https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 28.03.2021 - Última actualización - 18:50
18:47

La educadora que construye ciudadanos críticos

Mariela Guadagnoli y sus alumnos. En la escuela técnica de Gálvez desarrollan un proyecto de adoquines ecológicos elaborados a partir del reciclado de telgopor. Con estos proyectos hasta los docentes van con más ganas a la escuela igual que los chicos. Crédito: GentilezaMariela Guadagnoli y sus alumnos. En la escuela técnica de Gálvez desarrollan un proyecto de adoquines ecológicos elaborados a partir del reciclado de telgopor. Con estos proyectos hasta los docentes van con más ganas a la escuela igual que los chicos.
Crédito: Gentileza

Mariela Guadagnoli y sus alumnos. En la escuela técnica de Gálvez desarrollan un proyecto de adoquines ecológicos elaborados a partir del reciclado de telgopor. Con estos proyectos hasta los docentes van con más ganas a la escuela igual que los chicos. Crédito: Gentileza

El Litoral en Google News



La educadora que construye ciudadanos críticos

Mariela Guadagnoli es arquitecta por formación y docente por vocación.  Es profesora en una escuela técnica de Gálvez donde desarrolla un proyecto de adoquines ecológicos elaborados a partir del reciclado de telgopor. En 2020, fue seleccionada entre los 50 docentes candidatos al "Global Teacher Prize" por la Fundacíón Varkey. Hablé con ella en enero de 2021 con el fin de delinear puntos fundamentales e inspiradores para iniciar este nuevo ciclo lectivo.

 

Más chichones y menos almohadones

 

En el principio de nuestra charla, invocó una frase del libro "Educar sin culpa" de Alejandro De Barbieri: "Más chichones y menos almohadones". Y la comenta así: "La escuela les hizo muy fáciles las cosas a los chicos en vez de prepararlos para el esfuerzo, para el sacrificio, para afrontar la frustración". Por eso, ella elige trabajar con el ABP (Aprendizaje Basado en Problemas): "Se trata de plantearles a los chicos un desafío, y los docentes ser sólo los guías o coordinadores de los aprendizajes que los jóvenes van logrando (…) Yo creo que la capacidad creativa de los chicos, las posibilidades que ellos tienen de aprender, de innovar, de crear en clave de juego, dependen mucho de la habilidad que tengamos los docentes de motivarlos. ¡La motivación es fundamental! ¡Que ellos sepan que tienen de nuestro lado el apoyo, el acompañamiento, el sostenimiento ante el error! En caso de equivocación, nuestro rol es darles o enseñarles los pasos para seguir avanzando; reencontrar el camino para que ese error sea un punto o etapa más de aprendizaje; para saber cómo no tengo que hacer las cosas y en qué tengo que poner más esfuerzo. Y de esta manera, preparar a los alumnos para que puedan enfrentar los cambios permanentes de la 'sociedad líquida' de Bauman."

 

2020: una puerta se cierra y miles se abren

 

Mariela se emociona y enorgullece al contarme que durante 2020, sus alumnos construyeron una máquina capaz de moler el telgopor que necesitan para la elaboración de los adoquines ecológicos que ya son parte del paisaje de Gálvez. Su nominación al "Global Teacher Prize" le permitió trabajar con docentes de todo el mundo. Dio charlas virtuales para Chile, Méjico y Colombia. Colaboró en un proyecto con un profesor de Londres. Logró que sus alumnos intercambien experiencias con jóvenes de Francia para lo cual tuvieron que estudiar francés. Ella afirma que esta es una manera de: fomentar alumnos globales; abrir nuestras aulas al mundo; y promover una propuesta educativa que acompañe a los chicos y chicas en el descubrimiento de su proyecto de vida y en la concreción de sus sueños.

 

Dos sueños educativos

 

Hablando de sueños, me cuenta dos que tiene: el primero, se trata de hacer posible una "escuela magnética" "que atrae a los chicos y los invita a ser parte de eso novedoso que pasa en las aulas y que no lo van a encontrar en ningún libro porque lo estamos construyendo juntos, jugando, creando, manipulando y descubriendo. En ese contexto, ante un 'no sé' surgen diferentes caminos para seguir, innumerables alternativas de solución, en las que los docentes guiamos a los chicos y aprendemos juntos, a la par. Otro de los sueños que tengo -y que es más ambicioso- es pensar en un plan estratégico de educación en el que todos los sectores de la ciudad y todos los sectores políticos se puedan reunir a discutir qué modelo de educación queremos para nuestros jóvenes de acá a 20 años. Más allá de que hoy es difícil planificar a largo plazo porque habitamos una sociedad líquida, hay que tener en claro cómo los vamos a formar a nuestro jóvenes para que puedan desenvolverse en esta sociedad tan incierta, tan cambiante."

 

Sobre la "escuela magnética" me aclara que la idea surge del texto "La empresa magnética" de Enrique Mariscal: se lo obsequiaron en la UNL después de participar con sus alumnos en el proyecto "Jóvenes emprendedores"; se le ocurrió que era viable extrapolarlo a la educación. Entre sus líneas, Mariscal plantea: "En casi todos los ambientes que frecuento, y son muchos, escucho la misma respuesta: 'no se puede', ´estamos mal', 'no son los tiempos´. En el núcleo de esa postura está la derrota, la entrega mediocre de una organización que pide a gritos más espíritu empresario. No es por falta de recursos que nos paralizamos, es por falta de horizontes, de convicciones. Hombres sin creatividad hacen empresas secas, países deshabitados. Duran, pero no viven. Con lo que hacemos, y con el modo en que lo hacemos, atraemos o expulsamos. El futuro es inventable, no inevitable, y se construye con nuestras decisiones de hoy." Frases como éstas, hacen reflexionar a Mariela: "Los chicos no tienen ganas de ir a la escuela, no disfrutan estando en las aulas; no encuentran el placer de aprender. ¡Qué lindo sería poder generar espacios donde ellos realmente disfruten de lo que están haciendo! Yo lo vivo con los proyectos de los adoquines ecológicos donde los chicos se sacan permisos para ir a la escuela en horarios extraescolares." Y me da un ejemplo de propuesta didáctica movilizadora sacado del rock; me comenta que vio "Rompan todo" (el documental del rock latino de Netflix) y que eso le sugirió otras maneras de abordar la historia de Latinoamérica a partir de la música; me da detalles de cómo armaría su clases; de los videos y canciones que seleccionaría o de las actividades que propondría; de los nexos que podría establecer con otras disciplinas; y se entusiasma: "Con proyectos interdisciplinarios como estos, hasta nosotros, los docentes, nos divertimos más, disfrutamos lo que hacemos, vamos con ganas a la escuela igual que los chicos."

 

Aprender con y de otros

 

Al respecto señala: "Yo tuve a mi mamá de ejemplo: fue una docente inquieta; siempre haciendo cursos; buscando nuevas alternativas; indagando, probando formas nuevas de enseñar y eso fue despertando mi pasión por la educación. Después, la Facultad de Arquitectura: a nosotros nos enseñan a ver donde otros no ven; a imaginar lo imposible; ante un mismo planteo, cada uno de nosotros proponía alternativas diferentes y todas válidas, con su verdad, con su parte positiva; cómo llegar a un consenso y entre todos crear la mejor respuesta a ese desafío. En la facultad aprendimos a trabajar en equipo (…) Me formó con esa mirada de que nada es imposible. Donde uno ve una obra destruida, los arquitectos vemos la casa transformada (…) Tuve un docente en particular, el profesor de 'Historia de la arquitectura', el arquitecto Ernesto Yaqüinto, me enseñó la historia a través del ABP (Aprendizaje Basado en Problemas): nosotros estudiábamos una obra arquitectónica y nos preguntábamos cuál era el problema que había generado su creación; a partir de eso, la analizábamos a fondo: el contexto histórico en el que se daba, económico, social y demás. Aprendíamos investigando; nunca estudiando de memoria. Luego, ese mismo problema lo buscábamos a través del tiempo en tres obras más. Preparábamos unas carpetas y al momento de ir a rendir contábamos lo que habíamos investigado. Nunca tuve que estudiar de memoria. Y lo que aprendí en aquel entonces aún lo puedo recuperar con mis propios alumnos."

 

Docentes y alumnos creativos

 

Mariela es ávida lectora y me sugiere varios libros. Entre ellos: "Escuelas creativas: la revolución que está transformando la educación" de Ken Robinson. Le hice caso; busqué el texto, lo leí y elijo una frase del mismo para cerrar esta nota: "¿Le preocupa la educación? A mí, sí. Una de mis mayores preocupaciones es que, pese a las reformas que se están llevando a cabo en sistemas educativos de todo el mundo, muchas de ellas están impulsadas por intereses políticos y comerciales que tienen una idea equivocada de cómo aprende la gente y de cuál es el verdadero funcionamiento de las grandes escuelas. Como consecuencia, están perjudicando las perspectivas de futuro de innumerables jóvenes. Tarde o temprano, para bien o para mal, usted o algún conocido también se verá afectado (…) También quiero mostrar que, sea quien sea y esté donde esté, usted tiene poder para cambiar el sistema. Los cambios ya han empezado. En todo el mundo hay muchas escuelas magníficas, profesores maravillosos y líderes inspiradores que están trabajando de forma creativa para brindar a los alumnos la clase de educación personalizada, compasiva y orientada a la comunidad que necesitan."

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:



Las Leonas ganaron y se metieron en las semis de los Juegos -  -
Deportes
Unión se quedó de manera contundente con el primer partido de la final ante Villa Mitre -  -
Actualidad Tatengue
Covid: la provincia de Santa Fe reportó 431 nuevos casos, la cifra más baja desde abril -  -
Argentina notificó 51 decesos y 6.083 nuevos contagios de coronavirus  -  -
#Temas de HOY: Rosario  Entre Ríos  Clima en Santa Fe  Santa Fe 360  Colón  Unión  Juegos Olímpicos Tokio 2020  Elecciones 2021