https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 05.06.2021 - Última actualización - 14:15
1:53

Goleó a Racing

Jugó la final como un grande

Esta noche de viernes ya está grabada a fuego en la memoria de miles de hinchas del sabalero. El corazón del barrio Centenario está por estas horas conmovido por el más grande estallido de felicidad popular que se recuerde, gracias a la consagración de Colón como mejor equipo del fútbol grande de la Argentina, al golear en la final de la Copa de la Liga Profesional a Racing por 3 a 0.

Aliendro llega en posición de Aliendro llega en posición de "9" y define la jugada que él mismo construyó en el comienzo. Impresionante.
Crédito: Pablo Aguirre

Aliendro llega en posición de "9" y define la jugada que él mismo construyó en el comienzo. Impresionante. Crédito: Pablo Aguirre

El Litoral en Google News



Goleó a Racing Jugó la final como un grande Esta noche de viernes ya está grabada a fuego en la memoria de miles de hinchas del sabalero. El corazón del barrio Centenario está por estas horas conmovido por el más grande estallido de felicidad popular que se recuerde, gracias a la consagración de Colón como mejor equipo del fútbol grande de la Argentina, al golear en la final de la Copa de la Liga Profesional a Racing por 3 a 0. Esta noche de viernes ya está grabada a fuego en la memoria de miles de hinchas del sabalero. El corazón del barrio Centenario está por estas horas conmovido por el más grande estallido de felicidad popular que se recuerde, gracias a la consagración de Colón como mejor equipo del fútbol grande de la Argentina, al golear en la final de la Copa de la Liga Profesional a Racing por 3 a 0.

No es común que una final se resuelva de esta manera, con la claridad y contundencia con cual la resolvió Colón. Un segundo tiempo brillante del equipo, compacto, seguro, ordenado. Eduardo Domínguez supo en todo momento cómo debía jugar el partido. Lo atacó a Racing por el costado izquierdo, con pelotazos cruzados que salían, fundamentalmente, de los pies de Piovi. Por ahí subía Mura, que hizo un gran segundo tiempo, por ahí aparecía la dupla que formaron Castro y Ferreyra, en el primer tiempo, una dupla que terminó convirtiéndose en una sociedad de dos jugadores de buen pie y con muy buen manejo de pelota que se adueñaron del partido en los primeros veinte minutos.

 

En ese primer tiempo, de pocas situaciones de peligro frente a los arcos, Colón fue más pero no pudo plasmarlo a la hora de crear situaciones. La más clara la tuvo Racing en esa etapa inicial, con un contragolpe de Chancalay que terminó metiendo la pelota en profundidad para el ingreso de Piatti, que quiso hacer una de más y ahí aprovechó Piovi para sacarle la pelota y alejar el peligro de un Burián que hubiese tenido allí un mano a mano peligroso. En definitiva su compañero terminó subsanándolo, quitándole la pelota a Piatti adentro del área. Esa fue la única vez que Racing pudo atacar, que pudo sobresaltar un trabajo defensivo de Colón que no tenía prácticamente grietas.

 

En ese primer tiempo el partido tuvo a un equipo, Colón, más amigable con la pelota, con más espacios para jugarla y así como el sabalero tenía espacios, Racing no los tenía. Cuando el equipo de Domínguez perdía la pelota inmediatamente ejercía una presión sobre los jugadores de Racing y eso le quitaba a los de Pizzi todo tipo de posibilidades y los dejaba sin espacios para poder hilvanar jugadas. Por eso prácticamente cuesta mucho encontrar jugadas claras, como sí las tuvo Colón en algunos encuentros donde siempre participaba Ferreyra, que en definitiva terminó siendo una de las grandes figuras que tuvo Colón en un partido en el cual era difícil quedarse con una figura, ya que en el segundo tiempo el rendimiento de todos estuvo muy por encima de su nivel y muchos de ellos en un nivel superlativo.

 

El festejo del tanto de Aliendro junto a Bernardi, une a dos de las figuras y goleadores del partido. Foto: Pablo Aguirre

 

Un complemento brillante

 

El segundo tiempo fue realmente de película de Colón. En esa segunda etapa el sabalero se lo llevó por delante a Racing y cuesta encontrar un partido final que se resuelva de una manera tan clara, tan contundente para Colón. Llegaron los goles y de a poquito se fue tranquilizando el equipo; aparte fue ganando en confianza. Ni siquiera la salida del "Pulga" Rodríguez disminuyó el potencial del equipo de Domínguez.

 

El Pulga entró poco en juego, se volcó por el sector izquierdo, lugar donde no atacó mucho Colón, ya que generalmente eligió el sector derecho. Por ahí se gestó la jugada del primer gol que fue un desbordo de Mura, con un rendimiento notable que metió un centro abajo para que Aliendro, que había metido una diagonal, lograra dentro del área chica empujar la pelota y conseguir el primer tanto de Colón.

 

Minutos más tarde llegó la jugada de Bernardi, otro gran acierto de Domínguez, que lo sacó del ostracismo a Bernardi, que había entrado muy poco en juego, había tenido muy pocas posibilidades de ser titular, ya que cuando estaba en el banco de suplentes entraba poco o no ingresaba. Inclusive llegó a ser cuestionado. Sin embargo, Bernardi terminó siendo un hombre importante frente a Independiente y ni hablar del partido frente a Racing en esta final donde terminó convirtiendo el segundo gol, después de una maniobra excelente y una definición estupenda, picando la pelota ante la salida del arquero.

 

Golazo de Bernardi en la definición ante el arquero. El volante fue clave en estos partidos definitorios. Foto: Pablo Aguirre

 

Esa jugada, tanto la de Mura en el primer gol de Aliendro como la de Bernardi en la maniobra del segundo gol, fueron un poco el reflejo de lo que fue Colón en el segundo tiempo. Un equipo total y absolutamente confiado, un conjunto avasallador a la hora de recuperar la pelota y también un equipo muy claro y muy convincente a la hora de atacar. Fue contundente lo de Colón y terminó esa contundencia reflejándose en el golazo de Castro, otra de las grandes figuras que tuvo este partido, un volante que recibió la pelota dentro del área y que con mucha serenidad hizo pasar de largo a un defensor y terminó colocando la pelota lejos del alcance del arquero Gómez, para definir una final que fue total y absolutamente merecido en cuanto a la victoria y a este título de campeón histórico para Colón.

 

Cuesta encontrar figuras en un equipo que tuvo en Garcés a un jugador de un rendimiento notable durante todo el campeonato pero fundamentalmente en estos últimos dos partidos, en Piovi que fue un carrilero, un marcador de punta y un zaguero de gran nivel, y también un párrafo aparte para un técnico serio y responsable como lo es Eduardo Domínguez.

 

Al final, el sabalero hizo historia: se impuso a Racing por 3-0 en la final y se coronó campeón de la Copa Liga Profesional en el estadio San Juan del Bicentenario. Alzó, de la mano de Eduardo Domínguez, el primer título de su historia y es el cuarto campeón del interior del país, por lo que se suma a Rosario Central, Newell's y Talleres de Córdoba (conquistó la Copa Conmebol 1999).

 

Autor:

Enrique Cruz
El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




Colón-Pulga: hay acuerdo en las cifras pero no en la forma de pago - Optimismo. La foto de Luis Miguel Rodríguez y su histórico agente FIFA, el rosarino Roberto San Juan. Nace otra novela de suspenso entre el "Pulga" y Colón. -
Actualidad Sabalera
Este domingo se realizará el acto oficial por el Día de la Bandera - Monumento a la Bandera de Rosario. -
Política
 Domingo con mucho frío en la ciudad de Santa Fe -  -
La provincia informó 1.346 nuevos casos de Covid, 207 de la ciudad de Santa Fe -  -
#Temas de HOY: Rosario  Córdoba  Entre Ríos  Corrientes  La Educación Primero  Clima en Santa Fe  Colón Campeón