https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 01.08.2021 - Última actualización - 11:35
11:32

Inferiores

La emotiva historia de Agustín Rodríguez, jugador de la sexta de Patronato

Tiene 17 años, es de Reconquista y ayer marcó dos goles en la sexta de Patronato ante Independiente. Sin embargo la foto que se viralizó es la de su abuela Ana María, festejando apoyada a un tapial, ya que por Covid 19 los partidos son sin público. De la ida a Racing a los 10 años a la venta de alfajores de su familia para mantener su sueño. 

 

Uno de los goles ante Independiente, con dedicatoria a su abuela.  Crédito: Julián Gómez (prensa Patronato)Uno de los goles ante Independiente, con dedicatoria a su abuela.
Crédito: Julián Gómez (prensa Patronato)

Uno de los goles ante Independiente, con dedicatoria a su abuela. Crédito: Julián Gómez (prensa Patronato)

El Litoral en Google News



Inferiores La emotiva historia de Agustín Rodríguez, jugador de la sexta de Patronato Tiene 17 años, es de Reconquista y ayer marcó dos goles en la sexta de Patronato ante Independiente. Sin embargo la foto que se viralizó es la de su abuela Ana María, festejando apoyada a un tapial, ya que por Covid 19 los partidos son sin público. De la ida a Racing a los 10 años a la venta de alfajores de su familia para mantener su sueño.    Tiene 17 años, es de Reconquista y ayer marcó dos goles en la sexta de Patronato ante Independiente. Sin embargo la foto que se viralizó es la de su abuela Ana María, festejando apoyada a un tapial, ya que por Covid 19 los partidos son sin público. De la ida a Racing a los 10 años a la venta de alfajores de su familia para mantener su sueño.   

Ezequiel Re

 

 

Agustín Rodríguez espera el centro que vendrá desde la derecha. El viernes, durante el trabajo de pelota parada su técnico, Diego Reynoso (ex Colón de Santa Fe, Patronato, Paraná, Atlético Tucumán y Olimpo entre otros) le encomendó que se ubique en el primer palo. El sábado, en el partido de sexta división desarrollado en La Capillita, el delantero de la sexta división fue a ese sector. El balón vino a media altura y con borde interno del pie derecho tocó suave y gritó gol. Abrazos y un saludo especial con dedicatoria. Sobre un tapial, subida a un tacho de 30 litros, espiando las acciones, estaba su abuela Ana María. Pero Turró (su apodo) volvió a demostrar que tiene el arco entre ceja y ceja. Un desborde de un compañero, terminó con una definición de cabeza en el centro del área chica. Así el Patrón sacó un partido difícil y empató 2 a 2 con el Rojo. Rodríguez ya había anotado el fin de semana pasado ante Unión en Santa Fe en el triunfo 2 a 1. 

 

Su historia

 

Agustín Jorge Rodríguez nació en Reconquista el 20 de febrero de 2004. De pibe su sueño era jugar al fútbol. Y así lo hizo en Platense Porvenir. A los 10 años la familia tomó una difícil decisión. Agustín hizo el bolso y se fue a Racing. Vivió en una pensión y tiempo después recaló en Newell´s. No pudo tener continuidad y en 2020 llegó a Patronato. Apenas disputó un partido (ante Talleres) por Covid 19. Pero en 2021 tuvo un arranque tremendo. Dos partidos tres goles. Y la abuela que festeja. 

 

Rodríguez está preparado para llegar al profesionalismo. Viene recorriendo un camino duro y exigente. Y así lo cuenta: “Me fui de chico a Racing con 10 años. Estuve 3 años y medio, pero por un problema con un técnico me fui a mi casa. Luego pasé a Newell´s. Fue un año duro donde por lesión estuve 4 meses parado. Me querían dar a préstamo, pero pude conseguir el pase libre y llegué a Patronato”. 


El delantero de 1.84 de altura afirma con convicción y argumentos en la red que “me gusta vivir del gol, pero también puedo jugar, incluso en Racing jugué por las bandas”. 

 

De Reconquista es Gabriel Omar Batistuta, el gran goleador de la Selección Argentina. Si bien afirma que no lo conoce personalmente asegura que “aprendí de él al ver muchos videos de cómo actuaba”. 


Rodríguez vive un lindo presente en Patronato. “Aquí encontré lo que buscaba, considerarme un jugador importante para el equipo, el club me ayudó a tener rodaje. Tenía otras posibilidades, tal vez de clubes con más nombre, pero siento que vine al lugar indicado”. Y no tiene palabras de elogio hacia el cuerpo técnico que comanda Diego Reynoso: “Saben mucho y me mejoraron como futbolista y persona”. 


Finalmente recuerda los inicios de su precoz trayectoria: “En todos estos años hubo momentos buenos y malos. Pero tuve a mi familia a mi lado siempre y para cualquier chico eso es importante para seguir adelante”.

 

Ana María feliz, desde un tapial. Festejando los tantos de su nieto. Foto: Gentileza

 

Familia unida

 

 

Agustín vive en un departamento de Paraná y su familia recorre 400 kilómetros para acompañarlo. Así fue que ayer vinieron al partido, su abuela Ana María Villa, su mamá Valeria Chapero, su novia Milagros y sus hermanos Valentino y Ana Paula. Esta vez Jorge, su padre, se quedó en la ciudad de origen. 

 

La familia de Agustín ayer en Paraná: Ana María (abuela), Valeria (mamá), Milagros (su novia), Ana Paula y Valentino (Hermanos).Foto: Gentileza

 

"Te sigo a todas partes"

 

 

Ana María no dudó ayer en pegarse a un tapial y subirse a un tacho para ver el partido. El Covid no permite el ingreso al público y no tuvo mayores opciones. “Estoy muy feliz por lo de ayer, pero de muy chiquito lo acompaño. Sufrí mucho cuando se fue de chico, pero es la vida y lo que le gusta. Acá lo que vale es la unión de la familia. Todos piensan en él y lo acompañan para que cumpla su objetivo”. 

 

Con respecto a la foto de ayer la abuela del jugador contó. “No pudimos entrar a la cancha así que empezamos a buscar casas para pedir permiso. Llegamos a un taller mecánico, nos dejaron entrar y nos trataron muy bien. Mi hija y la novia de Agustín se subieron a un techo y a mi me pusieron un tacho para que pueda ver desde el tapial. Lo curioso que estaba del lado de los de Independiente y cuando Agustín hizo los goles los grité. ¿Cómo no los iba a gritar? Se dieron vuelta enseguida”, recuerda humorísticamente. 

 

Para Valeria, su mamá, “el de Agustín es un camino largo, se fue de niño y aún me emociona todo lo que pasó en estos años”. 
La familia acompañó siempre. Jorge, su padre, es policía. Su mamá docente. Hubo momentos en que el dinero no alcanzaba y debieron vender alfajores. 

 

“Hasta 50 docenas hicimos un fin de semana, el resto de la familia tomaba pedidos y repartía”.

 

Dos goles ante el Rojo, una abuela que saluda desde un tapial. Y detrás de ese paredón una historia de un pibe que desde los 10 años se fijó como meta llegar a Primera. Los goles de Turró, que ya van a venir. 

El Litoral en Google News


Temas:



#Temas de HOY: La Educación Primero  EducacionSF  Clima en Santa Fe  Elecciones 2021  Alberto Fernández  Cristina Kirchner   Colón  Unión