https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 23.01.2021 - Última actualización - 15:52
15:51

Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710

Llegan Cartas



Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710 Llegan Cartas

Mala praxis médica en Santa Fe

BIOQ. SILVINA TERISOTTO

 

La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Santa Fe ratificó en su totalidad el fallo de Primera Instancia, en la que se condena a un cirujano y a un instituto médico de nuestra ciudad por ser responsables del fallecimiento, el 29 de marzo de 2007, del Dr. Daniel Rocco, luego de la cirugía de apéndice a la que fue sometido. Al cabo de trece años de tensa espera, la Justicia determinó que el médico cirujano que realizó la mencionada intervención y el instituto médico incurrieron en mala praxis médica. El cirujano "incumplió con los deberes a su cargo y ocasionó la consecuencia dañosa" y el instituto médico "incumplió con el deber de seguridad que le era propio" (Sala Civil Primera- Resolución N°:174- Folio: 103-Tomo: 27).

 

Sería en vano exponer aquí lo experimentado por mí y por mi familia a lo largo de ese proceso, en cuanto al dolor por la pérdida de mi compañero de vida y padre de mis hijos, como así también respecto de la conciencia de orfandad que ellos debieron súbita e irremediablemente elaborar. Porque esos sentimientos se vuelven intransferibles a cualquier lector, por más empático que éste resulte. La fría objetividad de los hechos y de la documentación probatoria de los mismos son los únicos elementos que cobran valor para la Justicia y relegan al ámbito de la intimidad familiar los penosos avatares de un duelo sin fin. Por la misma razón omito aquí el nombre del profesional y del sanatorio médico que fueron imputados por mala praxis aun cuando gran parte de la sociedad sabe de quién se trata. En estas líneas quiero llamar a la reflexión acerca de un concepto que, en los años 60 del siglo pasado, el famoso médico y filósofo Pedro Laín Entralgo desarrolló en un libro que hoy se ha vuelto clásico: La relación médico-paciente. Allí se caracteriza a esta relación como asimétrica, tanto respecto del poder como del conocimiento. El médico, por contar con su ciencia y autoridad constituye el extremo fuerte del vínculo, mientras que el "paciente", como su denominación lo sugiere, configura el extremo débil y vulnerable. Cuando esta relación se desnaturaliza por la soberbia del médico, que no tiene en cuenta el clamor del paciente en su lucha contra la enfermedad y la muerte, se convierte en contradictoria, a saber, el fuerte contra el débil y el poderoso contra el vulnerable. Tampoco corresponde aquí señalar los méritos que Daniel Rocco logró acumular en su corta pero fructífera carrera, pues podría prestarse a confusión en cuanto a su valor como paciente, ya que cuando se está en tal condición, no cuentan los títulos ni los rangos sociales.

 

Todo paciente se encuentra en una situación de despojo y de vulnerabilidad, de voluntaria entrega al que se supone tiene la ciencia y la sensibilidad necesarias para acompañarlo y tratarlo. Quiso el azar o una extraña providencia que, en este caso, el paciente fuera médico. Esta circunstancia fue señalada de manera indebida en una entrevista que sostuve con algún funcionario del Colegio de Médicos de Santa Fe, quien se mostró renuente a sancionar al profesional que incurrió en mala praxis y aduciendo, además, que no había en ese cuerpo colegiado antecedentes de litigio de médico contra médico. Esto revela una supina ignorancia ya que la víctima fue un paciente que, coincidentemente, era médico. Los colegios profesionales cuentan con un Comité de Ética que, más que de ética es de carácter deontológico, es decir que regula los derechos y deberes de sus matriculados. Pero esta regulación debe velar por las prácticas correctas de sus colegiados en vez de protegerlos con un manifiesto espíritu de cofradía y, por qué no, de complicidad. Al par de la decepción que me produjo, esa entrevista encendió para mí una alarma. Si se considera que el paciente era un médico y que sus reclamos ante la certeza de que se encontraba en agonía fueron ignorados e incluso respondidos con desdén y subestimación por parte de su cirujano, ¿qué se puede esperar para el resto de los mortales? Me permito parafrasear el Evangelio: "Porque si en el árbol verde se hacen estas cosas, en el seco, ¿qué no se hará?" (Lc 23, 31). Si a un colega y amigo se lo trató de ese modo, ¿qué esperanza hay para otro que no lo es?

 

La sentencia de la Justicia fue para nosotros una victoria pírrica, de esas que nadie quiere tener, porque la inconmensurable pérdida sufrida oscurece cualquier sensación de triunfo. Asimismo, otra oscuridad acompañará al responsable de este daño hasta el fin de su carrera, acarreando la condena social que ya tiene, como una especie de "marca de Caín".

 

Por último, me dirijo a los estudiantes de Medicina y a los médicos jóvenes que recién comienzan su derrotero, instándolos a no olvidar jamás y bajo ninguna circunstancia el solemne juramento de Hipócrates.

 

Situación del Jardín de la República

MARTA SNAIDERO

 

"Sobre el Jardín República del Líbano, desde hace muchos años vengo bregando para que se cumpla lo que le corresponde al Municipio. No habito allí, pero me enterado por vecinos del lugar que un inspector municipal hizo sacar todos los vehículos que estaban estacionados en el interior del parque. El gobierno municipal anterior hizo colocar unas dársenas para impedir eso. Es una cuadra corta que va desde Luciano Torrent y Gutiérrez, no se puede estacionar en doble mano, porque es muy angosta. Sería importante que se pongan de acuerdo qué pretenden hacer del lugar. Hoy por hoy, ni siquiera han retirado los escombros que dejó la Municipalidad, de las losetas que levantaban las raíces del palo borracho que está al costado de la ermita y de la seccional 11a. Al parecer, el municipio no dispone de contenedores ni de personal municipal para que este nido de arácnidos no presente peligro y mala imagen, para un Jardín cuya puesta en valor lleva trece años".

 

Cementerio: pide se abra el portón del norte y problemas de basura

ANA COSTA

 

"Al señor intendente: soy una señora de 83 años que periódicamente va a visitar a sus difuntos al panteón Guadalupe y desde marzo 2020 está cerrada la entrada por el norte, que está enfrente de las oficinas. Tengo el inconveniente de caminar tanto, ya que hay que hacerlo desde la entrada principal y prácticamente son más de 2 ½ cuadras. Averigüé en las oficinas del Panteón Guadalupe y me dicen que esto obedece a una decisión de su gestión, Sr. Jatón. Por favor, le pido con respeto que corrija eso y se pueda entrar como antes por el portón del norte. Otra cosa: los vecinos de Marcial Candioti al 7000 hemos recibido las boletas de la tasa municipal y en la esquina propiamente de Marcial Candioti y Vieytes al 7100 se ha formado un basural, por vecinos que tienen esa muy mala costumbre, pero además por Cliba que hace como un mes que no pasa. Le agradecería que haga algo en favor de esto".

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



Bares y restaurantes extenderán una hora su horario de apertura desde esta noche -  -
Área Metropolitana
En directo: la Basílica de Guadalupe estrena su material fílmico del año 1928 -  -
Área Metropolitana
Covid en Argentina: reportaron 141 muertes y 8.183 nuevos casos -  -
La Casa del Brigadier fue puesta en valor y su historia está más viva que nunca   -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus