https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 25.09.2021 - Última actualización - 8:48
4:16

Entrevista con Celina Pocchettino

"No podemos establecer hasta cuándo habrá efectos de la pandemia en la salud mental"

La directora de Salud Mental de la provincia anticipó algunas líneas del plan provincial que tendrá, el 30 de septiembre, una suerte de lanzamiento con la participación de voces expertas. Los efectos socio-afectivos del encierro y la importancia de recuperar lazos, aún con cuidados.

Lazos Lazos "cuidados". Así podría denominarse esta nueva etapa de apertura y recuperación de afectos mientras la pandemia sigue presente.
Crédito: Archivo El Litoral

Lazos "cuidados". Así podría denominarse esta nueva etapa de apertura y recuperación de afectos mientras la pandemia sigue presente. Crédito: Archivo El Litoral

El Litoral en Google News



Entrevista con Celina Pocchettino "No podemos establecer hasta cuándo habrá efectos de la pandemia en la salud mental" La directora de Salud Mental de la provincia anticipó algunas líneas del plan provincial que tendrá, el 30 de septiembre, una suerte de lanzamiento con la participación de voces expertas. Los efectos socio-afectivos del encierro y la importancia de recuperar lazos, aún con cuidados. La directora de Salud Mental de la provincia anticipó algunas líneas del plan provincial que tendrá, el 30 de septiembre, una suerte de lanzamiento con la participación de voces expertas. Los efectos socio-afectivos del encierro y la importancia de recuperar lazos, aún con cuidados.

-¿Qué efecto va a dejar la pandemia en salud mental? ¿Dónde están poniendo el foco como Ministerio de Salud?

 

-Sin dudas las consecuencias de la pandemia están presentes y no podemos desconocer que afecta a todos, claro que no a todos de manera igual. Ahí contamos con las desigualdades socioeconómicas y los otros flagelos que ha traído la pandemia, y eso tiene que ver con la manera en que afecta a distintos sectores de la población.

 

Pero sí es una preocupación y una prioridad del ministerio y de la dirección de Salud Mental el abordaje de las problemáticas. Para ello se puso en marcha el plan de contingencia con el 0800-Covid, que sigue estando a disposición de la población para que se pueda contactar cualquier persona afectada. También persiste la política de cuidados a los trabajadores que cuidan; es un equipo a disposición del personal de salud.

 

-Si una persona tiene un dolor físico o una enfermedad diagnosticable desde lo clínico (o biológico), acude al sistema de salud, se hace estudios, sigue un tratamiento. ¿Cómo se establece ese "otro malestar"?

 

-Hablamos de sufrimiento psíquico como algo propio de la vida de todas las personas, y se presenta de distintos modos. Puede ser a partir de un consumo problemático, una crisis subjetiva grave que no le permite a esa persona continuar con su vida cotidiana, a partir de sentirse muy apenado o con mucho miedo, como hemos visto en estos tiempos de pandemia.

 

O puede ser por una crisis vital con la pérdida de un referente afectivo o familiar. A ese sufrimiento hay que entenderlo como un momento en la vida de alguien. Decimos que cualquier persona puede ofrecer ese acompañamiento, ese primer apoyo que necesitamos y eso, en general, lo buscamos en nuestros referentes afectivos o en nuestros lugares de trabajo. Pero también está la ayuda de equipos de salud cuando las emociones se vuelven intensas o complejas de ser abordadas.

 

Celina Pocchettino, directora de Salud Mental de la provincia. Foto: Archivo

 

-En el tema de consumos problemáticos, ¿podemos establecer si se modificaron o aumentaron en tiempo de pandemia?

 

-Una de las vacancias en la provincia es que no se han elaborado datos epidemiológicos que permitan esas lecturas. Estamos trabajando fuertemente y es nuestra pretensión acompañarnos con universidades y disciplinas de investigación para lograrlo. Sin duda los consumos han aumentado en tiempos del encierro, y eso lo leemos en datos internacionales. Esta pandemia nos obligó a encerrarnos y a distanciarnos, quizás todo lo contrario a los principios de salud mental. Pero nos tuvimos que manejar con esta paradoja: para cuidarnos nos tuvimos que distanciar y sabemos que en salud mental acercarnos, compartir y sostener los lazos sociales son la manera de cuidarnos.

 

Está comprobado que los problemas de consumo y los modos de sufrimiento se multiplicaron en un tiempo tan largo como viene siendo la pandemia y que tiene consecuencias en lo socio afectivo.

 

-El trabajo que iniciaron con personal de Salud para canalizar su propio malestar, ¿tuvo respuesta?

 

-Funciona el programa "Cuidar a los que Cuidan": acompañamiento a los equipos de salud para los hospitales donde tocó la atención más crítica de Covid hasta los Samco y centros de atención primaria, que acompañaron situaciones críticas a familiares y de los nuevos modos de despedirse (en pandemia). Ahora estamos en este trabajo de encontrarnos con los equipos para reorganizar su modo de asistencia porque la atención de Covid va variando y haciéndole lugar a una incidencia mayor de problemáticas de salud mental que lamentablemente aparece como una crisis, pero exige garantizar lo que llamamos la continuidad de los cuidados.

 

-Hay cierta apertura, alivio en la población... La vacunación llegó como una buena noticia para prevenir casos graves de la enfermedad. ¿Dónde tendríamos que poner el foco? Porque el optimismo no es para todos.

 

-Tenemos que tener en claro que la pandemia continúa y debemos seguir con los cuidados básicos que aprendimos con el Covid. Sin duda la vacuna vino a traer un alivio pero no estamos exentos de una situación crítica y sabemos poco de cómo va a ir variando el virus. Sin duda es necesario retomar la vida cotidiana, intentar formas de cuidado pero que no suspendan los encuentros, las cercanías con las personas queridas que es una garantía de cuidado de la salud mental.

 

-¿Hasta cuándo podríamos llegar a encontrar secuelas de la pandemia en al salud mental de la población?

 

-Eso sería difícil de establecer. Esta pandemia ha tenido de traumático que es difícil de entender para nuestra subjetividad: no teníamos experiencia previa, fue inédita y eso impacta en nuestra subjetividad. Aquí se trata de la singularidad de cada uno y lo que tenemos que aprender es, sin dudas, que esta pandemia nos deja diseñando nuevas maneras de cuidado a quienes estamos en estas funciones, pero también a toda la población. No creo que podamos establecer hasta cuándo, porque muchas veces las consecuencias de un dolor o una pérdida aparecen mucho tiempo después y cada persona lo atraviesa de un modo particular.

 

Sí, respecto de la política pública sabemos que esto tiene una consecuencia en lo colectivo y, por eso, nuestro interés en fortalecer y profundizar el sistema de salud mental: el 30 de septiembre vamos a anunciar formalmente (ver En agenda) un proceso con varios ejes para el fortalecimiento de la atención primaria, desde lo territorial y los equipos comunitarios

 

En Santa Fe tenemos muy valiosas experiencias que son sustitutivas pero nos falta transformarlas en políticas. Por eso consideramos importante contar con un Plan Estratégico en Salud Mental y consumos problemáticos.

 

En agenda

Conferencia: El 30 de este mes, en el marco del ciclo *Habitar la Transformación hacia el Plan Provincial de Salud Mental, se hará la conferencia de la participarán Franco Rotelli, referente de la reforma italiana y Paulo Amarante, referente de la reforma brasilera, junto a autoridades provinciales y nacionales.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Nancy Balza
El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez