https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 26.09.2021 - Última actualización - 19:46
19:45

Sarcasmo político | Por Raúl S. Vinokurov

El vaso medio lleno

 Crédito: Archivo
Crédito: Archivo

Crédito: Archivo

El Litoral en Google News



Sarcasmo político | Por Raúl S. Vinokurov El vaso medio lleno

Por Raúl S. Vinokurov

 

Pasaron varios días ya del domingo eleccionario que cacheteó al oficialismo. En un país azotado por tantos problemas, necesariamente debemos buscar las cosas positivas que dejó esta elección sabiendo que siempre las hay. Para qué deprimirse más.

 

Se confirmó sin dejar ninguna duda quién fija las pautas de gobierno, decide quién ocupará cargos ministeriales, quién o quienes fueron definitivamente los padres de la derrota y por supuesto quién no tiene absolutamente ninguna responsabilidad. Se constató la unidad del Frente que gobierna la Argentina, nadie desde ese sector criticó a nadie ni se originaron operaciones para dejar en claro qué piensa la única persona con derecho a pensar qué deben hacer los funcionarios actuales.

 

"Hemos escuchado la voz del pueblo, reconocemos que algo habremos hecho mal" fue el repetido discurso con alto contenido de autocrítica, y por tal razón "corregiremos lo que está mal y haremos lo que no hicimos", siempre pensando en la felicidad del pueblo argentino. No se observó ninguna puja de poder ni nadie trató de menoscabar la autoridad presidencial. "Yo decidí que Juan Manzur sea el Jefe de Gabinete, yo lo elegí para reemplazar a Cafiero" manifestó Alberto Fernández minutos antes de tomarle el juramento a ambos. 

 

Las críticas sobre la gestión de la pandemia prácticamente no existieron, salvo lo manifestado por la diputada del riñón oficial Fernanda Vallejos, que no tuvo mucha repercusión mediática, transcurriendo en paz y armonía la semana posterior al voto mayoritariamente opositor o castigador. En solo 7 días se superó el problema, se incorp2oró al gabinete "personas técnicamente capaces" para ocupar los cargos en que fueron designados, gente joven y casi desconocida para la gran mayoría, muchos de ellos incluso, sin ninguna causa penal pendiente. Se concretó, al fin, la tan prometida renovación dirigencial. 

 

Eso es escuchar la voz del pueblo. Sin subestimarnos. Sin contradicciones, sin reproches entre ellos, todos más que amigos de toda la vida. Hubo gobernadores que también leyeron el mensaje popular y así vimos que en algunas provincias se cambió un ministro. Uno. El pueblo feliz, se siente escuchado y sobre todo comprendido. Las medidas que se tomaron para incrementar las posibilidades de trabajo, fueron muy bien recibidas. El pueblo comienza a tranquilizarse al ver las positivas acciones que se están adoptando para combatir la inseguridad.     

 

Reconforta confirmar que no hubo presiones ni injerencias sobre las decisiones presidenciales. Y mucho más al comprobar la absoluta coherencia de nuestros dirigentes. "Jamás voy a trabajar junto a…". "Es el responsable de nuestros problemas, por lo tanto nunca haré alianzas con…". La dirigencia política cada día ve crecer su credibilidad, el pueblo les cree cada vez más.

 

Fueron muy bien recibidas las medidas que se adoptaron para garantizar que la escolaridad no se resienta, que los chicos no pierdan aprendizajes, contenidos. Recuperar los días de escuelas cerradas. Mejorar la educación todos los días un poco más. Esa es la capacidad de estadistas de nuestros gobernantes. Seguir demostrando que nunca existieron privilegios de ningún tipo, ni acomodos, ni intereses económicos personales o sectoriales, que realmente se gobierna, como nos dicen, para todos los argentinos sin ningún tipo de distinción. Fue enorme el clamor popular para obligar a nuestros gobernantes y a sus jóvenes colaboradores a vacunarse cuando les correspondía, no aceptando que quisieran ceder sus lugares a favor de algún anciano. Continuar cuidando nuestra salud como lo han hecho desde el primer día, es la premisa.

 

Vendrán días felices hasta el 14 de noviembre. Público en las canchas de futbol, sin barbijo en las calles, viajes, aumentos en sueldos, planes y jubilaciones, seguirán bajando los contagios, se reabren las fronteras, todos unidos y amigos, y cosas así. Es hermoso dar buenas noticias.

 

¿Qué puede pasar después del 14? Pagaremos las consecuencias.

El Litoral en Google News





#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe