fuimos encontrando la vuelta con la instrumentación se fue armando cada vez más.

 

Y cuando estuvo todo terminado le pregunté a Abel si quería participar: una invitación desde la amistad y la admiración que le tengo. Gracias a Dios se dio y estoy re contento: Abel participó con mucha alegría y quedó una canción hermosa, donde un poco se representa lo que es la música popular, y me representa a mí en un montón de cosas.

 

-Hay una cosa circular, en el sentido de que siendo reciente padre hiciste una canción a la madre, como “Compañera”: una forma de devolver.

 

-Sí, está buenísimo. Es un poco de nostalgia, y de pasar por todas las emociones en la familia. Uno antes de ser padre fue hijo, es hermano, o nieto; entonces cuando le canto una canción a mi madre recuerdo en ella a toda mi infancia, todo lo que es el amor con la familia de uno, que va construyendo.

 

Y después estar del otro lado del mundo: del lado de ser padre. Y por eso mismo elegí la palabra “Renacer”: el ser papá te pone en ese lugar, y una de las cosas que más me gustó de este disco fue hacer canciones para diversas temas: hablando en los aspectos familiares de lo que es la madre, y hay una canción que se llama “Ella” que describe a la mujer en todo lo que significa su sentimiento, cómo necesitamos y apreciamos al amor de la mujer. El disco tiene muchos temas de qué hablar, y por eso me pone muy contento sacarlo.

 

 

-“Vuelve” la hiciste junto a Mariana Vega y el productor Julio Reyes Copello, que fue el productor del disco. ¿Cómo surgió esa canción?

 

-Julio es un fenómeno. “Vuelve” es una canción que habíamos grabado hace como tres años, un poquito menos; supuestamente iba a salir para un sello que tiene el mismo Julio allá en Miami, la canción iba a pertenecer a un álbum de él. Después fue pasando el tiempo, y cuando empezamos la producción de este disco, Julio se copó con mucho amor: cuando le conté la idea desde el minuto cero mostró mucho interés, muchas ganas de participar, me pedía que le pase los temas.

 

Me emocionó tanto que lo terminé tomando como un sueño cumplido, un privilegio: laburar con un semejante como Julio me parece algo hermoso, y le dio un aporte muy grande al disco, un salto de calidad gigante. Justo en ese momento me dice: “Te puedo dejar ‘Vuelve’ para tu álbum”. No tenía pensado grabarlo para mi disco, tuve esa chance, y de hecho fue uno de primeros temas que adelantamos, con mucha alegría.

 

 

Equipo creativo

 

-El que sí es tu colaborador habitual es Leonardo Martín Ojeda, con el que tenés una simbiosis creativa, un ida y vuelta con las letras y la música. ¿Cómo es ese trabajo compartido?

 

-Con Leo estamos acostumbrados a componer juntos desde hace mucho tiempo. Yo estaba mochileando por el norte, y cuando volví a Buenos Aires en el 2011 me encuentro con Leo: él es de Florencio Varela como yo, los dos compartíamos escenarios en la calle Florida; él cantaba por un lado, yo por otro, era increíble. Ninguno sabía que vivíamos tan cerca. Fue muy divertida la forma de encontrarse. Cuando nos encontramos después de mi viaje de mochila ahí nos pusimos a charlar, teníamos muchas cosas en común, empezamos a conectar.

 

Ahí se fue dando la simbiosis compositiva: a Leo lo admiro mucho, lo quiero, y me parece un tipo con un talento impresionante. Ojalá le vaya muy bien con canciones para un montón de artistas, porque se lo merece y porque es un autor importante de la música importante. Quizás hoy se descubre con mis canciones, pero seguro que más adelante otros artistas también van a elegir sus temas.

 

-¿El te pasa una letra, vos le pasás una idea de la canción?

 

-Vamos viendo, depende de la canción y el momento. Muchas veces le mandé una melodía, y le decía: “andá por acá”. Le cantaba una “melo” y él me decía: “Se me ocurre hablar de tal cosa”; así vamos involucrándonos con la canción. O de repente él me venía con un tema casi terminado, como pasó con el tinku, con “Desvío”, una chacarera del disco que está buenísima, y entre los dos le fuimos dando los retoques finales. Pero nos gusta compartir las cosas, porque más allá de quién lo empiece o quién lo siga, o de qué forma sea, el resultado es el mismo: los dos nos involucramos con el corazón, y ahí nace una canción linda. Obviamente le ponemos mucha cabeza, mucha emoción, y tratamos de que sea redondita. El disco me pone muy contento por eso: siento que el proceso compositivo ayudó mucho, y el resultado son las canciones.

 

-“Universo paralelo” es una canción de amor a quien no te da pelota.

 

-Sí, totalmente (risas). Son historias que nos pueden tocar a cualquiera, y la verdad que está buenísimo integrar en una canción tantas fotos: momentos que vive la gente; que puedo vivir yo, podés vivir vos, el que está del otro lado. Eso es lo lindo de la música: que tiene lugar para todos, y que a veces las canciones las escribís pensando en una cosa y después el público te dice que le pasó otra. Eso es algo maravilloso que solamente da la música: poder interpretar las canciones de distintas maneras.

 

En “Universo paralelo” el video muestra diversas formas de amar, diversas maneras de compartir el amor. Además de que la balada es muy linda, tenía que ser parte de este disco y estoy muy contento de que así sea.

 

-En esa casi todo el mundo estuvo, por lo menos una vez.

 

-Claro (risas). O por lo menos una vez te tenés que haber dado cuenta.

 

 

 

 

Voz propia

 

-Más allá de los temas que fueron creando, hay canciones de otros autores. “Canción de lejos” es de una dupla histórica de nuestro folclore como la de Armando Tejada Gómez y César Isella; pero también grabaste “Hasta que me olvides” de Juan Luis Guerra, que ha sido interpretada por muchos artistas; y “Hoy” de Gian Marco, que uno tiene asociado con Gloria Estefan. ¿Por qué elegiste esas canciones, y cómo es para vos esa faceta del intérprete, de hacer propia una composición de otro?

 

-“Canción de lejos” la elegí porque me viene acompañando hace mucho tiempo, de diversas maneras: la escuché por la “Negra” Mercedes (Sosa), por Coplanacu, por Lore Astudillo; y de repente me fui encontrando con la canción. Este año, cuando fuimos a Cosquín, tenía ganas de abrir con una canción como esta, y me acuerdo que empecé a hacer un arreglo para el festival: antes de tocarlo fuimos a grabar al estudio unas cosas que faltaban, el director artístico de la compañía escuchó la versión de “Canción de lejos” y me dijo: “Este tema tiene que ser parte del disco”. Porque yo le decía que estaba buscando meter algunas cosas folclóricas. Fue ahí que se dio de integrarla y fue una gran decisión: de hecho es la primera canción del disco.

 

Con “Hasta que me olvides” no me deja de asombrar haberme enterado hace un tiempo que es de Juan Luis Guerra, más allá de que uno lo conoce por Luis Miguel, y seguramente habrá miles de versiones. Me inspiró mucho que la canción sea de Juan Luis, entonces quisimos darle ese carácter medio de bachata pero con muchísimo respeto; también con algo de proyección, con una búsqueda de música más sofisticada pero dentro de lo que es la bachata. Es una canción que me encanta, que me dice mucho.

 

-La versión de Luis Miguel es más melódica, con orquesta.

 

-Sí, es más balada. Me llamaba la atención: “¿Será de Luis Miguel el tema, será que él escribe?”. Cuando me enteré pensé: “Seguro que cuando Juan Luis hizo la canción quizás le brotaba la bachata en la sangre”; capaz me equivoco, pero puede haber sido originalmente bachata y después Luis Miguel la llevó a pop o balada. Fui haciendo ese caminito jugando con la imaginación y pusimos la canción en ese lugar.

 

Con “Hoy” me pasó un poco lo mismo. Cuando era chico escuchábamos con mis viejos un disco de Gloria Estefan hermoso, que tiene un montón de hits, entre ellos “Hoy”: me parece un tema emotivo, con mucha raíz, porque tiene instrumentos como el charango, las quenas, cosas que se familiarizan con la música argentina. Por eso quise grabarla, también dándole un carácter un poco más moderno, pero manteniendo la impronta de la canción.

 

-También hay que vencer la tentación y buscarle la voz propia, cuando tenés metida en la oreja la voz de otro intérprete.

 

-Tenés que encontrarle la vuelta. Lo importante es no condicionarse con eso: uno tiene que tratar de hacer su camino, y en todo caso mejorar lo que uno ya escuchó; o al menos hacerlo diferente. Siempre digo que no me quiero parecer a la versión del autor, porque justamente lo que busca el autor es que la canción recorra un camino. A mí lo que más me gusta cuando cualquier persona me muestra un tema mío es que la identidad sea propia: no me gusta que traten de imitarme. Uno trata de hacer lo mismo: ir caminando por la identidad de uno, y tratar de ponerle la propia impronta a la canción, respetando la esencia original.

 

 

Tiempos cambiantes

 

-Este verano fue consagratorio para vos en Viña del Mar, donde ganaste dos Gaviotas de Plata y te ganaste al público, el “monstruo”. ¿Qué significó para vos?

 

-Sentí un renacer, como te decía. Fue un impulso muy fuerte: en ese tiempo estaba cerrando el disco, concentrado con eso; estaba trabajando un poco menos, pensando en otras cosas; esperando que se aproxime el álbum, tenía el foco ahí. Y la verdad que lo de Viña del Mar me dio nuevamente expectativas, visibilidad, y sobre todo esta adrenalina de representar a mi país con la música y entregando todo. Me traje una linda experiencia de allá con los hermanos chilenos; creo que Viña del Mar me dio un empujón muy grande que hoy es lo que me tiene acá parado con este disco, pasando esta pandemia, y llegando a fin de año con el álbum que tanto esperaba y poder compartirlo con cada uno.

 

-Después de Viña vino la pandemia. ¿Cómo te afectó, y cómo avanzaste con el disco en ese contexto de puertas cerradas?

 

-La verdad es que la pandemia me afectó para bien, porque tuve la suerte de estar con mi familia, con mi mujer y con mi hijo, nunca tuve la posibilidad de estar tanto tiempo con ellos. Obviamente extrañando a mis viejos, a mis hermanos, pero entiendo que uno no puede estar en dos lugares al mismo tiempo. Lo más importante era pasar con mi hijo un tiempo largo, porque siempre estaba viajando de un lado para otro. Haber estado en su crecimiento es algo que no me lo saca más nadie, lo valoro mucho.

 

A partir de ahí creo que la pandemia nos puso creativos: teníamos que salir de la zona de confort e intentar acomodarnos a las situaciones: ahí a usar las plataformas de Internet, hicimos un concierto por streaming; mezclando y masterizando a distancia; grabando con otros músicos a distancia, intentando que el disco avance de a poco pero que avance al fin. Después de un camino largo, y de recorrer un montón de sensaciones, hoy nos encontramos con el disco que ya está concretado: para mí es un sueño cumplido y un agradecimiento gigante al camino que me trajo hasta acá.

 

 

 

 

Proyección

 

-Alguna vez fuiste la sorpresa, o la promesa, como artista. ¿Sentís que estás en una etapa consolidada de tu carrera?

 

-No, siento que todo el tiempo tengo que seguir aprendiendo, me tengo que seguir encontrando. Siento que han pasado un par de años desde que empecé; quizás al comienzo los medios me daban como una promesa, con todo lo que eso significa; con toda esa responsabilidad que es para mí. Hoy creo que voy empezando a tener un camino más largo pero con la misma humildad, el mismo amor, el mismo sentimiento de aprendiz, y sobre todo de agradecimiento de todo lo que me está pasando, que son muchas cosas.

 

Cada día que pasa creo que tengo más para aprender, más que mejorar, pero sobre todo más que disfrutar. La música es eso: es disfrutar y vivir las emociones como nunca; y agradecer compartir las canciones con ustedes, que es lo más valioso para mí.

 

-¿Hacia dónde querés llevar esa carrera en un mediano plazo?

 

-La carrera creo que me ha llevado a lugares impensados: haberme hecho en la calle Florida hace un poquito más de diez años y llegar hasta acá ahora es algo que no imaginaba nunca. Usaste la palabra consolidar: me gusta pensar que uno se puede ir consolidando dentro de lo que es la música popular argentina, porque el folclore argentino me gusta mucho.

 

Me gusta la música en general: más allá de los estilos, de los géneros, me gustan las canciones que siento que tienen algo para decirme. Entonces puedo escuchar cualquier cosa saliendo de lo folclórico, pero si tiene una identidad que a mí me atrapa me gusta que sea parte de mi camino. Por esto esta proyección más internacional con Julio Reyes y con estas canciones con otro aire, pero que son parte de mi ADN. Espero que la carrera me lleve adonde quiera, adonde tenga que ser; pero siempre con la identidad a flor de piel y disfrutando la música.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Andrés Amarillo


Temas:



¿Y el agua?: la niebla ocultó la Setúbal en Santa Fe -  -
Área Metropolitana
La previa en vivo por CyD Litoral, Youtube y Facebook: ya jugamos Colón - Talleres -  -
Actualidad Sabalera
Audaz golpe en una barbería céntrica - Clientes y empleados fueron despojados de sus pertenencias.  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Miguel Lifschitz