https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 17.09.2021 - Última actualización - 22.09.2021 - 1:06
13:56

“Seres libres”

Andrea Rincón: ponerle luz a la oscuridad

La actriz reemplazó a Gastón Pauls por tres meses en el programa centrado en las adicciones, sumando al proyecto sus propias ganas de ayudar a más gente a buscar la salida. De todo esto, y de su presente profesional, habló con El Litoral.

Rincón se veía en la conducción televisiva para más adelante, pero no dudó en aceptar la propuesta de Pauls. Crédito: Gentileza producciónRincón se veía en la conducción televisiva para más adelante, pero no dudó en aceptar la propuesta de Pauls.
Crédito: Gentileza producción

Rincón se veía en la conducción televisiva para más adelante, pero no dudó en aceptar la propuesta de Pauls. Crédito: Gentileza producción

El Litoral en Google News



“Seres libres” Andrea Rincón: ponerle luz a la oscuridad La actriz reemplazó a Gastón Pauls por tres meses en el programa centrado en las adicciones, sumando al proyecto sus propias ganas de ayudar a más gente a buscar la salida. De todo esto, y de su presente profesional, habló con El Litoral. La actriz reemplazó a Gastón Pauls por tres meses en el programa centrado en las adicciones, sumando al proyecto sus propias ganas de ayudar a más gente a buscar la salida. De todo esto, y de su presente profesional, habló con El Litoral.

 

Desde el viernes 10 de septiembre Andrea Rincón es la conductora invitada del vivo de “Seres libres”, por la pantalla de Crónica HD. Gastón Pauls, quien se encuentra en Uruguay por trabajo, seguirá siendo el encargado de las entrevistas centrales e informes. El propio Pauls fue quien convocó a su amiga (que ya había pasado como entrevistada, contando su propia experiencia) para conducir por alrededor de tres meses, el primer programa de la historia de la TV argentina que toca, en primera persona y crudamente, el mundo de las adicciones.

 

De esta nueva oportunidad para ayudar a otros conversó El Litoral con Rincón, como así también de sus otros proyectos.

 

 

Correr el ego

 

-Tu primera participación en el programa fue como entrevistada. ¿Cómo salió la convocatoria para reemplazarlo a Gastón?

 

-Me llamó mi amigo y me dijo: “Andre, me tengo que ir a hacer una serie, y la única que me puede reemplazar sos vos”. Y yo le dije: “Gas, yo no puedo conducir”; él lo hace tan bien y yo tan mal... De inmediato lo pensé y “no, no puedo no hacerlo”; le dije: “Bueno, dale, cuándo”; y ahí me dijo: “Ya”. “Bueno, está bien, dale, contá conmigo”; y ahí arranqué.

 

La verdad es que hace algunos años que asumí un compromiso social, no solo con este tema sino varios. Y esto es parte de eso: tiene que ver con este camino que emprendí; y la verdad es que yo no sé conducir: me parece que tiene que ver con eso, con correr el ego de lado, y sacar si la gente se ríe porque lo hago mal, porque la verdad es que no lo sé hacer; y poner el foco principal, que es que a la gente le llegue el mensaje. Y entender que hay gente que está sufriendo del otro lado, y que yo entiendo de qué se trata. Eso es lo único importante; después el resto es más de lo mismo.

 

Que también es gente que sufre, porque los haters son personas que sufren. Que como no pueden hacer foco en su propio dolor tienen que estar mirando la pobreza ajena, porque no pueden ver la suya propia. Porque la única manera de evolucionar que tiene el ser humano es mirar hacia adentro y ver su propia mierda: eso es lo que hice yo y lo que hace la mayoría de los entrevistados de “Seres libres”. Entregar su parte más oscura; que para evolucionar haber salido de ahí , tuvieron que meterse y ver que la gente que señala y te dice “drogadicto, falopero”, es gente que está ahí, sumergida en ese lugar. En vez de mirar al otro tenés que mirarte a vos mismo para poder salir de ese lugar: es la única manera.

 

-Sí, el hater es un sujeto que sale de un resentimiento y de una necesidad de autoafirmarse contra el otro.

 

-Sí, y que no evoluciona. Porque evolucionar es mirar para adentro. Porque hay días dónde te encontrás con tu propia oscuridad, con las cosas que no te gustan de vos mismo. Y una vez que las localizaste, poder suprimirlas, poder sacarlas para evolucionar, para ser mejor día a día. Pero si vos estás mirando todo el tiempo para afuera es difícil que mejores como persona.

 

 

Aportar

 

-De todos modos hay entrevistas que ya dejó grabadas él. ¿Cuál va a ser tu rol?

 

-Todas las entrevistas las hizo él, todas están grabadas por él. Yo solo las presento y doy como una devolución, que más o menos es algo que vengo haciendo hace años en centro de rehabilitación: digo que hago un trabajo de orientación, porque hace años que voy y lo que hago es dar devoluciones a los chicos (digo chicos, pero en realidad hay gente que es mucho más grande que yo; pero para mí son “mis chicos”).

 

Doy devoluciones a lo que escucho y voy recibiendo, que es fruto del trabajo que vengo haciendo hace muchos años conmigo misma. Vuelco un poco de todos los tratamientos que hice, y de todo lo que incorporé. También uno se termina ayudando a uno mismo: descubrí con el tiempo y con todo el trabajo social que vengo haciendo, que no es solo con las adicciones, sino también con la gente que está en situación de necesidad, situación de calle. Hago trabajo social en muchos aspectos: hice un trabajo muy grande con el bullying, trabajé con el Inadi, di charlas en la cárcel. Y cuando empecé a ayudar y a mirar al otro, y empecé a poner como prioridad al otro, empecé a tener una devolución muy grande con respecto a mí. Ayudar al otro me empezó a sanar a mí.

 

Y eso también es lo que me pasa con el programa: cuando uno empieza a escuchar el testimonio de otro es inmediato lo que sucede es que te vas nutriendo. Alguien se tuvo que comer ese pozo que vos sepas que por ahí no tenés que ir, porque ahí adelante hay un pozo. También las experiencias de los demás te ayudan a tu propia experiencia. Empecé a darme cuenta que ayudar a los otros era ayudarse a uno mismo; emprendí ese camino y sigo por ahí.

 

 

“Cada programa es una oportunidad nueva para una persona, para tener una nueva vida, o el despertar para muchos”, afirma Andrea.Foto: Gentileza producción

 

 

Dar amor

 

 

-Cuando uno “sale”, ¿cómo se ve desde afuera a la gente que está todavía adentro del pozo?

 

-Los miro con compasión, con misericordia, con dolor: me duele, porque me veo a mí en ese momento. Me veo sufriendo, me reconozco en esas personas. Me imagino a su familia, como si pudiera escanear todo en un segundo. Me agarra como una desesperación de querer salvarlos: como si en un segundo me transformara en un superhéroe y quisiera salvar sus vidas. Que a veces me sale, y a veces no?

 

-¿Cómo se sale, y cuánto puede ayudar un programa de televisión?

 

-Este es un programa distinto, brinda un servicio, y es la primera vez que lo veo.

 

-No hay en televisión algo parecido.

 

-No. Durante muchos años el tema de la droga fue un tabú; no había algo que te tire una soga, que te explique cómo hacer, a dónde llamar. La palabra era un pecado. Ahora se le está poniendo luz a la oscuridad, se le está poniendo voz. Es algo muy lindo: la primera vez que vi el programa lo llamé a Gastón con lágrimas en los ojos y le dije: “Amigo, sos enorme, lo que estás haciendo es increíble”. Es muy grande lo que está haciendo.

 

Hace mucho años grabé un video cuando me interné y pasó algo muy groso: se internó muchísima gente atrás mío. Y esto es como de una magnitud enorme, porque son muchos referentes hablándole a la gente y contándole: “Loco no, Pomelo no existe: no sos groso por drogarte, sos un pelotudo”. Y entonces ese mensaje llega al otro lado; y hay referente jóvenes, hay adolescentes, hay tipos grandes.

 

Te agarra de todos lados, y me parece que es muy importante lo que está pasando, y es muy importante lo que Gastón hizo. Creo que ni él es consciente y tiene la noción de lo que está haciendo. A mí me parece que es enorme, y que entre tanta caca que hay en la tele, y tanta violencia, esto es espectacular. Nada, es amor.

 

-¿Quiénes te ayudaron a vos?

 

-El adicto no ve, no siente, no escucha, no puede decir, porque el adicto es el que no dice. Pero en realidad siempre estás rodeado de gente: lo que pasa es que no lo podemos ver. A mí me ayudaron mis amigos, mi familia, que siempre estuvo ahí desesperada; mis hermanos. Lo único que te salva es el amor, siempre. Y gracias a Dios hoy estoy viva para poder dar este testimonio, para poder hablar. Y hoy me siguen ayudando, porque esto es una lucha de toda la vida. El amor es lo que me ayudó.

 

 

Futuro laboral

 

-Te sumaste al proyecto por compromiso y amistad, más allá de cómo lo hagas, no deja de ser en esto de evolucionar un paso para vos decir “me pongo al frente de la conducción”. ¿Te ves en un rol de conductora de fuera de esto?

 

-Siempre me vi en la conducción, pero no sé si este era el momento: la verdad es que tengo muchas ganas de actuar. Siento que hay algo que me falta ahí, en la actuación. Tengo mucho pendiente, quiero protagonizar, hacer algo mucho más grande. Me veía en la conducción, pero mucho más grande: no sé si era el momento. Me convocaron varias veces para conducir, y sentía que no estaba preparada, lo rechacé. Acá no lo rechacé porque me parece que hay cosas más importantes que si estoy preparada o no, si lo hago bien o mal: acá al fin es otro. Acá si la gente se ríe, “ay, mirá qué boluda, no conduce bien”, me importa muy poco.

 

Acá hay otra cosa que es importante, que es que el mensaje llegue, poder salvar vidas y dar oportunidades. Cada programa es una oportunidad nueva para una persona, para tener una nueva vida, o el despertar para muchos. Tener una esperanza para algunos, para familiares; o simplemente para algunos seguir aportando a ese camino y a esa lucha diaria: todos los días nos levantamos y estamos ahí, con un día más ahí en la cuenta. Aportar a ese conocimiento y al camino que estamos transitando.

 

-Decías que querías profundizar en la actuación; justo encima vino la pandemia, con lo cual la actividad laboral por ese lado anduvo para atrás. Apareció “MasterChef” que fue una oportunidad justo en medio de una época fulera, muy complicada para todos.

 

-Conocí gente increíble ahí, me hice muchos amigos. Venía de un momento muy duro con mis abuelas, se me había ido una abuela, y me pude distraer bastante haciendo pogos con mis compañeros.

 

-Ahora algunas cosas se van abriendo. ¿Qué pensás que se viene para vos en un mediano plazo?

 

-Estoy haciendo radio todos los días en la Rock & Pop, en la segunda mañana, prime time (de 9 a 13 en “Quién paga la fiesta”, el programa de Martín Ciccioli); estoy desde febrero, o sea que estuve con trabajo todo el año. Ahora estoy con el programa “Seres libres”: Gastón creo que tiene un contrato de tres meses, así que estaremos esperándolo; igual dejó todas las notas hechas, esas entrevistas con mucho respeto, con empatía, con comprensión comprensión, con dulzura: como él solo las sabe hacer.

 

Hay una ficción que que me llamaron para hacer, parece que darnos tiempo con la radio con el programa también. Todavía no firme el contrato, así que no puedo decir, pero es internacional.

 

-Habría ficción para 2022.

 

-¡Por favor! Empezaba en septiembre, o sea que que ya tendría que estar grabando, pero se retrasó. Así que la verdad todavía no sabemos nada: ojalá que salga, porque tengo muchas ganas de actuar. Es la realidad: si querés te miento pero no; tengo muchas ganas de actuar, es algo que necesito, porque soy límite: tengo trastornos, y necesito poner en algún lado todo lo que tengo. Porque si no empiezo a ponerlo en la vida cotidiana, y rompo mucho las pelotas (risas). Me vuelvo collar de melones (risas).

 

-Hay que largarlo.

 

-Claro: la intensidad hay que ponerla en algún lado.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Ignacio Andrés Amarillo
El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez