https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 26.01.2021
16:57

Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710

Llegan Cartas



Contacto telefónico: 4502575 / 155-080710 Llegan Cartas

La fuente del parque Garay

PABLO GIGLIOTTI

 

"Una verdadera pena. Estuve leyendo en mi diario El Litoral la nota referida al estado en que se encuentran las fuentes ubicadas en los distintos espacios públicos de nuestra ciudad. Hace tiempo que vengo reclamando por la fuente del parque Garay en Presidente Perón y Crespo. Soy consciente de que, por la situación que nos tiene preocupados por el Covid-19, hay otras cuestiones para ir solucionando; pero no debemos olvidar aquellas obras que son nuestra carta de presentación en Santa Fe. Espero que nuestras autoridades contemplen poco a poco la puesta en funcionamiento de la citada fuente, para seguir sintiéndome orgulloso de ser santafesino".

 

Los billetes de $ 5

ADRIÁN MARIANI

 

"Es para comentar que hay una comunicación del Banco Central del 23/12/20, la circular 7185, que dice que los billetes de $ 5 tienen vigencia hasta el 31/8/21. Por lo tanto, ante la falta de cambio en monedas y demás y de que muy poca gente que sabe esto, es bueno conocer que los bancos están obligados a recibirlos e incluso pueden circular, porque hay tiempo de cambiarlos hasta agosto".

 

La bicicleta de Luis Arturo

LUIS ARTURO, DE SANTA FE

 

Hoy, tratando de esquivar un perro, terminé rozando el tronco de un árbol ante la condenatoria mirada de una señora por casi atropellar su mascota. Reponiéndome, del golpe y del enervante momento, intenté volver a andar, pero lamentablemente la bicicleta estaba dañada. El estado de impotencia que me generó el incidente, desencadenó un sinnúmero de maldiciones contra la mujer en particular y la sociedad toda, incluyéndome, por no comprender la esencia misma con la que estamos creados. Existen argumentos para demostrar que las almas existimos incompletas. Al proponernos un proceder, con respecto a los demás, desnudamos ese estado oculto, que no es nuestra mayor cualidad, y volvemos a ser crueles, como esa primera etapa, cuando éramos niños. Esa oscuridad, que no queremos reconocer y habita en nosotros, aflora sin que podamos hacer nada para evitarlo. Basta un hecho insignificante para que la ira se adueñe de nuestra mitad inconclusa y al no poder sofrenar eso que nos desborda, somos algo que no pretendemos, convirtiéndonos en protagonistas indeseables con un razonamiento alterado y terminamos actuando a modo de críticos despiadados, o en el mejor de los casos, ensayamos la ironía, mofándonos de situaciones que no nos permitiríamos enfrentar como: recitar una poesía, cantar delante de algunas personas o realizar malabares en un semáforo. Tememos hacer el ridículo y presenciar que otros lo hagan, nos vuelve vulnerables, vemos eso que no nos animamos a enfrentar; ser genuinos. Ante las mentes, que admitimos nos apoyan, terminamos generando desconfianza por el hecho de sentirnos defraudados. Preocuparnos por los demás está bien. Descalificar a quienes no opinan en nuestra misma dirección, es cosa de miserables. Sospechamos que a través de esta canallada nivelamos nuestra mediocridad con respecto a ellos y nos burlamos por descubrir esas cualidades que carecemos. Para completarnos es importante igualar hacia arriba. Las cosas buenas están en lo alto. En el suelo se arrastran las serpientes, las mismas que nos privaron del paraíso. Esa permanente lucha interna es nuestra conciencia, aquella que no es posible engañar. Ocuparnos de lo que le pasa al vecino es mirar para otro lado, no resolver lo que nos sucede.

 

Mi padre solía decir: no se puede tapar el sol con un dedo. Aunque de chico lo intentaba y conseguía, cuando enfrenté la madurez, descubrí su punto de vista. Vivir tiene sus consecuencias.

 

Esa mujer que paseaba su perro por un lugar inadecuado no deseaba ocasionar un accidente. Solo pretendía llenar un vacío sin comprender que sus actos podrían interceptar los míos. Pero en este aspecto, la gran mayoría somos parecidos. Obramos a media razón, mientras mi universo no sea alterado, no llegamos a enterarnos de lo que afecta al prójimo. Hacernos cargo de los demás es cosa seria. Aunque más dificultoso es ocuparnos de nosotros.

 

Esas licencias que nos permitimos son un atentado para con nuestros semejantes. Pero descubro con asombro: esa es nuestra condición misma, lo imperfecto. Dios no quiso arriesgarse, por eso cada tanto nos da la libertad de sacar a pasear al perro.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:



Se fugaron 12 presos de la Subcomisaría Segunda - Ocurrió en la Subcomisaría 2da. de Padre Quiroga al 2.200, donde la semana pasada hubo una pelea de presos. -
Sucesos
Confirman 19 muertes y 3.168 nuevos contagios de coronavirus en Argentina -  -
Salud
Se prorrogó hasta el 12 de marzo el Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus