https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 19.04.2021 - Última actualización - 11:37
11:31

El pibito fue otra vez una gran figura.

Farías se "bancó" las patadas y brilló con la picardía del potrero

Como queriendo demostrar que todo lo que se dice de él es cierto, Facundo Farías jugó como para que se enciendan todas las alarmas que indican la “amenazante” presencia de un jugador plenamente desequilibrante. ¿Qué se diría si tuviese la camiseta de Boca o de River?

 Crédito: Pablo Aguirre
Crédito: Pablo Aguirre

Crédito: Pablo Aguirre



El pibito fue otra vez una gran figura. Farías se "bancó" las patadas y brilló con la picardía del potrero Como queriendo demostrar que todo lo que se dice de él es cierto, Facundo Farías jugó como para que se enciendan todas las alarmas que indican la “amenazante” presencia de un jugador plenamente desequilibrante. ¿Qué se diría si tuviese la camiseta de Boca o de River? Como queriendo demostrar que todo lo que se dice de él es cierto, Facundo Farías jugó como para que se enciendan todas las alarmas que indican la “amenazante” presencia de un jugador plenamente desequilibrante. ¿Qué se diría si tuviese la camiseta de Boca o de River?

Mezcla de habilidad, confianza y guapeza. Si hubo una figura para rescatar en Colón, fue la de Facundo Farías, el pibe de 18 años del que se está hablando mucho y por el que ya empiezan a llegar tanteos y hasta alguna oferta concreta, del exterior y también de la Argentina. Incisivo, encarador, fuerte físicamente para “bancarse” las patadas que le tiraron los defensores de Godoy Cruz que no tuvieron compasión con él, el chiquilín de Vecinal Los Hornos volvió a demostrar que no tiene techo y que se convirtió en una aparición desequilibrante y explosiva como hacía mucho tiempo no pasaba en el fútbol de Santa Fe.


Si esa jugada en la que se saca de encima a dos jugadores en la mitad de la cancha, al estilo Tévez, toca con el Pulga, busca la devolución, engancha con “caño” incluido para eludir al último defensor y el arquero le tapa el remate, llegaba a entrar en el arco de Godoy Cruz, seguramente estaríamos hablando del gol de la fecha. Pero hizo uno; participó activamente, casi como el gran protagonista, en el otro y fue incontrolable para la defensa mendocina.

 

 


Aquél pibito que arrancó en UNL, que luego fue captado por Corinthians Santa Fe y que Darío Duarte, el entrenador que lo apañó y lo contuvo cuando perdió muy jovencito a su madre, llevó a Colón, ya está encendiendo las alarmas en un mundo futbolero que busca jugadores de corta edad, con pocos partidos (jugó una veintena de partidos en Colón, pero en sólo 7 arrancó como titular) y gran futuro.

 


Ya el mercado no espera que los futbolistas, como ocurría antes, demuestren en sus clubes o en sus países lo que son capaces. La captación, el descubrimiento, se hace mucho antes, cuando se le empiezan a ver cosas distintas. Y Farías pertenece a esa clase de jugadores, con las virtudes que enseñan el barrio y el potrero; sin ningún tipo de dudas, los lugares en los que más se aprende a jugar al fútbol.

 

 

 

Autor:

Enrique Cruz


Temas:

Además tenés que leer:




Para Salud "no tiene riesgos" la aplicación por "error" de la segunda dosis de Sputnik - "El componente uno y el componente dos es el mismo, lo que cambia es la espícula viral", indicó Jorge Prieto, secretario de Salud.  -
Área Metropolitana
Causa Colón: finalmente admiten la acusación para Germán Lerche -  -
Sucesos
Descartan una "hemorragia alta" en Carlos Reutemann -  -
Filmó a dos chicas besándose, lo subió a Instagram y terminó preso -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Miguel Lifschitz  Clásico Santafesino