https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Martes 06.04.2021 - Última actualización - 15:46
15:45

Tenía 88 años

España: murió Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA

Fue uno de los principales protagonistas en la creación de la organización en 1959, aunque desde finales de los 80 se mostró crítico con la violencia

 

 Crédito: Captura de pantalla
Crédito: Captura de pantalla

Crédito: Captura de pantalla



Tenía 88 años España: murió Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA Fue uno de los principales protagonistas en la creación de la organización en 1959, aunque desde finales de los 80 se mostró crítico con la violencia   Fue uno de los principales protagonistas en la creación de la organización en 1959, aunque desde finales de los 80 se mostró crítico con la violencia  

El abogado y político Julen Madariaga, uno de los fundadores de ETA en el año 1959, ha fallecido este martes, a los 88 años, después de una larga enfermedad. Crítico con la banda desde finales de los 80, Madariaga abandonó Herri Batasuna tras el asesinato de Gregorio Ordoñez en 1995 y posteriormente participó en la fundación de Aralar.

 

Hijo de un destacado militante del PNV, Julen Madariaga Agirre nació en 1932 en Bilbao. Siendo un niño acompañó a su padre al exilio y pasó parte de su infancia en Chile, hasta que regresó en 1942. Madariaga cursó sus estudios de Derecho en la Universidad de Deusto y en Cambridge, donde se doctoró. A su regreso a Euskadi participó en la creación del grupo Ekin.

 

Aquel colectivo estaba formado por jóvenes vascos con formación universitaria, en su mayoría procedentes de familias acomodadas, que se dedicaron en sus primeros años a ofrecer charlas sobre la historia del País Vasco, impartir clases de euskera y organizar actividades de carácter cultural. Ekin mantuvo un estrecho contacto con el PNV del exilio, fundamentalmente con sus juventudes, aunque en 1958 las profundas diferencias políticas y estratégicas llevaron a Ekin a alejarse definitivamente del PNV. Durante el mismo año, Ekin pasaría a llamarse Euskadi Eta Askatasuna (ETA), una denominación que se utilizó públicamente por primera ve en 1959, en una carta enviada al lehendakari en el exilio, Jesús María Leizaola. En aquella primera ETA tenían mando en plaza militantes como José Luis Álvarez Enparantza Txillardegi, Benito del Valle, Rafael Albisu, Alfonso Irigoien y, por supuesto, el propio Julen Madariaga.

 

La primera acción violenta de ETA llegaría dos años después, en 1961, cuando trató de hacer descarrilar un tren de excombatientes franquistas que celebraba el 25 aniversario del Golpe de Estado de 1936. El primer asesinato de ETA tuvo lugar en junio de 1968, cuando Txabi Etxebarrieta mató al guardia civil José Antonio Pardines. En la huida, se produjo un nuevo tiroteo con la Guardia Civil tras el que murió Etxebarrieta.

 

 

 

Durante los años 60 y 70, Julen Madariaga continuó siendo un destacado militante de ETA, y estuvo encausado en el Proceso de Burgos (1970). 

 

 

La aprobación de la Constitución y el Estatuto de Gernika no llevaron a Madariaga a abandonar la organización, y en los años 80 siguió militando en ETA, a pesar de los asesinatos y la violencia cada vez más desbocada.

 

Entre 1988 y 1991 estuvo encarcelado en Francia, y fue en aquella época cuando comenzó a mostrar un distanciamiento con respecto a las acciones terroristas de ETA.  Posteriormente, explicó en un libro que la agresión física que sufrió en 1989 por parte de otro militante de ETA (al parecer José Antonio Urrutikoetxea, alias Josu Ternera) le llevó a distanciarse definitivamente de la banda. La agresión se produjo, según relató Madariaga, por sus posiciones críticas con respecto a las acciones de ETA. 

 

En una entrevista concedida al diario Berria en 2014 también relataría que “los coches-bomba que se comenzaron a poner a mediados de los 80 o el asesinato de Yoyes” le habían llevado a replantearse su posición con respecto a la violencia desde mediados de los 80.

 

Entre 1993 y 1994, trabajando como abogado en Bilbao, se mostraba ya públicamente en contra del terrorismo y propugnó, desde las filas de Herri Batasuna, el abandono de las armas. Desde 2001 participó en la creación de Aralar, escisión crítica con la violencia Tras el asesinato de Gregorio Ordoñez, en 1995, abandonó Herri Batasuna, y desde 2001 participó en la creación de Aralar, escisión de HB contraria al uso de la violencia.

 

Instalado desde hace años en el País Vasco francés, en los últimos años había escrito un libro autobiográfico titulado Egiari Zor (En honor a la verdad) en el que explicada su militancia en ETA y la posterior deriva de la banda. 





Expertos sugieren y el gobierno de Santa Fe evalúa medidas más severas -  -
Política
Comienza la producción de la vacuna Sputnik V en Argentina -  -
Salud
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Un año en pandemia  Boleta Única Papel  Felipe de Edimburgo