https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 03.05.2021 - Última actualización - 10:32
10:30

Innovación sancarlina

Un sistema para tratar el agua que pone la mirada en el futuro

Un emprendedor sancarlino desarrolló un tratamiento electrolítico basado en técnicas que se utilizan en Israel y  la India. No utiliza productos químicos y permite ahorrar el recurso en plantas industriales. También sirve para mitigar  la formación de incrustaciones de sarro. Se trata de un terreno poco explorado en Sudamérica.

 Crédito: Gentileza
Crédito: Gentileza

Crédito: Gentileza



Innovación sancarlina Un sistema para tratar el agua que pone la mirada en el futuro Un emprendedor sancarlino desarrolló un tratamiento electrolítico basado en técnicas que se utilizan en Israel y  la India. No utiliza productos químicos y permite ahorrar el recurso en plantas industriales. También sirve para mitigar  la formación de incrustaciones de sarro. Se trata de un terreno poco explorado en Sudamérica.

Las problemáticas vinculadas con la utilización del agua ocupan cada vez más espacio en la agenda de los sectores público y privado. Es que existe la creciente certidumbre de que, en los años venideros, cobrará una mayor relevancia. En este marco, un emprendedor sancarlino, basado en tecnologías utilizadas en países como India e Israel, desarrolló un método que permite gestionar el agua con mayor eficiencia en procesos industriales y en cualquier instalación que demande la utilización del recurso. 

 

Básicamente, el tratamiento utiliza un sistema de electrólisis que reemplaza el uso de productos químicos. Lo cual permite ahorrar agua, energía y evitar la corrosión y formación de incrustaciones de sarro en cañerías y tanques. “Por lo general, sirve para cualquier tipo de industria que utilice agua dentro de sus sistema de producción”, detalló Sebastián Gieco, quien para lograr esto invirtió más de 7 años de investigación, un camino que no estuvo exento de muchas frustraciones. 

 

 

 

 

 

“En la industria utilizan muchos productos químicos y plantas de ósmosis, que derrochan un 50 por ciento del agua utilizada. Es un montón de energía y de agua que se pierde, porque esas industrias necesitan tirar el agua en alguna parte y va a los afluentes, que se llenan y se pudren”, explicó Gieco. En este sentido, la electrólisis tiene varios beneficios, por ejemplo, genera un biocida (o antialgas) natural. “De esa forma, tenés un montón de productos químicos malos y agresivos menos que utilizar”.

 

A la vez previene las incrustaciones de sarro, un problema usual de las industrias. “Este sistema acompaña el proceso natural, dado que el agua quiere formar sarro, pero lo hace de un modo controlado. Es como si le dijera al agua: ‘vamos a generar sarro, pero donde yo quiero. Forzamos a que el problema se genere dentro de nuestros equipos. Así dejamos que la naturaleza actúe, pero donde nosotros queremos, no en cualquier lado”, explicó Sebastián. A su vez, la electrólisis evita la corrosión de las instalaciones por óxido.

 

 

 

 

“En síntesis, a través de un simple proceso generamos un biocida natural para prevenir la formación de algas, evitamos el problema de las incrustaciones y la corrosión, todo eso sin productos químicos. Y si el agua, en alguna purga, sobra, se puede reutilizar. para riego o para sistemas de incendios, ya que no tiene ninguna alteración, es agua natural”, indicó Gieco.

 

¿Cómo funciona?

 

 

El agua pasa por unos reactores, donde se genera el proceso de electrólisis. El mismo utiliza un electrodo a base de materiales inertes como el titanio, que descarga un pequeño potencial eléctrico, regulado, para lograr los parámetros correctos de agua. Es un sistema automático donde los sensores determinan la cantidad de señales eléctricas que deben tener los reactores. Y de esa forma, el equipo se ajusta al tipo de agua.

 

“Es un proceso sin productos químicos, totalmente natural. Una solución ecológica, que requiere escaso mantenimiento. Yo diría que no está desarrollado prácticamente en Sudamérica, porque no hay conciencia de la cantidad de agua que se desperdicia, de lo nocivos que son los productos químicos y de la cantidad de dinero que las empresas pierden en esto”, finalizó Gieco.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa


Temas:

Además tenés que leer:




Un ingeniero ejecutivo -  -
Política
Miguel Lifschitz: perfil de un hacedor, incapaz de rehuir desafíos -  -
Política
El gobierno de Santa Fe decretó dos días de duelo provincial por la muerte de Miguel Lifschitz  -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Miguel Lifschitz  Clásico Santafesino