https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 19.09.2021 - Última actualización - 20.09.2021 - 15:06
19:57

La gran noticia es que ganó

Lo justo y necesario para tres puntos fundamentales

Sin jugar bien, el equipo rojinegro le ganó 1 a 0 a Central Córdoba de Santiago del Estero y así volvió a la victoria después de cinco partidos. Al gol del triunfo lo marcó Aliendro a los 32 minutos del primer tiempo. El domingo que viene a las 20.15, los de Domínguez visitarán a Boca en La Bombonera.

Justeza y justicia. El momento exacto en que Rodrigo Aliendro, la figura sabalera, impacta la pelota para que la misma se introduzca en el arco de Rigamonti tras desviarse en Salomón. Fue a los 32 minutos del primer tiempo, cuando Colón mostraba una leve superioridad sobre Central Córdoba de Santiago del Estero. En el complemento la visita apretó al equipo rojinegro, que se aferró al 1-0 para cortar la racha negativa de cinco partidos sin triunfos. Crédito: Pablo AguirreJusteza y justicia. El momento exacto en que Rodrigo Aliendro, la figura sabalera, impacta la pelota para que la misma se introduzca en el arco de Rigamonti tras desviarse en Salomón. Fue a los 32 minutos del primer tiempo, cuando Colón mostraba una leve superioridad sobre Central Córdoba de Santiago del Estero. En el complemento la visita apretó al equipo rojinegro, que se aferró al 1-0 para cortar la racha negativa de cinco partidos sin triunfos.
Crédito: Pablo Aguirre

Justeza y justicia. El momento exacto en que Rodrigo Aliendro, la figura sabalera, impacta la pelota para que la misma se introduzca en el arco de Rigamonti tras desviarse en Salomón. Fue a los 32 minutos del primer tiempo, cuando Colón mostraba una leve superioridad sobre Central Córdoba de Santiago del Estero. En el complemento la visita apretó al equipo rojinegro, que se aferró al 1-0 para cortar la racha negativa de cinco partidos sin triunfos. Crédito: Pablo Aguirre

El Litoral en Google News



La gran noticia es que ganó Lo justo y necesario para tres puntos fundamentales Sin jugar bien, el equipo rojinegro le ganó 1 a 0 a Central Córdoba de Santiago del Estero y así volvió a la victoria después de cinco partidos. Al gol del triunfo lo marcó Aliendro a los 32 minutos del primer tiempo. El domingo que viene a las 20.15, los de Domínguez visitarán a Boca en La Bombonera. Sin jugar bien, el equipo rojinegro le ganó 1 a 0 a Central Córdoba de Santiago del Estero y así volvió a la victoria después de cinco partidos. Al gol del triunfo lo marcó Aliendro a los 32 minutos del primer tiempo. El domingo que viene a las 20.15, los de Domínguez visitarán a Boca en La Bombonera.

No jugó bien ni mucho menos. Es más, en alguno de los cinco partidos anteriores al de este domingo en el cual Colón volvió a sumar de a tres puntos al vencer a Central Córdoba de Santiago del Estero, quizás haya tenido pasajes de mejor fútbol que el exhibido contra los santiagueños.

 

Pero lo fundamental es haber retornado a la victoria tras una racha negativa de cinco encuentros sin ganar, y a esa realidad no se la puede refutar de ningún modo. Cortar la sequía era imperioso para Colón y de aquí en más se puede pensar y trabajar con algo más de tranquilidad.

 

Y a eso lo sabe muy bien Eduardo Domínguez, el máximo responsable (por lo menos es lo que dicen todos los entrenadores cuando las cosas no salen bien) de un triunfo logrado con lo justo por Colón, haciendo lo necesario para sacarse la pesada mochila de resultados negativos consecutivos.

 

Todo equipo, todo cuerpo técnico, toda dirigencia y por supuesto, toda hinchada, necesita de éxitos para estar feliz. Esa es la idea primigenia, la base. De ahí en más se pueden discutir muchísimas cuestiones, sobre todo la manera de alcanzar las conquistas.

 

 

Un claro ejemplo fue lo sucedido este domingo con el desarrollo del cotejo entre el último campeón del fútbol argentino y uno de los equipos que vienen a los "tumbos" desde hace un par de temporadas, a pesar de haber conseguido una victoria en la fecha anterior con un técnico nuevo como Sergio Rondina.

 

El trámite del partido fue muy parejo, y hasta se puede hablar de que un empate hubiera sido el resultado que más se pudo haber ajustado a lo que pasó en el muy mejorado césped del Brigadier López.

 

Igualmente Colón logró desnivelar el marcador en un momento en el cual era levemente superior al adversario. ¡Ojo!, y repito, sin jugar bien ni mucho menos, pero con lo que estaba haciendo y con lo que terminó haciendo en la etapa inicial, le alcanzó para irse al descanso con la ventaja.

 

El complemento fue diferente. Ya desde el arranque del mismo se observó a un Central Córdoba con otra actitud, un poco por la necesidad que la visita tenía por llegar a la igualdad, otro poco por los cambios realizados por Sergio Rondina, y otro poco porque con el correr de los minutos, Colón comenzó a aferrarse al 1-0.

 

Esta última razón no solo fue generada desde adentro hacia afuera, por la lógica posición de los jugadores frente a un rival que comenzó a apretar y a complicar con centros y remates de media distancia; sino también por la decisión del entrenador de cuidar la ventaja mediante las variantes (Góez por Ferreira y Garcés por Bernardi).

 

Tampoco es cuestión de realizar una crítica al "Barba" Domínguez, es solamente una apreciación observando el partido desde afuera y sin tener idea de lo que el DT veía y notaba con su equipo a pocos metros de sus futbolistas, y fundamentalmente sabiendo y conociendo lo que ellos le pueden dar.

 

Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es lo que se mencionó al principio: cortar la racha de cinco partidos sin victorias. Todo lo que se pueda hacer para lograrlo (mientras sea lícito) deja sin argumento a cualquier juicio de valoración sobre los métodos.

 

Colón pudo dejar la sequía atrás (también gracias a Burián, que a los 43 minutos del segundo tiempo le ahogó el grito de gol a Riaño) en el momento justo. Un partido más sin ganar en la fecha anterior a la presentación contra Boca en La Bombonera hubiera sido más que una pesada mochila, un contenedor repleto de piedras sobre las espaldas de un plantel y un director técnico que si bien las tienen muy anchas y con la suficiente fortaleza para aguantarlo, el ánimo para sostener una semana de trabajo previa a la de un partido "distinto" como es el de enfrentar a Boca, no hubiese sido el mismo que si el encuentro contra los santiagueños hubiera alargado la racha a la media docena de frustraciones.

 

SÍNTESIS

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez