https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Sábado 09.10.2021 - Última actualización - 13:49
13:45

Lo que se vio y se vivió en el día más esperado

Unión: la emoción a flor de piel por el añorado regreso

Desde el 9 de marzo del año pasado, pasaron 575 días sin que el hincha de Unión pueda disfrutar del "ritual de la pasión". No acompañó el resultado, que pudo ser diferente. Pero eso no puede manchar la alegría de volver a estar en el lugar más querido. El operativo fue exitoso y Unión colaboró en todo.

Una vista aérea en plena disputa del partido. El aforo fue respetado, no había más gente que la permitida. Crédito: Fernando NicolaUna vista aérea en plena disputa del partido. El aforo fue respetado, no había más gente que la permitida.
Crédito: Fernando Nicola

Una vista aérea en plena disputa del partido. El aforo fue respetado, no había más gente que la permitida. Crédito: Fernando Nicola

El Litoral en Google News



Lo que se vio y se vivió en el día más esperado Unión: la emoción a flor de piel por el añorado regreso Desde el 9 de marzo del año pasado, pasaron 575 días sin que el hincha de Unión pueda disfrutar del "ritual de la pasión". No acompañó el resultado, que pudo ser diferente. Pero eso no puede manchar la alegría de volver a estar en el lugar más querido. El operativo fue exitoso y Unión colaboró en todo. Desde el 9 de marzo del año pasado, pasaron 575 días sin que el hincha de Unión pueda disfrutar del "ritual de la pasión". No acompañó el resultado, que pudo ser diferente. Pero eso no puede manchar la alegría de volver a estar en el lugar más querido. El operativo fue exitoso y Unión colaboró en todo.

Fue una mezcla rara de sensaciones. Primero, la ansiedad, la expectativa y la emoción de todos los tatengues. Vimos gente que entraba llorando al 15 de Abril. Algunos perdieron sus seres queridos en este año y medio largo de pandemia. Y quizás, con esos mismos seres queridos que ya no están, cumplían el impostergable ritual de la venida al estadio; esos domingos -o el día que fuere- de almuerzo apurado, de la camiseta rojiblanca lista, del paso también apresurado por las calles adyacentes al estadio y de la llegada a la tribuna para saludar a esos mismos "amigos de la cancha", a esas caras conocidas que cada quince días formaban parte de ese "culto de la pasión" que significaba llegar al estadio para ver al club de sus amores.

 

Para algunos, todo este tiempo fue una eternidad. Lo sobrellevaron así, sufrientes, esperanzados en que alguna vez todo iba a volver a su cauce normal. Y que los rituales se iban a repetir como antes, por más que ya nada vuelva a ser igual que antes para muchos. Bulevar Pellegrini fue una fiesta desde muy temprano. La gente fue al lugar que había permanecido solitario y mudo durante todo este tiempo de pandemia. Jugaba Unión, pero no había hinchas en el estadio, ni gente caminando presurosa para llegar a la cancha, ni bullicio, ni "previa", ni nada. Faltaba lo mejor que tiene el fútbol. Era como una rica comida pero sin sal. Pero el viernes todo fue diferente. Volvió el calor, volvió el color, afloró la pasión. Sólo faltó el festejo.

 

Unión respetó al socio que religiosamente -y posiblemente con mucho sacrificio- aportó al club en tiempos de pandemia. Y a los que fueron a la sede, motivados por este retorno a la cancha, se lo atendió con el respeto merecido. Quizás estas líneas estén de más si el nuestro fuese un país distinto. O una sociedad en la que gobierne el respeto y la lógica. Pero como no es así y porque muchas veces impera el maltrato, adquiere vigencia lo antes señalado. Prolongar la atención a la gente hasta que el último de los que llegó a tiempo o en el horario indicado haya sido atendido, debiera ser lo normal. No lo es, pero Unión lo hizo el día previo al partido.

 

 

 

 

La emoción de la gente, la felicidad -aunque sea momentánea- del regreso a la cancha y volver a ver un partido del club de sus amores, más allá del resultado final, es lo que se rescata y destaca de la siesta de viernes en el 15 de Abril. No pudo ser completa, aunque debió ser distinta porque Unión no mereció perder el partido. Quizás esto último quede de lado en el balance final o sea la deuda interna que tendrá que pagar inmediatamente el plantel, apuntando al partido con Racing, que será el próximo como local.

 

El hincha de Unión volvió a la cancha. No fue un día más. Ni para él, ni para el club, ni para los jugadores (muchos jugaron su primer partido oficial con gente en las tribunas) ni tampoco para Gustavo Munúa, el técnico uruguayo en el que se depositan las expectativas de mejoría.

 

Elogios

Por lo que pudo averiguar El Litoral, desde el Ministerio de Seguridad y desde la Policía se elogió la colaboración de Unión para el éxito de todo el operativo. "El club funcionó de manera sistemática, racional e incorporó tecnología a los controles", señalaron a El Litoral.

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

Enrique Cruz
El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: EducacionSF  Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe  Ariel Ramírez