https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Miércoles 22.09.2021 - Última actualización - 13:05
13:00

WhatsApp 3425 080710 - Mail: buzon@ellitoral.com

Llegan cartas y línea directa

INSTANTÁNEA - INSTANTÁNEA - "Allá en la fuente, había un chorrito..."
Crédito: Mauricio Garín

INSTANTÁNEA - "Allá en la fuente, había un chorrito..." Crédito: Mauricio Garín

El Litoral en Google News



WhatsApp 3425 080710 - Mail: buzon@ellitoral.com Llegan cartas y línea directa

Incomprensible soberbia

 

UN LECTOR

 

"La soberbia es una de las debilidades del poder. Podés ser muy inteligente, muy capaz, muy erudito, capacitado, pero si no tenés humildad y sos soberbia, no servís para nada. Esto es lo que está sucediendo en muchos lugares de la administración pública provincial. Es extraño, porque en gestiones anteriores del mismo signo político, era raro encontrar un funcionario político soberbio e incorrecto para dar órdenes. Actualmente en muchos lugares puede observarse a funcionarios o funcionarias desequilibradas, soberbias, maleducadas porque no saludan, e inclusive miran con desprecio al personal. Hay un caso en un Ministerio que se impidió a un personal de cocina concurrir a la oficina privada del ministro, por haber saludado tratando de vos a un funcionario de alta jerarquía... Esto es inaudito. E inclusive se intuye que es violencia laboral. Pero bueno. La soberbia puede entenderse con cierto tipo de grupos económicos y políticos, pero no se entiende en un gobierno peronista".

 

****

 

Críticas improductivas

 

UN ARGENTINO HASTIADO

 

"Los programas políticos de la televisión, a mi entender, ya están caducos, son vetustos, inservibles, insoportables, irracionales y hasta deshonestos. No se les cae una idea de cómo proyectar una Argentina distinta. Siempre hablan de lo mismo, criticando lo mismo, denostando siempre a los de uno u otro partido. Solo es un lamento interminable de críticas improductivas, que solo generan odio, odio y más odio. Y te dejan la cabeza a punto caramelo para explotar. Por eso, particularmente, hace ya tiempo que no veo más programas políticos en la televisión y me he sorprendido al saber que no soy el único. Cada vez hay más personas que me dicen que han decidido no escuchar más esos programas. Todos coincidimos en que jamás hablan de las cosas buenas que sí pasan en el país, nuestro desarrollo tecnológico por ejemplo. Nuestras investigaciones, que hay y muchas. Pero no. Ciertamente creen que haciendo programas políticos van a influir en la gente, y eso ya pasó de moda. La gente está despertando, gracias a Dios".

 

 

Llegan cartas

 

Día del Jubilado

 

LUCIANA PÉREZ

 

En honor a nuestros queridos jubilados, entre ellos mis abuelos, les dedico este poema de Héctor Gagliardi, en su día.

 

Le dijeron: «Se jubila»,

después lo felicitaron;

y más tarde organizaron

en la infaltable cantina,

el adiós de una comida

con pergamino floreado,

que a peso por invitado

firmaron con tinta china.

Fueron llegando empleados,

ordenanzas y peones

que colmaban de atenciones

al flamante jubilado...

Todos muy bien afeitados,

luciendo esos trajes nuevos

que se llevan al empleo

cuando ya están más usados...

Hizo su entrada triunfal,

como siempre, el de la foto;

saca a unos pone a otros,

autoritario y teatral,

para lograr al final

después de cinco fracasos

sacudir de un fogonazo

el techo del restaurant.

Después, a lucir las flores,

que estaban sobre las mesas

y al repetir mayonesa,

lo mismo que los ravioles,

se aflojaron cinturones

y entre solapas con talco

el pollo pasó de alto;

por postre: café y licores.

Le pidieron que hablara

al que estaba designado,

discurso que fue cortado

por el ruido a cucharas,

que los mozos levantaban,

alegando indiferentes,

que venían de suplentes

y a las once terminaban.

El orador, como siempre,

derrochaba generoso

esos "seréis" y "vosotros"

que se escuchan tantas veces,

donde se ahogan las eses

por el peso del menú,

y terminan con "salú"...

«¡Qué la disfrute con suerte!»

Más tarde, al tomar de más,

sacando el jugo al cubierto,

el sucesor de su puesto

fue figura central...

Una miguita de pan

y después... un pan entero...

y al rato, sección "Interno"

se peleaba con "Central"...

Y entre vítores y aplausos

el jubilado aturdido,

salió con el pergamino

apretado bajo el brazo.

La calle tenía raso

y la luna era de harina

y la Recova escribía

las "emes" sobre el asfalto.

Sin saber lo que sentía

abandonado a sí mismo,

rodaba por los abismos

que hacía tiempo presentía...

El Domingo... pasaría

ese día no contaba

pero el Lunes debutaba

como actor de la Rutina.

Sería ese jubilado

que hasta en su casa molesta,

tendría que hacer la siesta

aguantar a los de al lado,

ir a misa y al mercado

ayudar a su mujer,

pintar, podar y barrer...

y no fumar demasiado.

Conformarse con dolor

en ser otro "Don" del barrio,

y pasarse con el diario

leyendo en el corredor.

Y ser, para el vendedor

de colchas o de tomates,

el anónimo marchante

del nueve cincuenta y dos.

Pasó de activo a pasivo

en el mayor de la vida

al jubilarse se archivan

los desengaños sufridos....

Cruel desquite del Destino,

que al darle su independencia

se cobra en indiferencia

un descanso merecido.

Y apretado al pergamino

allá sigue el jubilado,

como un "ex" que ha diplomado

la ironía del Destino.

Un alerta de suspiros

trae el aire centinela

y parece una diamela

la luna mirando al río.

El Litoral en Google News


Temas:



#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe