https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 19.04.2021 - Última actualización - 13:41
13:38

Por Marcelo Veltri

Segunda ola: reconvertirse ante la incertidumbre

Las habilidades socioemocionales definen cómo juzgamos los cambios que acontecen y cómo los vivimos internamente.  Crédito: Pablo AguirreLas habilidades socioemocionales definen cómo juzgamos los cambios que acontecen y cómo los vivimos internamente.
Crédito: Pablo Aguirre

Las habilidades socioemocionales definen cómo juzgamos los cambios que acontecen y cómo los vivimos internamente. Crédito: Pablo Aguirre

El Litoral en Google News



Por Marcelo Veltri Segunda ola: reconvertirse ante la incertidumbre La nueva realidad impuesta por el virus del Covid-19 permitió que saquemos a la luz aquellas habilidades socioemocionales que tenemos más desarrolladas y dejó expuestas aquellas que aún debemos seguir mejorando.

Por Marcelo Veltri (*)

 

Mientras en un sector del país se aplican nuevas restricciones en materia de transporte, circulación nocturna y actividades recreativas, pienso en la flexibilidad, la adaptación y la resiliencia, por mencionar algunas, que esto requiere por parte de todos los ciudadanos argentinos.

 

Con la Segunda Ola de Covid-19 y la nueva cepa Manaos, que ya circula en el territorio nacional, también llegó la incertidumbre y el miedo.

 

¿Cómo afrontar un contexto tan incierto?¿Cómo continuar cuando la complejidad que nos atraviesa desde marzo del 2020 parece intensificarse día a día?

 

Las habilidades socioemocionales definen cómo juzgamos los cambios que acontecen y cómo los vivimos internamente. Es por eso que la complejidad de la pandemia nos exige el desarrollo de habilidades sociales para abrirnos hacia cambios de hábitos que resultan vitales en lo individual, familiar, laboral, social, y comunitario.

 

En este sentido, la nueva realidad impuesta por el virus del Covid-19 permitió que saquemos a la luz aquellas habilidades socioemocionales que tenemos más desarrolladas y dejó expuestas aquellas que aún debemos seguir mejorando.

 

Y digo seguir mejorando porque no existe la ausencia de estas capacidades, sino, más bien, habilidades poco desarrolladas. Todos los seres humanos, como seres sociales que somos, tenemos habilidades sociales y emocionales que pueden ser entrenadas en cualquier momento de la vida.

La capacidad de regular las emociones será la que definirá el tiempo que tomará lograr una emocionalidad favorable para accionar. La flexibilidad y la apertura a nuevos escenarios determinarán la manera de afrontar esta circunstancia, mientras que gracias a la resiliencia muchos podrán conseguir otros modos de generar un ingreso, o conseguir una nueva forma de movilidad, etc.

 

Los invito a pensar: ¿De qué otra manera podemos interpretar los cambios o las circunstancias que nos sorprenden? Ya que pensar en otros modos aliviana aquel primer juicio tan tremendo que nuestra mente nos arroja.

 

Y, por último, apelo a la autonomía o autogestión responsable de cada uno de nosotros. Pues a medida que recuperamos nuestras libertades personales, estará en nuestras manos la capacidad de obrar de manera responsable y empática con todos aquellos que nos rodean

 

(*) Director y Fundador de Dhas

 

Todos los seres humanos, como seres sociales que somos, tenemos habilidades sociales y emocionales que pueden ser entrenadas en cualquier momento de la vida.

La capacidad de regular las emociones, definirá el tiempo que tomará lograr una emocionalidad favorable para accionar. La flexibilidad y la apertura a nuevos escenarios determinarán la manera de afrontar esta circunstancia.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:



Quedan dos camas críticas en la ciudad y comienza a funcionar el hospital militar -  -
Área Metropolitana
IAPOS: 60 médicos gastan 1.800 millones -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Miguel Lifschitz