https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 14.02.2021 - Última actualización - 15.02.2021 - 8:58
10:34

Verano violento

Una semana atravesada por la violencia y la muerte en Rosario

Sin contar las balaceras, que parecen multiplicarse con el correr de las horas, once de los 12 asesinatos registrados en lo que va de febrero se cometieron en los últimos 7 días.

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



Verano violento Una semana atravesada por la violencia y la muerte en Rosario Sin contar las balaceras, que parecen multiplicarse con el correr de las horas, diez de los 11 asesinatos registrados en lo que va de febrero se cometieron en los últimos 7 días. Sin contar las balaceras, que parecen multiplicarse con el correr de las horas, once de los 12 asesinatos registrados en lo que va de febrero se cometieron en los últimos 7 días.

*Carlos Retamal

 

Rosario se está acostumbrando a aparecer nuevamente en forma periódica en las páginas policiales. La ciudad, que para muchos ha sido estigmatizada por sus crecientes y habituales olas de violencia, nuevamente se pone en el centro de la escena por la violencia y la muerte. En este febrero 2021 pandémico, mientras muchas actividades comienzan a reactivarse luego de casi un año de paralización, las balaceras y los crímenes son moneda corriente.

 

Si bien hasta el momento se está lejos de las estadísticas de años anteriores -los años con mayor cantidad de asesinatos fueron febrero de 2020 con 27 homicidios en todo el departamento Rosario, cifra superada únicamente en 2014, con 29- también hay que decir que los números ya superan los cometidos en febrero de 2019, cuando según datos de la Dirección de Política Criminal, que depende del Ministerio Público de la Acusación, se contabilizaron 9 crímenes en jurisdicción de la Unidad Regional II.

 

En la última semana (contando desde la cero hora del domingo 7 a las 23.59 del sábado 13), el departamento Rosario lleva contabilizados 11 asesinatos, uno más si contamos al primero del mes, cometido el 2 de febrero en la plaza Del Triángulo, en la zona sudoeste.

 

Al cierre de este informe, los tres últimos se registraron entre la noche del viernes y el sábado antes de la medianoche. Dos tuvieron en común (como si de algo valieran las comparaciones) que las víctimas murieron tras ser heridos con armas blancas, en las zonas oeste y sur. El restante ocurrió en la vecina ciudad de Pérez, donde un hombre de 35 años fue asesinado luego de ser atacado a balazos por dos sujetos que se desplazaban en moto, quienes le efectuaron múltiples disparos a la víctima cuando permanecía en la vía pública a metros de su casa.

 

 

 

Mientras gran parte de la sociedad pide a gritos mayor seguridad; el ministro de seguridad santafesino y legisladores del oficialismo y la oposición se lanzan mensajes por elevación en redes sociales; las muertes siguen llenando las páginas de diarios y cada vez hay más familias que pasan a engrosar el triste listado de familiares de víctimas de homicidios.

 

Sábado sangriento

 

Los últimos dos asesinatos ocurrieron entre la medianoche del viernes y la madrugada del sábado.
El primero tuvo lugar en inmediaciones de Pasco y Colombia, en la zona oeste, cuando Pablo Javier Álvarez, de 31 años, estaba junto a su pareja cuando fueron interceptados por dos jóvenes con los cuales Álvarez mantuvo una discusión.

 

Según indicaron voceros de la Agencia de Investigación Criminal a Mirador, la pareja de Pablo Javier, de nombre Melisa, relató que en un momento la discusión derivó en golpes de puño y que al menos uno de los jóvenes sacó un arma blanca de entre sus ropas y apuñaló a Álvarez. Ante esto, ambos salieron corriendo en distintas direcciones, lo mismo que los agresores. Momentos después, la joven pidió ayuda a un vecino conocido y fueron a buscar a Álvarez, sin éxito.

 

En tanto, tras un llamado al sistema 911, policías del Comando Radioeléctrico llegaron hasta la zona junto a una ambulancia del Sies y trasladaron al herido hasta el Policlínico San Martín, donde la víctima falleció al poco tiempo de su ingreso al nosocomio debido a una herida de arma blanca en el abdomen.

 

 

 

 

Y en base a la información dada por la pareja de Álvarez, un rato más tarde fueron apresados en cercanías de Brasil y Cochabamba, Ulises O. y Kevin A., ambos de 21 años, como presuntos autores del crimen.

 

El otro asesinato ocurrió pasadas las 5, en pasaje Dublín al 2800. Según voceros policiales, Luis José Verón, de 45 años, estaba en su vivienda junto a su hermano de 22 años, con quien mantuvo una discusión. En un momento dado, el joven le asestó varias puñaladas y se dio a la fuga. El hecho fue informado por otra hermana, quien pidió ayuda policial y una ambulancia. Cuando llegó personal del Sies Verón había fallecido producto de varias heridas de arma blanca, una de ellas en el tórax.

 

Según indicaron sus familiares, el presunto autor del hecho sufre de esquizofrenia y hasta anoche no había sido apresado.

 

Saga mortal

 

La seguidilla de homicidios en la segunda semana de febrero comenzó el domingo, con la muerte de un joven que fue atacado a tiros en la madrugada del día anterior, cuando estaba junto a al menos 4 personas más en la esquina de Garibaldi y pasaje Santa María, de barrio Alvear.

 

Según indicaron en fuentes de la Agencia de Investigación Criminal, en un momento apareció un joven en una moto que frenó frente al quinteto, sacó un arma de entre sus ropas y, sin saludar, comenzó a disparar.

 

 

 

 

Gonzalo Molina recibió un impacto en la zona lumbar, a la altura del hígado. Sus familiares lo trasladaron hasta el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca), donde falleció alrededor de las 10 del domingo 7.

 

Villa Banana

 

El siguiente asesinato tuvo lugar en la tarde del lunes 8 en una casilla de pasillo ubicada en Lima al 2500, de Villa Banana. Minutos después de las 16, vecinos detectaron que se estaba prendiendo fuego la casita de Osvaldo Alberto Vivas, un hombre de 44 años que un rato antes había estado junto a al menos otras dos personas comiendo y bebiendo algo en cercanías de la vivienda.

 

Primero fueron los vecinos y luego bomberos zapadores quienes apagaron el fuego y encontraron en el patio de la casa el cuerpo de Vivas, bajo restos de una cama, colchones y frazadas incineradas. Médicos del Sies constataron que el cuerpo del hombre tenía traumatismos en distintas partes del cuerpo (en especial en el cráneo) y varias puñaladas.

 

En base a averiguaciones y entrevistas realizadas a vecinos, la víctima -que era frecuentada por distintas personas con las cuales solía comer e ingerir bebidas alcohólicas- un rato antes del fatal desenlace fue vista bebiendo con al menos dos hombres en las inmediaciones y que luego los tres entraron a la casa, donde se generó una discusión y pelea que culminó en el crimen.

 

El principal sospechoso fue detenido un día más tarde y el viernes se dispuso su prisión preventiva efectiva por 90 días, mientras avanza la investigación.

 

Barrio Moderno

 

El martes, un feroz tiroteo en zona oeste terminó con un muerto y una niña baleada. Entre dos y tres personas que se movilizaban en un auto frenaron frente a un carrito de comidas ubicado en avenida Rouillón y Esteban Maradona, en barrio Moderno y atacaron a tiros a quienes estaban en el lugar, con la intención de matar a Nicolás Gauna, quien recibió disparos en el pecho, el abdomen y la espalda y murió un rato más tarde en el Hospital de Emergencias.

 

 

 

 

También recibió un disparo en la pierna izquierda una niña de 8 años que estaba junto a su padre esperando para comprar algo para comer en el carrito.

 

Balacera mortal

 

El miércoles, una adolescente de 13 años murió al quedar en medio de una lluvia de balas. Estaba junto a parte de su familia en la planta baja de una vivienda ubicada en 27 de Febrero al 7300 cuando llegaron al lugar varias personas en un auto que se bajaron y dispararon contra el frente de dos casas. La víctima fatal, identificada como Luisina Biagiola, recibió un balazo en la zona del cuello, y fue llevada en un auto hasta el Policlínico San Martín, donde falleció mientras era atendida.

 

La dueña de casa y tía de la víctima fatal señaló al personal policial que desconocía los motivos del ataque a tiros y aseguró no tener problemas con nadie. En el lugar de los hechos personal del gabinete científico secuestró unas 40 vainas servidas en principio de 3 calibres distintos, que fueron enviadas a peritar.

 

Sello mafioso

 

También el miércoles, pero en horas de la tarde, se produjo un doble crimen con sello mafioso en barrio San Francisquito, zona oeste de Rosario. Un hombre y una mujer que iban en un automóvil Peugeot 306 de color verde fueron asesinados por una persona armada que los sorprendió cuando doblaron en una calle y, sin decir palabra, les efectuó al menos una decena de disparos.

 

Diego Alberto Maldonado, quien se desempeñaba como remisero, y llevaba como pasajera (en el asiento delantero) a Natalia Nancy Salinas, fueron interceptados por un hombre vestido con una remera roja, pantalón de jean, una gorra y barbijo, en calle Rueda al 3200.

 

Arma en mano, se acercó hasta el asiento del acompañante y comenzó a disparar contra el auto, que quedó en medio de la calle, con el motor y las luces encendidas. El cuerpo de Salinas presentaba siete orificios de arma de fuego y el de Maldonado trece. Ambos murieron prácticamente en el acto mientras que el autor del doble crimen se fue corriendo por calle Vera Mujica hacia pasaje Sugasti, donde habría ascendido a un automóvil que lo esperaba con al menos una persona como chofer y ambos se dieron a la fuga.

 

Más fallecidos

 

A la lista de crímenes se sumaron el jueves dos personas que fueron atacadas a tiros en distintas circunstancias, una a mediados de enero y la restante el fin de semana pasado.
El primero de los fallecidos fue Miguel Arrieta, de 30 años, quien estaba internado desde el 8 de febrero en el área de terapia intensiva del Hospital de Emergencias. Fuentes de la Agencia de Investigación Policial indicaron en su momento a este diario que en la tarde del lunes, el hombre había llegado por sus propios medios hasta el dispensario Che Guevara, ubicado en barrio Santa Lucía, con 3 heridas de arma de fuego en la zona del tórax y la axila y una fractura en el brazo derecho. El herido solamente dio sus datos y se desvaneció. Debido a la gravedad de las lesiones, fue derivado esa misma tarde al hospital Centenario y luego al Heca, donde finalmente falleció sin poder aportar datos sobre lo ocurrido.

 

La segunda víctima fatal fue identificada como Omar Sergio Albanese, de 61 años, quien fue baleada en Eva Perón al 1100 de la localidad de Granadero Baigorria el 20 de enero pasado.
Cerca de las 19 de ese miércoles, dos personas llegaron en moto hasta un kiosco ubicado en inmediaciones de Callao y Eva Perón, del barrio San Miguel, con la intención de comprar una bebida gaseosa.

 

El dueño del comercio se acercó a atenderlos y en ese momento al menos uno de los motociclistas sacó un arma de entre sus ropas y atacó a tiros al hombre, que recibió varios impactos en el pecho y las piernas, por lo que fue trasladado por vecinos y familiares hasta el Hospital Eva Perón, donde quedó internado en grave estado.

 

Con los tres fallecidos entre la noche del viernes y la madrugada del sábado, la cifra de homicidios registrados en lo que va del año en el departamento Rosario asciende a 24, los últimos 11 cometidos en la última semana.


Temas:

Además tenés que leer:




Colón demolió a Banfield -  -
Actualidad Sabalera

Colón demolió a Banfield

¿A qué Pulga Rodríguez le creemos? -  -
Actualidad Sabalera
La oposición marcha en todo el país en repudio al Vacunatorio VIP -  -
Política
El Senado le "hace saber" a un juez que debe archivar la causa contra Traferri - Gramajo y Kaufmann. -
Este lunes comenzará en la provincia el operativo de vacunación para mayores de 90 años  -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus