https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 18.02.2021 - Última actualización - 11:29
11:28

Coronavirus

Cuba se acerca a la producción masiva de una vacuna contra la COVID-19

La isla entrará pronto en la fase final de pruebas de Soberana 02, una vacuna contra el coronavirus creada por científicos cubanos. Según los planes del gobierno, podrían inocular a toda su población y a los turistas.

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



Coronavirus Cuba se acerca a la producción masiva de una vacuna contra la COVID-19 La isla entrará pronto en la fase final de pruebas de Soberana 02, una vacuna contra el coronavirus creada por científicos cubanos. Según los planes del gobierno, podrían inocular a toda su población y a los turistas. La isla entrará pronto en la fase final de pruebas de Soberana 02, una vacuna contra el coronavirus creada por científicos cubanos. Según los planes del gobierno, podrían inocular a toda su población y a los turistas.

Una de las cuatro vacunas desarrolladas por los científicos cubanos entrará en la fase final de pruebas el mes que viene, un paso crucial hacia la aprobación regulatoria que, si tiene éxito, podría poner a la isla en el camino de inocular a toda su población y comenzar las exportaciones al extranjero a finales de año.

 

Si la vacuna resulta segura y eficaz, el gobierno cubano obtendría una importante victoria política y una oportunidad de rescatar a la nación de la ruina económica. Para un país que durante décadas ha promocionado su sofisticado sistema de salud como prueba de los beneficios del socialismo, la vacuna también ofrece una oportunidad única de relaciones públicas.

 

La vacuna que se dirige a una fase final de pruebas se llama Soberana 02, en un guiño al orgullo que siente la isla por su autonomía, a pesar de décadas de hostilidad por parte de su vecino del norte. Cuba ya piensa en atraer a los turistas a sus costas con una irresistible mezcla de sol, arena y una dosis de Soberana 02.

 

Vicente Vérez, uno de los científicos que lidera el equipo que desarrolló la vacuna, ha dicho que la isla podría ofrecer vacunas a todos los extranjeros que viajen allí.

 

“No es solo medicina y humanitarismo; hay un gran beneficio económico si consiguen controlar el virus”, dijo Richard Feinberg, experto en Cuba de la Universidad de California, campus San Diego. “Será no solo un ingreso inmediato, sino un impulso a la reputación del sector biotecnológico farmacéutico cubano, que les permitirá comercializar otros productos médicos”.

 

 

Los científicos cubanos dicen que el gobierno probablemente regalará algunas dosis a los países pobres, en consonancia con su larga práctica de fortalecer las relaciones internacionales mediante la donación de medicamentos y el envío de médicos para hacer frente a las crisis de salud pública en el extranjero.

 

“Cuba siempre donó vacunas”, dijo Gerardo Guillén, un científico que desarrolla dos de las cuatro vacunas en el estatal Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología. “Ayudamos a otros países”.

 

Cuba comenzó a invertir dinero en biotecnología en los años ochenta, como parte del impulso de Fidel Castro para hacer que la nación fuera autosuficiente frente al embargo estadounidense que dificultaba la obtención de medicamentos producidos en el extranjero.

 

La inversión en salud pública dio lugar a docenas de instituciones de investigación médica y a un excedente de médicos, que Cuba envía a otros países en misiones médicas.

 

En 2019, el alquiler de médicos, enfermeras y técnicos aportó 5400 millones de dólares, el doble que el turismo, uno de los principales motores de la economía.

 

El sector biotecnológico de la isla también está bien desarrollado. Cuba fabrica ocho de las 12 vacunas que se administran a los niños en la isla y exporta vacunas a más de 30 países.

 

“Es un monstruo de la biotecnología”, dijo sobre la isla Gail Reed, editora de MEDICC Review, una revista de medicina cubana y del mundo en desarrollo. “Los logros son innegables”.

 

“A veces la gente piensa que, por ser Cuba, ellos simplemente fabrican estos medicamentos en un garaje y se los dan a la gente, y eso no es cierto”, dijo Candace Johnson, presidenta del Roswell Park. “Están usando exactamente los mismos altos estándares que cualquier otro país que produce estos medicamentos”.

 

Cuba comenzó a invertir presupuesto en biotecnología en los años ochenta, como parte del impulso de Fidel Castro para hacer que la nación fuera autosuficiente frente al embargo estadounidense.

 

Johnson dijo que los científicos cubanos demostraron que “se adhirieron a todas las normas y controles apropiados” antes de que ella llevara el medicamento contra el cáncer de pulmón a Nueva York.

 

 

La producción de la vacuna contra el coronavirus se complicó por el endurecimiento de las sanciones a Cuba por parte del gobierno de Donald Trump. Los científicos dicen que no han podido comprar todos los equipos y materias primas que necesitan, incluidos los espectrómetros utilizados para el control de calidad. Los dos grupos de investigación que trabajan en el medicamento solo tienen uno lo suficientemente potente para analizar la vacuna, dijo Guillén, y tiene unos 20 años de antigüedad.

 

Al igual que la vacuna que está desarrollando Novavax, una empresa estadounidense, Soberana 02 es una vacuna a base de proteínas que contiene parte del coronavirus. Requiere tres dosis administradas en intervalos de dos semanas y, a diferencia de las vacunas de Moderna y Pfizer, no necesita almacenarse en congelador, lo que puede ser un atractivo para los países más pobres que a menudo carecen del equipo para mantener tantas dosis congeladas.

 

El gobierno es optimista y se jacta de poder producir 100 millones de dosis este año, más que suficiente para vacunar a todo el país de 11 millones de habitantes y, posiblemente, a los visitantes extranjeros.

 

Pero es posible que Cuba no disponga del equipo necesario para fabricar su vacuna a esa escala. Las sanciones de Estados Unidos han elevado el precio de la compra de materias primas y han complicado las transferencias de fondos a la isla.

 

“Podría resultar difícil comprar suficientes viales para sus 100 millones de dosis”, dijo José Luis DiFabio, exrepresentante de la Organización Mundial de la Salud en Cuba. “O si tienen equipos que necesitan ser reparados, no tienen acceso a las piezas que podrían necesitar. O, en lugar de conseguir algo en una semana, lo consigues en un mes”.

 

Los científicos cubanos, sin embargo, insisten en que el objetivo es difundir la salud. Cualquier beneficio, dicen, es simplemente un efecto secundario.


Temas:



Expertos del Conicet piden "rever urgente" los protocolos para las clases presenciales - Puertas y ventanas abiertas todo el tiempo en las aulas, recomiendan los expertos del Conicet. Es para evitar la “flotación” en el aire de la principal vía de contagio de coronavirus: los aerosoles. -
Educación
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  Formosa  Coronavirus  La Educación Primero