https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 14.05.2021 - Última actualización - 19:27
15:37

Asesinato por encargo

Con sello narco: el crimen del "Fino" Ocampo se pagó $ 270 mil

La ejecución fue ordenada desde la cárcel de Piñero. Hay cuatro personas que fueron imputadas por el homicidio ocurrido a mediados de abril en una calle de la zona oeste.

Asesinato de Asesinato de "Fino" Ocampo.
Crédito: Marcelo Manera

Asesinato de "Fino" Ocampo. Crédito: Marcelo Manera

El Litoral en Google News



Asesinato por encargo Con sello narco: el crimen del "Fino" Ocampo se pagó $ 270 mil La ejecución fue ordenada desde la cárcel de Piñero. Hay cuatro personas que fueron imputadas por el homicidio ocurrido a mediados de abril en una calle de la zona oeste. La ejecución fue ordenada desde la cárcel de Piñero. Hay cuatro personas que fueron imputadas por el homicidio ocurrido a mediados de abril en una calle de la zona oeste.

Por Carlos Retamal

 

Tres hombres y una mujer fueron imputados este viernes 14 de mayo como los autores del asesinato de Nicolás “Fino” Ocampo, quien era considerado como una de las personas de máxima confianza del empresario narco Esteban Lindor Alvarado y fue asesinado de 3 disparos cuando llegaba a su casa luego de pasear con su pequeño hijo de 2 años. Pero además reveló una organización dedicada a ejecutar crímenes contratando sicarios, desde la cárcel.

 

La investigación fue encabezada por los fiscales Luis Schiappa Pietra y Matías Edery.

 

El fiscal Luis Schiappa Pietra señaló que desde la Unidad Penal Nº 3, ubicada en Zeballos al 2900 de Rosario, uno de los acusados, identificado como Fabio G., ordenó el ataque contra Ocampo. Para ello, su pareja, Joana B., pagó el trabajo a los ejecutores y también se ocupó de buscar un lugar para guardar el vehículo en el cual se movilizaron y el arma usada para llevar a cabo el crimen.

 

Los otros dos imputados son Uriel R., alias “Claudio” y Brian G., alias “Narigón”. El primero fue señalado como quien conducía la moto de color negra en la que llegaron y huyeron los homicidas y su compañero como el sicario que efectuó los tres disparos contra el cuerpo de Ocampo, cuando estaba estacionando su camioneta Toyota Hilux en la puerta de su casa, ubicada en Ocampo al 6600.

 

 

 

 

 

 

Según planteó la Fiscalía, los atacantes pasaron al menos tres veces frente a la vivienda a la espera de la llegada de Ocampo, cuyos movimientos fueron seguidos con anterioridad por otras personas que hasta el momento no están identificadas.

 

El reparto

 

La logística del asesinato fue hecha desde la cárcel- Quien estaba tras las rejas, usando teléfonos que poseía en forma indebida, acordó con personas hasta el momento no identificadas, el precio por llevar a cabo el asesinato: 270 mil pesos, una moto y un arma.

 

Además, el fiscal Schiappa Pietra señaló que, tras la ejecución del crimen, la mujer le dio $ 5 mil pesos al autor material del crimen “para que se corte el pelo” y les consiguió remises para que los lleven a los lugares donde ambos debían ocultarse, y esa misma noche, en el playón de una estación de servicios ubicada en Provincias Unidas y avenida Presidente Perón, le entregó 100 mil pesos al autor de los disparos y $ 60 mil a quien conducía la moto.

 

El cuarteto fue acusado de «homicidio agravado por el uso de arma de fuego, calificado por haber sido cometido por precio o promesa remuneratoria, y por el concurso premeditado de dos o más personas».

 

Organización

 

La investigación llevada a cabo por los fiscales tiene un punto de inicio, o al menos uno de los más llamativos, el 19 de marzo del año 2020, con el asesinato de Rodrigo Sánchez, ocurrido en el barrio Fisherton Oeste (en inmediaciones de Wilde y San Lorenzo).

 

 

 

 

 

 

Según relató el fiscal Edery, en una lista de nombres relacionadas con la banda de Estaban Alvarado, que circuló entre el círculo íntimo de una banda rival: la de Los Monos, liderada por el clan Cantero, estaba el de Rodrigo Sánchez y también el de Ocampo, ambos con direcciones y algunas particularidades, como ser los vehículos en los cuales se movilizaban.

 

“Esto tiene un vínculo concreto con una situación de un enfrentamiento de bandas organizadas y esto (por la muerte de Ocampo) es la concreción de aquel plan que había nacido el 19 de marzo de 2020”, sostuvo Edery, quien además aclaró que hubo otras dos personas que estaban mencionadas en esa lista que sufrieron atentados, pero lograron sobrevivir.

 

En base a intervenciones telefónicas, se pudo conocer el largo cruce de mensajes registrados el 16 de abril, día del crimen de Fino, un rato antes del hecho y también en los minutos y horas posteriores.

 

Cabe remarcar que uno de los mensajes indicaba que debían pagarse 5 mil pesos a varias personas que hicieron el seguimiento de Ocampo en las horas previas al crimen, que no han sido identificadas hasta el momento.

 

Esas escuchas revelaron además que la persona que tuvo a su cargo la logística del crimen de Ocampo ya había llevado a cabo acciones similares. Pero la última logró ser desbaratada el último fin de semana, cuando se supo que el sicario había sido contratado para ejecutar otro crimen, el del socio de un empresario dedicado al rubro de los suplementos para deportistas.

 

Dicho crimen iba a concretarse en la mañana del lunes 10, pero fue desbaratado a través de dos acciones: la puesta en resguardo de la potencial víctima y la detención de Uriel R.

 

Tras escuchar las imputaciones de los fiscales y los argumentos de las defensas de los cuatro detenidos, quienes rechazaron los argumentos el juez Carlos Leiva aceptó todos y cada uno de los cargos atribuidos por la fiscalía: «homicidio agravado por el uso de arma de fuego, calificado por haber sido cometido por precio o promesa remuneratoria, y por el concurso premeditado de dos o más personas», que tiene una expectativa de pena de reclusión perpetua y transformó la detención en prisión preventiva efectiva por el plazo de ley.

 

El crimen del Fino

 

En plena tarde del 16 de abril, Marcelo Nicolás ’Fino’ Ocampo, señalado como mano derecha del presunto narco Esteban Alvarado, fue asesinado cuando volvía a su casa ubicada en Ocampo al 6600, con pequeño hijo de menos de dos años, a quien había llevado a dar una vuelta en camioneta para que se durmiera.

 

Dos sicarios en moto aparecieron minutos antes de las 15:30, se acercaron hasta la camioneta doble cabina de color blanco y uno de ellos efectuó varios disparos que impactaron en el parabrisas delantero.

 

Ocampo intentó escapar, puso marcha atrás en su camioneta e intentó irse, pero ya estaba mortalmente herido, por lo que chocó un vehículo estacionado, por lo que quedó dentro de la camioneta y falleció en pocos minutos.

 

Tras esto, los sicarios se dieron a la fuga, mientras que vecinos salieron de sus casas y contemplaron la violenta escena. Tras chequear que el herido era “El Fino”, un vecino al que conocían de toda la vida, llamaron al 911.

 

En pocos minutos llegaron al lugar varios patrulleros y también una ambulancia del Sies. Ocampo no tenía signos vitales, por lo que realizaron trabajos de resucitación cardiopulmonar (RCP) por casi 30 minutos, pero no pudieron salvarle la vida. También fue atendido el niño, quien sufrió algunos cortes menores por la caída de los vidrios del parabrisas.

 

Miembro de la banda de Alvarado

“El Fino” era considerado un miembro clave en la banda de Esteban Lindor Alvarado. Su nombre tomó estado público hace poco más de dos años, cuando fue detenido en el marco de una investigación tras la balacera contra una vivienda donde residía una empleada del Ministerio Público de la Acusación.
A mediados de 2019, fue imputado por el delito de “amenazas coactivas” y, en un juicio abreviado, fue condenado a 3 años de prisión. En agosto del año pasado salió en libertad condicional y a los pocos días, mientras estaba en su casa bajo el régimen de prisión domiciliaria, desconocidos en moto atacaron a balazos la casa y como prueba de ello un portón recibió al menos 10 impactos de bala. Ante esto, la Justicia dispuso que policías realicen trabajos de protección en esa casa, aunque no quedó claro dónde estaba la custodia al momento del ataque mortal.
El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




Al Congreso y más allá -  -
Opinión
Carignano: "Nadie sabía qué había que hacer para cerrar las fronteras" - La dirigente, de familia política, se reinvindica como "santafesina y sabalera". -
Política
#Temas de HOY: Rosario  Entre Ríos  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Santa Fe 360  Colón  Unión