https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 08.10.2021 - Última actualización - 15:07
15:04

Tribuna de Opinión

El discurso de Evita

 Crédito: Archivo El Litoral
Crédito: Archivo El Litoral

Crédito: Archivo El Litoral

El Litoral en Google News



Tribuna de Opinión El discurso de Evita

Por Ricardo Miguel Fessia

 

I - El vespertino santafesino "El Litoral" del jueves 30 de septiembre de 1948, en su página 3, informaba sobre la visita de la señora Eva Duarte de Perón a la ciudad de Rosario. (http://www.santafe.gov.ar/hemerotecadigital/diario/21927/) Era su segunda vez en poco tiempo y lo hacía en representación de su esposo, el primer mandatario, para presidir el acto de los obreros ferroviarios que se realizaba en los depósitos del puerto local.

 

La comitiva era encabezada por la primera dama a la que acompañaron el gobernador de Buenos Aires, el coronel Domingo A. Mercante; el Ministro de hacienda, dr. Ramón Antonio Cereijo; el Juez de la Corte Suprema, dr Rodolfo G. Valenzuela; el Secretario de transporte, coronel Castro y el subjefe de la Policía federal, Gamboa.

 

Las autoridades provinciales, el propio gobernador Waldino Suárez y todos sus ministros, fueron al encuentro de la comitiva y se reunieron en Arroyo Seco para poder entrar a la ciudad en forma apoteótica.

 

La primer parada fue en la sede del Sindicato de la Industria de la Carne, que estaba en plena construcción, y sobre una tarima dispuesta al efectos hablo el secretario del gremio Francisco Fergunessi y luego la visitante que saludó a los trabajadores en nombre de su esposo. Partieron hacia la sede del Regimiento 11 de Infantería donde fue recibida por su jefe.

 

Marcharon hacia la sede de la policía de la provincia, ese imponente edificio de calle Santa Fe que hoy es la sede del gobierno provincial y nació del tablero del arquitecto Manuel Torres Armengol, que estaba decorado con grandes imágenes del matrimonio presidencial. Desde uno de los balcones apareció la visitante para saludar a la multitud que coreaba su nombre y otras consignas. Incluso se rompió el cerco se seguridad y varios treparon por el balcón para poder saludar a Evita.

 

Luego de unas breves palabras del intendente Simón Sisa para darle la bienvenida, hablaron Aristóbulo Taborda por la Unión ferroviaria, Julio César Villada por el Sindicato de la carne, Carlos Enrique Llamarelli por los Empleados del Estado e Hilario Falco por la Confederación general del trabajo. Saludó a la multitud, en forma breve, Mercante y luego que escuchó a la ilustre visitante que provocaba frenesí en su pueblo.

 

Toda la comitiva se movilizó hasta la zona portuaria, precisamente hasta el galpón aduanero 3 donde estaba todo dispuesto para el banquete que los ferroviarios prepararon para la visitante.

 

 

II - Es preciso recordar que el 1 de marzo de ese año el gobierno tomaba formal posesión de los ferrocarriles británicos y en las elecciones del gremio de la "Unión Ferroviaria" había resultado electo Pablo Carnero López, que respondía a la esposa del presidente. Evita -que desde el 19 de junio presidía su fundación-.

 

El romance político venía desde los primeros días en razón de que el gremio ferroviario tuvo una relación muy estrecha con el peronismo y con el propio Perón en particular, ya que la Unión Ferroviaria participó activamente en la formación del Partido Laborista que sirvió de instrumento a Perón para llegar electoralmente al poder. En la provincia de Santa Fe y más particularmente en la zona de Rosario, fue una clave para la conformación del peronismo.

 

III – Después del almuerzo, que Evita recordó como "un momento de alegría", llegaron las tan esperadas palabras de la mujer que con su presencia despertaba verdaderas pasiones, virtudes solo propias de una leaders. Las palabras fueron transmitidas por Radio del Estado y por las emisoras locales de la ciudad.

 

Del tono suave y dulzón de la oradora, se fue pasando a una voz más firme hasta ingresar en el modo virulento con gestos ampulosos. Si bien el motivo de la presencia era saludar a los trabajadores y celebrar la decisión "del general" que el Estado sea el responsable de este principal medio de transporte, no se podía ni quería solapar acontecimientos de la realidad.

 

Pocos días antes el gobierno había denunciado la existencia de un complot para atentar contra el general Perón y su esposa cuando sea el acto del 12 de octubre en la velada del Teatro Colón. De resultas de una investigación reservada se llegó a acusar a Cipriano Reyes, dirigentes del Sindicato de la carne que fue el auténtico organizador del 17 de octubre de 1945 y que también era el referente del Partido Laborista, estructura formal que había llevado a Perón como candidato a presidente en 1946. A poco de asumir, el 4 de junio de ese año, el propio presidente anunció que todas las agrupaciones políticas que lo habían apoyado desaparecían para conformar el Partido Único de la Revolución. Decisión unilateral que fue rechazada, en particular por los laboristas que pretendían mantener su identidad. El mismo Reyes sostenía que desde el laborismo se le había dado contenido doctrinario de ese peronismo en formación y, con el triunfo y el apoyo popular, tenían grandes planes para adelante. En forma contundente decía: "Los trabajadores no podemos ser parte de ninguna aventura personalista".

 

El clima de división fue incrementándose en forma notoria y cuando se terminaron las palabras llegaron los hechos: persecuciones y atentados. El que peor la pasó fue el propio Reyes; el 4 de julio de 1947 lo ametrallaron cuando subía al taxi en el que terminó falleciendo el chofer, Ignacio Fontán. Luego fue encarcelado y torturado.

 

Del atentado que se preparaba, siempre en versión oficial, también participaban el abogado Walter Beveraggi Allende, vicepresidente del Partido Laborista, Luis García Velloso, un par de curas y John Griffith, funcionario de la embajada norteamericana.

 

IV - Algunos pasajes de la alocución quedaron grabados en la memoria colectiva. "Por cuatro chauchas quieren asesinar al líder de los trabajadores", decía Evita con voz al cuello. "Ferroviarios argentinos, podéis estar tranquilos mientras el general Perón rija los destinos de la Patria. Y si el general Perón algún día estuviera en peligro, cada argentino saldría a pelear y a morir si fuera necesario para ahogar ese peligro".

 

Señalando una estrategia, advirtió: "Pero no debemos ir a la lucha a menos en este momento hasta que no se dé la orden; pero cada descamisado, cualquiera que hable mal de Perón, debe romperle un botellazo en la cabeza o la cabeza, si es necesario. … ¿No ven que son las fuerzas del mal las que están actuando? ¿No ven ustedes que nosotros somos el pueblo que quiere resurgir y queremos tomar la bandera de la justicia social, de la soberanía y de la independencia económica? ¿No ven que los oligarcas no quieren que se reforme la reforma constitucional porque saben que en ella se van a poner los derechos del trabajador y se van a consolidar todas las conquistas que Perón le dio al pueblo trabajador?"

 

Con la agenda electoral definida, Evita convocó al pueblo a votar "para derrotar a la oligarquía" en las elecciones del 5 de diciembre de ese año, en las que elegirían convencionales constituyentes. De la misma forma los convocaba al acto del 17 de octubre para "decirle presente a Perón en la plaza histórica de Mayo". De inmediato y como una sola voz, se escuchó; "¡Lo tendrá! ¡Lo tendrá!".

 

V - Desde los días previos a la histórica jornada del 17, Eva Duarte se había convertido en un personaje emblemático, con un carisma que incrementaba en cada aparición pública. Alimentaba esa situación cuando se dirigía al pueblo con discursos flemáticos que generaban delirio en la masa que vitoreaban su nombre.

 

Apenas unos días antes, y con la preocupación por el intento de atentado, dijo que "…así como el general Perón les dice que tengan tranquilidad y que se fíen en la justicia, yo que no soy más que la más humilde colaboradora del general Perón, les digo que tengan tranquilidad, que cumplan una vez más la consigna del líder. Pero sepan también que si ellos no obedecen a la consigna de los argentinos, que es la de luchar por una Argentina libre, justa y soberana, el pueblo puede tomarse algún día la justicia por sus manos".

 

Convocado el pueblo, su pueblo, a la Plaza de Mayo, el 23 de septiembre de 1947, para exponer en una verdadera asamblea popular los argumentos para solicitar el voto femenino, expresó que "…tenemos, hermanas mías, una alta misión que cumplir en los años que se avecinan. Luchar por la paz. Pero la lucha por la paz es también una guerra. Una guerra declarada y sin cuartel contra los privilegios de los parásitos que pretenden volver a negociar nuestro patrimonio de argentinos".

 

Algunos años después, cuando el llamamiento a su pueblo sabedora de que podría ser la última vez, el 1 de mayo de 1952, en el Día del Trabajo, desde el histórico balcón de la Rosada exhortó: "Yo le pido a Dios que no permita a esos insensatos levantar la mano contra Perón, porque guay de ese día. Ese día, mi general, yo saldré con el pueblo trabajador, yo saldré con las mujeres del pueblo, yo saldré con los descamisados de la Patria, para no dejar en pie ningún ladrillo que no sea peronista. Porque nosotros no nos vamos a dejar aplastar jamás por la bota oligárquica y traidora de los vendepatria que han explotado a la clase trabajadora; nosotros no nos vamos a dejar explotar jamás por los que, vendidos por cuatro monedas, sirven a sus amos de las metrópolis extranjeras y entregan al pueblo de su Patria con la misma tranquilidad con que han vendido al país y sus conciencias".

 

En adelante, tanto el 1 de mayo como el 17 de octubre fueron fechas patrias y se acuñó aquello "Perón cumple, Evita dignifica". Los días corrieron, llegaron otros discursos, pero la pasión no fue la misma.

 

Siempre por la crónica de El Litoral, "unos momentos antes de la llegar la señora de Perón a la jefatura apareció frente al edificio un muñeco colgado de una horca con una leyenda que decía: Cipriano Reyes".

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:



#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez