https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Domingo 28.11.2021 - Última actualización - 29.11.2021 - 19:11
12:49

Correcta intervención

Santo Tomé: no serán investigados los policías que abatieron a los ladrones de la distribuidora

Estaría probado que los uniformados actuaron en legítimo ejercicio de su deber. Se descarta cualquier hipótesis de gatillo fácil.

 Crédito: Manuel Fabatía
Crédito: Manuel Fabatía

Crédito: Manuel Fabatía

El Litoral en Google News



Correcta intervención Santo Tomé: no serán investigados los policías que abatieron a los ladrones de la distribuidora Estaría probado que los uniformados actuaron en legítimo ejercicio de su deber. Se descarta cualquier hipótesis de gatillo fácil. Estaría probado que los uniformados actuaron en legítimo ejercicio de su deber. Se descarta cualquier hipótesis de gatillo fácil.

La actuación de los policías que abatieron a dos delincuentes que asaltaron una distribuidora de Santo Tomé ha quedado fuera de toda sospecha y no serán investigados por la justica.

 

"No existe ningún elemento que permita conjeturar la posibilidad de un mal desempeño de sus funciones. Las evidencias reunidas hasta el momento permiten asegurar que los agentes actuaron ciento por ciento dentro de la ley, en el marco del legítimo ejercicio del deber, función o cargo",  aseguró una alta fuente del Ministerio Público de la Acusación.

 

Santo Tomé. Asalto y muerte en una distribuidora céntrica

 

Según trascendió la valoración de este delicado asunto se apoyó en tres pilares fundamentales: el análisis de las cámaras de seguridad; la toma de declaraciones a víctimas y testigos y el peritaje de las armas de fuego. 

 

También se hizo un minucioso estudio de la escena del suceso teniendo en cuenta la ubicación de las partes involucradas (policías y ladrones). Allí se constató la presencia de impactos de bala en paredes y  frente de ambos lados, lo que confirma que hubo un enfrentamiento.

 

A su vez se confirmó que uno de los policías estuvo a segundos de ser ejecutado por uno de los malvivientes. En momentos en que intentaban darse a la fuga uno de los ladrones se trabó en lucha con un uniformado. De un certero golpe el ladrón tumbó al suelo a un oficial al que despojó de su escopeta Itaka y de su arma reglamentaria. Acto seguido el asaltante, con la pistola que terminaba de robar, efectuó un disparo a quemarropa contra otro agente, que salvó su vida porque el balazo se estrelló en su radio handy que tenía colocada a un costado del pecho.

 

Por último se estableció que dos de los delincuentes estaban vestidos con ropas oscuras similares a la que utiliza el personal policial. En este sentido uno de los maleantes tenía en sus ropas y en un barbijo la insignia policial. El otro vestía prendas color azul oscuro. Y el restante estaba vestido de manera informal con jeans y remera.

 

 

Los hechos

La tarde del último viernes tres malvivientes fuertemente armados ingresaron a la distribuidora de lácteos "Don Angel", ubicada en la cuadra de calle Belgrano al 1900, y rápidamente redujeron a dueños y empleados. Las víctimas fueron maniatadas, para que no obstaculicen el robo.

 

No está claro si alguien llegó a activar la alarma o si algún vecino se percató de lo que estaba ocurriendo, pero lo cierto es que la Central de Emergencias 911 fue alertada sobre el hecho y en contados minutos una patrulla del Comando Radioeléctrico llegó a la escena.

 

Los asaltantes todavía estaban dentro del negocio cuando los policías irrumpieron. Se generó en ese momento una lucha cuerpo a cuerpo en la que se efectuaron los primeros disparos de arma de fuego. Uno de los uniformados sufrió una lesión en un ojo, porque uno de los rufianes gatilló muy cerca de su rostro. En los forcejeos, habrían logrado quitarle la escopeta a uno de los agentes.

 

El caos siguió afuera, cuando los delincuentes trataron de huir. Los vecinos escucharon al menos diez disparos de arma de fuego. Uno de los ladrones alcanzó a correr unos cincuenta metros antes de caer desplomado. Murió en la vereda. Estaba vestido con uniforme policial, tenía una pistola y también un equipo de comunicaciones similar al de la fuerza de seguridad.

 

Otro de sus cómplices estaba tirado frente a la distribuidora, en la calle. Un proyectil lo había alcanzado en la zona inguinal. A su lado había bolsos con dinero y un revólver, entre otras cosas. Una ambulancia lo llevó al Hospital Cullen, pero cuando arribó ya había perdido demasiada sangre y los médicos nada pudieron hacer para evitar su fallecimiento.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Pase sanitario  Coronavirus  Clima en Santa Fe  Colón  Unión