https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 02.06.2021 - Última actualización - 13:56
10:41

Día Nacional del Bombero Voluntario

Emergencia, suena la sirena: la experiencia de ser bombera contada por una santafesina

Esta fecha homenajea a todos los bomberos voluntarios y a las mujeres que cumplen el mismo rol que el de los hombres, arriesgando su vida ante cada emergencia. La historia de Luisa, quien junto a otras tres mujeres forma parte del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de San Cristóbal, del cual además es la jefa.

 

 Crédito: El Litoral
Crédito: El Litoral

Crédito: El Litoral

El Litoral en Google News



Día Nacional del Bombero Voluntario Emergencia, suena la sirena: la experiencia de ser bombera contada por una santafesina Esta fecha homenajea a todos los bomberos voluntarios y a las mujeres que cumplen el mismo rol que el de los hombres, arriesgando su vida ante cada emergencia. La historia de Luisa, quien junto a otras tres mujeres forma parte del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de San Cristóbal, del cual además es la jefa.   Esta fecha homenajea a todos los bomberos voluntarios y a las mujeres que cumplen el mismo rol que el de los hombres, arriesgando su vida ante cada emergencia. La historia de Luisa, quien junto a otras tres mujeres forma parte del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de San Cristóbal, del cual además es la jefa.  

Noelí Rojas

 

Ser bombero voluntario no es lo que se ve en las películas. La realidad está muy alejada de eso. Cada cuartel trabaja a pulmón y cada uno de sus integrantes ponen en riesgo su vida ante cualquier llamado ya sea para combatir un incendio, socorrer víctimas en un accidente, atender una emergencia o estar en la primera línea de batalla en la pandemia, entre otras tantas tareas. Para ser bombero uno debe estudiar, recibirse y perfeccionarse.

 

Cuando la sirena suena no hay nada que los detenga: se preparan y se dirigen hacia donde los soliciten con el único objetivo de ayudar al prójimo sin importar quién sea.

 

En este 2 de junio, fecha en la que se conmemora el Día Nacional del Bombero Voluntario, se los homenajea y también se destaca el valor de las mujeres que asumen este trabajo con mucha pasión y compromiso. La elección de la fecha se debe a la creación de la Sociedad Italiana de Bomberos Voluntarios de La Boca en 1884, bajo el lema “Querer es poder”. Una frase que define a los bomberos y a su servicio a la comunidad.

 

Hoy por la pandemia no se puede celebrar ni realizar ninguna convocatoria masiva para un acto en su honor, por eso el cuartel de la ciudad de San Cristóbal organizó una colecta solidaria que dio sus frutos y ellos realizarán una caravana por las calles de la ciudad saludando a todos los vecinos desde los vehículos con la consigna de que decoren el frente de sus hogares con los colores que identifican a los bomberos, como una forma de reconocimiento.

 

La actual jefa del Cuerpo Activo de Bomberos Voluntarios de San Cristóbal es una mujer, se llama Luisa Aranda y hace nueve años eligió junto a su hermana Paola estudiar para ser bomberos. Hoy son tres mujeres trabajando en el cuartel y otra que se encuentra con parte médico, sobre un total de dieciséis bomberos integrando el cuerpo activo, entre ellos su hijo mayor.

 

En este día especial se les brinda un reconocimiento, ya que si bien existen muchas mujeres bomberas en el país, el porcentaje es mínimo en comparación con los hombres, por eso El Litoral visitó el cuartel y dialogó con Luisa. Ella contó cómo es el día a día, cuáles son las tareas que realizan, el rol que asumieron en la pandemia y recordó vivencias junto a sus compañeros.

 

“Elegí ser bombero de curiosa, vinimos por curiosidad con mi hermana, ella vino primero, la acompañé y acá estamos. Ser bombero mujer es difícil en el sentido de que tenés que saber lo que te gusta; si no te gusta esto, no quedás acá, es así de sencillo. Estás loco al entrar o te volvés loco acá adentro, la mayoría de las personas nos dicen que estamos locos si queremos ser bomberos y creo que estamos más cuerdas por todo lo que hacemos. Gracias a la regional de Santa Fe nos capacitamos todos los días, cada uno tiene especialidades diferentes, yo estoy en la brigada forestal, me gusta y me estoy capacitando para ser jefe de cuadrilla en la brigada, quiero lograr esa meta”.

 

Foto: El Litoral

 

Vocación y compromiso con esta profesión

 

 

Luisa pasó de ser subjefa a jefa en sólo tres meses y debió adaptarse a ese lugar que se le designó. Es una gran responsabilidad la que tiene en sus manos, pero tiene todo el apoyo de sus compañeros, de la asociación y de su familia. Tal como los bomberos lo expresan, es fundamental el compañerismo que tienen entre todos, se conocen desde hace tiempo, comparten muchos momentos y están al pie del cañón para ayudarse. 

 

Su experiencia personal tiene sus matices, porque si bien descubrió su vocación también perdió muchas cosas por decidir servir a la comunidad. “Yo perdí a mi pareja, perdí muchos momentos en familia y un montón de cosas por elegir esto, sino te gusta no lo podés aguantar. Yo estoy muy feliz con lo que tengo, con lo que soy y con lo que logré. Es el segundo año que recibo un reconocimiento de la municipalidad por el Día de la Mujer y los reconocimientos te dan emoción y el motivo para seguir”.

 

Trabajar sin un sueldo

 

Una de las cosas que nos parece importante resaltar es que los bomberos voluntarios no tienen sueldo ni perciben ningún dinero por el trabajo que hacen, pese a que arriesgan su vida en cada salida. Solamente desde el gobierno provincial le proveen la obra social (Iapos) y al cumplir los 25 años de servicio se les otorga una remuneración mínima. Por ese motivo, cada uno de los bomberos tiene un trabajo fuera del cuartel para poder sostener su familia, alimentarse, tener un hogar y sobrevivir como puedan, pero suena la alarma y están todos predispuestos.

 

Entonces uno se da cuenta de que ellos son realmente valientes, aman su profesión y se enfrentan al peligro a cualquier hora en cualquier día de la semana. 

 

Historias marcadas a fuego

 

Vivencias tienen muchas y, al consultarle a Luisa cuál era la que más recordaba o la que más le había impactado, relató: “Hace tres años llamaron porque se prendió fuego un camión cisterna con gasoil que estaba con una pérdida en las máquinas agrícolas. Llegamos allá y era fuego y fuego; tenía un tajo el tanque, era cada vez más fuego y había que pararlo antes de que terminara de explotar. Nos acercamos con otro compañero hasta donde pudimos y aguantamos hasta que pudimos la temperatura y lo terminamos pero después las ampollas se notaron, tengo las marcas de las quemaduras en las piernas. En el momento no te das cuenta del peligro, reaccionás cuando volvés a tu casa o al cuartel o cuando el compañero te lo está contando, si no, no tenés noción de lo que es en ese momento”.
En este oficio llama mucho la atención la buena relación que existe entre los bomberos y la camaradería con bomberos de otras localidades. Muchos de ellos visitaron otros cuarteles por capacitaciones, intercambian historias y tienen una unión para toda la vida a pesar de las distancias. 

 

Primera línea de batalla

 

En medio de esta pandemia que estamos atravesando, los bomberos se encuentran en la primera línea de batalla y sin estar vacunados salieron a la calle desde el primer día para colaborar con lo que se necesitaba, ya sea informando sobre los protocolos, cuidando a la ciudadanía y concientizando a los vecinos. 

 

“Me toca estar al frente en un momento crítico, muy difícil porque somos pocos y tenemos que ver con qué personal contamos por la pandemia, las necesidades que está teniendo la gente, el trabajo que no tenemos, son muchas complicaciones. Como bomberos no somos muy reconocidos y ahora con la pandemia tenemos más contacto con la gente, nos ven siempre, vienen a conocer el cuartel y fue bueno rescatar eso en la pandemia. Lo que pedimos a todos es que se cuiden y así nos cuidan a nosotros y en este día estamos de luto por la cantidad de pérdidas de compañeros de otros lugares y queremos homenajearlos a ellos”. 

 

Foto: El Litoral

 

Testimonios de bomberos

 

 

Sentarse con ellos y escuchar sus historias es admirable, todos coinciden en que los motiva su vocación y el cuartel es su segundo hogar y vale aclarar que está muy lindo, sumamente acondicionado y en constante crecimiento. 

 

“Para algunas personas, para ser bombero hay que ser un loco y nosotros somos locos felices. El simple pago nuestro es un gracias y saber que se hicieron bien las cosas. Otro de los obstáculos que se pueden presentar cuando uno elige ser bombero es la familia, porque si no tenemos el acompañamiento de la familia es difícil sobrellevarlo pero gracias a Dios tenemos el apoyo”, contó el bombero Oscar Palacios. 

 

Por su parte, el bombero Carlos González mencionó que “soy bombero hace siete años y pertenezco a la brigada de materiales peligrosos. Vine porque Luisa me invitó, me gustó y me quedé. Me encanta, trabajo en el municipio también, pero suena la sirena y estoy, sea el trabajo que fuere. Es mi vocación y lo siento así”.

El Litoral en Google News





Manzur acordó con su vice y asume como Jefe de Gabinete de la Nación -  -
Política
Las universidades enfrentan un "ajuste" en el Presupuesto 2022 -  -
Educación
Detenido por el caso Oldani apareció  muerto en la cárcel de Las Flores -  -
#Temas de HOY: La Educación Primero  EducacionSF  Clima en Santa Fe  Elecciones 2021  Alberto Fernández  Cristina Kirchner