https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 22.02.2021 - Última actualización - 3:47
3:45

Análisis

El plan Guzmán: frenar precios retrasando el dólar

Lograr que la inflación se ubique este año por debajo del 30% ya se transformó en una promesa difícil de cumplir, tras las fuertes subas de precios en los últimos meses y el camión de plata que el Banco Central deberá emitir para financiar el déficit este año.

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



Análisis El plan Guzmán: frenar precios retrasando el dólar Lograr que la inflación se ubique este año por debajo del 30% ya se transformó en una promesa difícil de cumplir, tras las fuertes subas de precios en los últimos meses y el camión de plata que el Banco Central deberá emitir para financiar el déficit este año. Lograr que la inflación se ubique este año por debajo del 30% ya se transformó en una promesa difícil de cumplir, tras las fuertes subas de precios en los últimos meses y el camión de plata que el Banco Central deberá emitir para financiar el déficit este año.

Ese es el pronóstico en el que coinciden casi todos los analistas de mercado que hacen economía profesional y no están ligados políticamente al Gobierno.

 

El mismo diagnóstico tiene el sector empresarial, que está elaborando presupuestos anuales con un costo de vida más ubicado por encima del 40%, y descree que el peso se vaya a devaluar apenas 25% como dijo el jefe del Palacio de Hacienda.

 

Sí le quedó claro al mercado que Martín Guzmán ha elegido recorrer un camino similar al de muchos antecesores: generar atraso cambiario para reducir expectativas inflacionarias.

 

Que los principales agentes económicos tengan poca fe en las proyecciones del ministro genera un problema de base para la ejecución de cualquier intento de política contra la inflación.

 

 

 

Guzmán y su promesa de "economía tranquila" para este año dejan la impresión de que el voluntarismo ha vuelto a instalarse en el Palacio de Hacienda.

 

 

La Argentina viene soportando desde hace años déficits fiscales crónicos combinados con recesión, que la pandemia no ha hecho más que profundizar.

 

En el mundo ocurrió algo similar, pero las principales economías lo financian con endeudamiento a tasas bajas.

 

La Argentina carece de esa posibilidad y por ello debió a apelar a la emisión monetaria.

 

El BCRA deberá emitir este año unos $ 1,4 billones para auxiliar al Tesoro, lo cual representará una suba del 60% de la Base Monetaria durante 2021.

 

Las letras de liquidez, defenestradas durante la campaña electoral por Alberto Fernández, no solo seguirán gozando de buena salud, sino que continuarán subiendo durante su segundo año de Gobierno, provocando un descomunal gasto en intereses para los contribuyentes argentinos.

 

 

 

No es el único gasto que crece y debilita el patrimonio del Banco Central: se estima que bajar la brecha cambiaria ya provocó un costo de u$ s 700 millones a la autoridad monetaria.

 

 

También hay costos para la ANSES -que debería defender la plata de los jubilados-, que viene colocando bonos en el mercado para ayudar al equipo económico a sostener esa brecha.

 

El pago del impuesto a la riqueza que alcanzaría a un número aún impreciso de contribuyentes (unos 20.000 según las estimaciones) está contribuyendo a acercarle dólares al Banco Central y a tranquilizar al mercado.

 

Los contribuyentes alcanzados por el gravamen a los más ricos deberían desembolsar a fines de marzo unos $ 420.000 millones y para esto estarían desarmando posiciones en dólares.

 

Un mecanismo de financiamiento para el pago de ese impuesto sería vender dólares aumentando de esa forma la oferta de divisas y presionando a la baja del precio.

 

El dólar contado con liquidación CCL mostró una baja del 4,8% en lo que va de febrero.

 

La intención de retrasar el tipo de cambio, al menos hasta las legislativas de octubre o noviembre, generaron en el mercado la idea de una mini primavera cambiaria.

 

Esa sensación se consolida con los fuertes ingresos de divisas esperados a partir de mediados de marzo, por la combinación de mejora en la cosecha a partir de las lluvias y los excelentes precios internacionales para los commodities.

 

Analistas de mercado creen que el FMI finalmente aumentará la asistencia a los países miembros para financiar la pandemia y que la Argentina podría recibir asistencia por unos u$ s 3.500 millones, para robustecer reservas.

 

Esa ayuda extra, sumada a los muy buenos precios de la soja por encima de los u$ s 500, le permitirían al Gobierno mantener a raya el frente cambiario.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:

Además tenés que leer:



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.


Va a la Legislatura la licitación de armas que paró la Justicia   -  -
Política
Marcha atrás para el patentazo -  -
Política
Mataron a un hombre de un tiro en la cabeza -  -
Diputados repudia "expresiones violentas" de Sain a un periodista   -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Coronavirus