https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 07.03.2021 - Última actualización - 08.03.2021 - 15:26
22:07

Con otro gol de García y esta vez manteniendo el arco en cero...

Unión hizo poco pero suficiente

Fue un partido deslucido, peleado y en el que, a diferencia de los otros partidos, Unión no pudo crear tantas situaciones de peligro pero tuvo eficacia casi absoluta.

Juan Manuel García, el hombre-gol de Unión, inicia la carrera del festejo junto a Borgnino.   Crédito: Mauricio GarínJuan Manuel García, el hombre-gol de Unión, inicia la carrera del festejo junto a Borgnino.
Crédito: Mauricio Garín

Juan Manuel García, el hombre-gol de Unión, inicia la carrera del festejo junto a Borgnino. Crédito: Mauricio Garín

El Litoral en



Con otro gol de García y esta vez manteniendo el arco en cero... Unión hizo poco pero suficiente Fue un partido deslucido, peleado y en el que, a diferencia de los otros partidos, Unión no pudo crear tantas situaciones de peligro pero tuvo eficacia casi absoluta. Fue un partido deslucido, peleado y en el que, a diferencia de los otros partidos, Unión no pudo crear tantas situaciones de peligro pero tuvo eficacia casi absoluta.

Así es el fútbol. Unión tuvo que remarla demasiado en el inicio del torneo, con dos partidos en los que hizo bastante para conformarse con poco. Después llegó un partido plagado de exigencias como fue el de Lanús, hasta que se le puso Patronato en el camino. De todos los partidos, el de ayer fue el que menos dejó, tanto sea para el análisis como para el elogio. Lo ganó porque fue contundente. No necesitó de la cantidad significativa de jugadas de peligro que había creado en los partidos anteriores, sobre todo en el primero ante Atlético Tucumán. Esta vez fueron muy pocas -casi menos que el rival- pero hubo contundencia. Suficiente para explicar el por qué de los tres puntos que viajaron a Santa Fe.

 

 

Pasó poco y nada en el primer tiempo. Recién se avivó en el final, cuando hubo un pase profundo de Acevedo que terminó pegando en la mano de un defensor de Patronato, adentro del área y un remate de Peñailillo que sacó Ibañez. En el inicio, Moyano le había tapado un mano a mano a Bandiera -de los mejorcito de Patronato- y un tiro libre de Canteros se estrelló en el ángulo de un derrotado Moyano en la última jugada de esa parte inicial.

 

Fueron cuatro jugadas para rescatar en el marco de un partido al que le costó muchísimo abrirse. Unión tuvo la saludable intención de la salida prolija desde atrás, alternando con algún pelotazo largo de Galván, pero le faltó fluidez en el manejo al mediocampo, donde apenas resaltaba la figura de Acevedo tratando de adueñarse de la situación. Patronato le tapaba la salida a Vera y lo atacaba a sus espaldas. Entre Bandiera y Canto se ocuparon de las dos cosas: 1) que Vera no lastime ni desequilibre por su costado; 2) atacar el espacio que quedaba libre a sus espaldas cuando Franco Calderón no estaba lo suficientemente atento para ubicarse detrás del marcador de punta.

 

El único que se escapaba -o intentaba al menos- a la mediocridad generalizada era Kevin Zenón. Movedizo y encarador, arrancando por derecha pero tratando de meter siempre la diagonal, fue el jugador con mayor aptitud para buscar a espaldas de los volantes y por delante de la línea defensiva del rival. García aportó movilidad pero escasa gravitación, mientras que fue escaso lo que generaron Peñailillo y Gastón González por el sector izquierdo.

 

El preciso momento en el que García consigue conectar la pelota luego del rebote que dio el arquero ante el remate de Peñailillo. Unión aprovechó la quietud defensiva de Patronato en esa jugada para convertir el gol de la victoria. Foto: Mauricio Garín

 

En otros partidos, habíamos visto a un Unión más generador de situaciones. Esta vez no. Fue muy poquito lo que el equipo creó frente al arco rival, pero tuvo esa virtud que en otras ocasiones brilló por su ausencia: la de la eficacia. Se aprovechó de un Patronato tremendamente precario, con pocas luces y al que le cuesta horrores cuando se acerca al área rival. En cambio, Unión supo capitalizar un grosero error defensivo, cuando Vera advirtió que por el otro costado entraban dos compañeros solos, metió el centro pasado, Cañete la volcó al medio y primero Peñailillo (rebote en Ibañez) y luego García, con el arco a su entera disposición, se encargaron de poner el 1 a 0 que fue inamovible hasta el final.

 

Unión 1 - Patronato 0

 

Fue muy bueno lo de Portillo atrás, pero el Vasco Azconzábal movió el equipo para terminar siendo lo más ordenado y compacto posible del medio hacia atrás. Primero cambió todo el frente ofensivo, porque Machuca, Márquez y Borgnino le dieron aire para la parte final, por más que no haya podido aumentar la diferencia. Y después sumó gente atrás, con Corvalán entrando por Peñailillo y Blasi, ya en el tiempo de descuento, por Vera.

 

El partido en sí no remontó nunca de nivel. Se mantuvo opaco, impreciso, peleado en demasía y escaso de jerarquía. Pero así es el fútbol. Unión tuvo que "remarla" demasiado para rescatar dos empates ante Atlético Tucumán (creando muchas situaciones) y Huracán (mereciendo ganar); luego sufrió un partido sumamente complicado y ante un rival de nivel como Lanús, al que le ganó sobre el final. En los tres partidos, Unión respondió mejor ante la mayor exigencia del adversario. En Paraná, se encontró con el más flojo de todos y dio la impresión de costarle el hecho de marcar las diferencias que sin dudas existen, pero que ayer no se notar.

 

Fue apretado el resultado y también apretado el margen de merecimientos. A favor de Unión, dos aspectos poco frecuentes en este equipos: 1) supo mantener su arco en cero; 2) tuvo una eficacia casi absoluta, porque las situaciones reales de gol no abundaron. Fue el partido en el que menos creó del medio hacia arriba, quizás por los pocos espacios y también porque Patronato fue inteligente para trabajar sobre las virtudes del rival. Atrás, no le crearon una gran cantidad de situaciones, pero en el primer tiempo, las dos que tuvo Patronato fueron mucho más claras (un mano a mano tapado por Moyano y un tiro libre en el travesaño).

 

Así a veces es el fútbol. Quita cuando se merece algo más y brinda cuando no se juega tan bien. Si fuese por juego, Unión tendría que haber sumado más en los partidos que empató; pero también es cierto que ante Lanús y Patronato fueron partidos demasiado parejos y pudo quedarse con el triunfo.

 

Este buen comienzo de torneo, eso sí, llega de la mano de algo positivo: Azconzábal encontró un equipo y una identidad. Repitió formación en los dos partidos que ganó, pero el esquema se mantiene desde el arranque y sólo hubo algunos necesarios retoques, como el ingreso de García como titular, quien viene pagando con creces y capacidad goleadora esa confianza que el técnico le ha brindado.

 

Viernes

El próximo partido de Unión será como local, el próximo viernes, recibiendo la visita de Gimnasia y Esgrima La Plata. Comenzará a las 21.30 en el 15 de Abril.

 

Autor:

Enrique Cruz
El Litoral en


Temas:

Además tenés que leer:




Argentina superó los 70.000 muertos por coronavirus -  -
Nacionales
Reinauguraron los talleres ferroviarios de San Cristóbal -  -
Política
La provincia de Santa Fe superó la barrera de los 300.000 infectados con Covid -  -
Pablo Farías: "Retomaremos el diálogo abierto por Lifschitz con el Poder Ejecutivo"   - Farías en su primer día en la presidencia y la incomodidad de ocupar el lugar dejado por su jefe político.    -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Miguel Lifschitz