https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 11.10.2021 - Última actualización - 12.10.2021 - 15:47
18:37

Fue 2 a 1 en el Nuevo Gasómetro con goles de Goltz y Meza

Colón ganó gracias a la rebelión de sus defensores

Fue una victoria justa que pudo ser más amplia si había más eficacia. San Lorenzo terminó jugando con ocho pibes de las inferiores y la gente silbó a los más grandes y a la dirigencia.

 Crédito: Ignacio Izaguirre
Crédito: Ignacio Izaguirre

Crédito: Ignacio Izaguirre

El Litoral en Google News



Fue 2 a 1 en el Nuevo Gasómetro con goles de Goltz y Meza Colón ganó gracias a la rebelión de sus defensores Fue una victoria justa que pudo ser más amplia si había más eficacia. San Lorenzo terminó jugando con ocho pibes de las inferiores y la gente silbó a los más grandes y a la dirigencia. Fue una victoria justa que pudo ser más amplia si había más eficacia. San Lorenzo terminó jugando con ocho pibes de las inferiores y la gente silbó a los más grandes y a la dirigencia.

Venía desmemoriado Colón. Parecía que el equipo estaba en otra cosa. Le costaba arrancar. Estaba previsible, generaba poco y tampoco daba la imagen de seguridad defensiva que transmitía en el otro torneo. Cualquier comparación con la Copa pasada resultaba deprimente. Y cobijado bajo la ausencia de Luis Miguel Rodríguez, el técnico no se cansaba de señalar que “hemos perdido al goleador y al mejor asistente”. Así, Colón transitaba por una meseta que no lograba abandonar y que le hacía recordar con añoranzas ese tiempo no tan lejano que desembocó en la mayor alegría de su historia.
 

Las dos oportunidades que había tenido Aliendro, que estuvo entre los puntos altos del rendimiento individual pero que no definió bien las ocasiones favorables en el primer tiempo, presagiaban otra jornada de lamentos. Zapata también había tenido lo suyo con una media vuelta totalmente solo y desde inmejorable posición que salvó el implacable Burián. Había dado, Colón, la imagen de mayor consistencia como equipo frente a un rival lento, con pocas luces y que sólo parecía tener cierta jerarquía cuando la pelota pasaba por los pies de Barrios o en las subidas del zurdo Fernández Mercau. Hasta que Goltz frenó un avance de San Lorenzo y tomó la lanza. La jugada siguió en Delgado, se prolongó por el costado derecho en Bernardi y éste colocó un centro preciso para la subida de Goltz, que metió el cabezazo inatajable para Torrico cuando el primer tiempo estaba dando las hurras.


 

Se justificaba la victoria parcial. Sin brillar, Colón era más en todo. Le faltaba lo de casi siempre en este torneo: que aparezca alguien adentro del área con oportunismo y precisión para definir. Había sido Aliendro, terminó siendo Goltz. Poco de Farías, lo mismo de Morelo. Pero al menos se rebeló Goltz y llegó la conquista merecida.
 

Pero al partido había que liquidarlo. No se podía dejar con vida a San Lorenzo, más allá de que parecía impotente y carente de ideas el equipo de Montero. Domínguez vio que Sabella, ingresado en el arranque del segundo tiempo, empezaba a complicar por el costado de Delgado (que no dio muestras de estar ciento por ciento desde lo físico). Entonces sacrificó a Formica (de escaso aporte) y armó línea de cinco con Gallardo por izquierda. Así, con tres centrales (esquema con el que jugó casi todo el torneo pasado), aparecieron las libertades para los marcadores de punta. Y lo aprovechó Meza, para tomar una pelota perdida de manera poco creíble entre Di Santo y Barrios, para colocar un remate impresionante desde afuera del área que se metió en el ángulo. Golazo de otro defensor para un 2 a 0 que parecía lapidario.

Colón ganó de visitante ante San Lorenzo por 2 a 1

Colón tuvo que definirlo con más practicidad al partido. Se dio vida San Lorenzo otro golazo (el de Martegoni desde afuera del área que se metió abajo y fue inatajable para Burián). Pero el remate de Morelo en el palo que luego no pudo aprovechar Farías, más el mano a mano del mismo Farías que lograron desbaratar entre Torrico y Donati, debieron darle cifras más reales al resultado final. Que terminó siendo ajustado, con una pizca de dramatismo en la parte final, pero al que no se le puede achacar una alta dosis de justicia y razonabilidad para lo que fue el trámite del partido.

Galería BICA - San Lorenzo vs. Colón

Sigue mojada la pólvora de los delanteros. Jugó siempre Farías pero hace varios partidos que no convierte ni tampoco es figura. Tiene destellos, chispazos, algunos toques de mucha calidad, pero no termina de ser todo lo desequilibrante que se espera de un jugador de su naturaleza. A su lado, estuvieron volantes con llegada, pero no hubo caso. Y en los últimos partidos, la “reconstrucción” del ataque se intentó con Leguizamón primero y ahora con Morelo, que hacía varios partidos que no jugaba de titular. Ni siquiera Beltrán se posicionó para ser una alternativa válida. Siguen faltando los goles de los delanteros. Al menos, en el Nuevo Gasómetro se produjo “la rebelión de los defensores”. Apareció Goltz con toda su inteligencia y confianza para quitar en campo propio, seguir la jugada e ir a definir en el área de enfrente; y luego Meza, para meter un golazo de aquéllos, al estilo de esos bombazos del Bichi Fuertes que tantas veces hizo estallar al hincha sabalero.


Once partidos sin convertir un gol de jugada adentro del área

 


“Perdimos al goleador y al asistidor”, fue una de las frases más repetidas por Eduardo Domínguez (que gritó con mucha euforia el golazo desde afuera del área que hizo Eric Meza). Si bien su equipo no era el mismo, la falta de gol era lo que más le hacía perder el sueño. Y razones no le faltaban al técnico sabalero.
 

El último gol que se había convertido en jugada adentro del área, fue en la fecha 3 ante Huracán y lo convirtió Wilson Morelo. Desde allí en más, todos los goles que se habían marcado fueron de remates desde afuera del área o de tiros desde el punto del penal. Tampoco fueron muchos, porque Colón había marcado, hasta este partido con San Lorenzo, 10 goles en 14 partidos. Y hasta ese partido con Huracán, de la tercera fecha, llevaba 4.
 

Pero la racha se rompió con el gol de Goltz en el epílogo del primer tiempo, cuando metió un cabezazo justo que se metió junto al palo izquierdo de Torrico después de un centro de Bernardi. Además, Paolo festejó otro gol ante San Lorenzo. Siendo defensor, ya le lleva marcados cinco en su carrera.
 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Río Paraná  Colón  Unión  Clima en Santa Fe