https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 29.11.2021 - Última actualización - 30.11.2021 - 16:07
11:22

Medios y noticias locales

¿Desierto o bosque? Dime dónde vives y te diré cómo te informas

Un estudio realizado en todo el país permitió establecer áreas más o menos fértiles para el desarrollo de un periodismo de cercanía. Pero, ¿en qué incide habitar un espacio u otro? Especialistas explican causas y efectos para concluir en que, también en comunicación, es mejor tener más oxígeno y menos espejismos.

 Crédito: Gentileza.
Crédito: Gentileza.

Crédito: Gentileza.

El Litoral en Google News



Medios y noticias locales ¿Desierto o bosque? Dime dónde vives y te diré cómo te informas Un estudio realizado en todo el país permitió establecer áreas más o menos fértiles para el desarrollo de un periodismo de cercanía. Pero, ¿en qué incide habitar un espacio u otro? Especialistas explican causas y efectos para concluir en que, también en comunicación, es mejor tener más oxígeno y menos espejismos. Un estudio realizado en todo el país permitió establecer áreas más o menos fértiles para el desarrollo de un periodismo de cercanía. Pero, ¿en qué incide habitar un espacio u otro? Especialistas explican causas y efectos para concluir en que, también en comunicación, es mejor tener más oxígeno y menos espejismos.

¿Vivís en un lugar con acceso a noticias locales? Con ese interrogante se inicia la navegación por un mapa del país que condensa las conclusiones a las que arribó el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) a partir de una investigación financiada por Google News Iniciative.


​Es una topografía particular la que revela el mapa porque distingue regiones y colores y le pone nombre a cuatro escenarios geográficos: desiertos, semidesiertos, semibosques y bosques. Con esos términos define a los lugares que tienen poco o nulo acceso a medios y noticias locales (los primeros) y aquellos que tienen asegurado ese acceso (los últimos, pintados de verde).
 

Irene Benito es periodista de investigación en Tucumán y hace un año fue convocada por Fopea para llevar adelante este proyecto que se materializó en un sitio web: desiertosinformativos.fopea.org. Allí se puede ingresar y navegar para descubrir de qué color está pintado nuestro lugar en el mundo y por qué ese dato importa.

 

En diálogo con El Litoral, Benito contó cómo fue gestado este trabajo que recogió el antecedente de experiencias en Estados Unidos, Canadá y algunos países de América Latina (Colombia, Venezuela y Brasil, por ejemplo) pero que aquí se desarrolló en 560 departamentos de nuestro país; un despliegue "inédito", apunta.

 

"Argentina es un mundo de mundos; en cada provincia hay zonas, y tratar a todas de la misma manera no es correcto", apunta Irene Benito.Foto: Gentileza.

 

 

 

Para ello se capacitó a 27 investigadores de todo el territorio nacional, luego sobrevino una etapa muy intensa de análisis de datos que tuvo un corte el 7 de junio cuando se presentaron los resultados y a partir de allí se desagregaron datos recogidos en el año de trabajo. Por ejemplo, el análisis por género que concluyó en que el 14,4 % de los medios tienen a su cargo a una mujer.

 

Ese es uno de los aspectos: los otros son la forma en que se vinculan los medios con los periodistas; la antigüedad de los medios, el tipo de plataforma más común, la agenda de los medios locales y sus fuentes de financiamiento. "Todos esos resultados ya están disponibles y se pueden ver en periodismolocal.fopea.org.

 

 

 

- ¿Cuál es la importancia que tiene este estudio para la ciudadanía?
 

- Por primera vez los periodistas usamos herramientas periodísticas para conocer el estado del periodismo local; esa ya es una definición. Pero el objetivo es generar información de calidad, verificar y chequear para que nuestras audiencias puedan tomar las mejores decisiones. Si aplicamos ese criterio a este proyecto lo que deberíamos decir es que esta herramienta sirve al ciudadano para entender cómo se esta informando, qué nivel de acceso a noticias locales tiene y dónde está ubicado en el mapa. Y en función de todo eso, las actitudes deberían ser diferentes: si está en un bosque, no deja de ser un ciudadano privilegiado con grandes oportunidades para su bienestar, pero tiene la obligación de cuidar ese espacio. Porque los bosques no dejan de ser lugares amenazados, tomando la metáfora ecológica.

 

Si es un ciudadano que se encuentra en un semibosque ya aparecen signos de alarma. Esta categoría intermedia indica que las posibilidades de retroceder son mayores y que hay dificultades para el acceso a noticias locales: seguro que hay medios y periodistas pero el ambiente no es el óptimo para que haya condiciones adecuadas en el ejercicio del periodismo profesional.
 

Si esa persona se encuentra en un semidesierto, la situación se vuelve más complicada porque es sólo un poco mejor que un desierto pero quienes viven allí no están bien servidos desde el punto de vista periodístico. Se entiende que las condiciones no son tan críticas pero tampoco son buenas; hay poco o ningún acceso a las noticias locales y pocas posibilidades de enterarse de lo que ocurre en el lugar en que se vive, lo cual erosiona mucho la calidad de la democracia y tiene efectos enormes en las decisiones. Expone a las manipulaciones, los engaños y propagandas que tienen los poderes para aprovechar esta falta de periodismo profesional capacitada para interrogar.

 

En el mapa, la proporción más grande es de desiertos de noticias donde la escasez es máxima,la información local circula poquísimo; son ámbitos entregados a las decisiones de quienes mandan, donde el periodismo profesional tiene muy poca cabida y las condiciones para hacerlo son pésimas. La idea es que si te ubicás en un desierto, puedas apoyar a quien quiera hacer algo para cambiarlo, y segundo que puedas poner en cuestión lo que llega y no tomarlo como verdadero.
 

Volviendo a la pregunta, el objetivo principal es conocer el estado del periodismo pero sobre todo darle a la ciudadanía herramientas de análisis porque por otro lado hay, además, una saturación de información.
 

 

 

- La información no es escasa; por algún lado nos estamos informando pero esa sobreinformación no necesariamente es útil.
 

- Estamos sobrepasados de noticias; las redes sociales son una fuente inagotable pero no necesariamente lo que hay allí tiene claridad periodística. Y por otro lado, y ahí está el punto crítico, esas noticias tienen que hablar de los lugares donde vivimos. Porque está muy bien tener una mirada global pero ¿quién cuenta la vida de los lugares donde habitamos?
 

Siempre me interesa analizar lo que pasó en la pandemia: el bombardeo noticioso estaba focalizado todo el tiempo en las grandes urbes donde obviamente había más dificultades para protegerse del coronavirus. Pero no era la situación de los pueblos que muchas veces sufrieron las medidas hiper restrictivas tal vez sin motivo. Por eso a lo mejor se hizo daño a lugares que tenían formas de aislamiento natural. Todo eso demuestra que hay una mirada bastante homogénea en un país asimétrico y desigual que tiene grandes ciudades pero también lugares muy pequeños. Argentina es un mundo de mundos; en cada provincia hay zonas y tratar a todas de la misma manera no es correcto.
 

- ¿Encontraron una relación entre los desiertos informativos y la situación social y económica de la región que estaban analizando?
 

- Si se mira el mapa se observa que las áreas centrales del país son la más ricas y tienen una situación mejor en términos de que hay más bosques y semibosques. Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos tienen zonas de desierto pero son fuertes las áreas de bosques. En Mendoza es llamativa la situación, en Córdoba también y en menor medida Santa Fe que tiene muchos semidesiertos, pero menos desiertos que La Rioja, Santiago del Estero, Formosa y Tucumán donde la cantidad de esta clasificación llegaban al 80 % del territorio y no hay bosques.
 

Es imposible no ver esa correspondencia. Un sistema de inversión privada y emprendedores repercute sobre la cantidad y calidad de medios de comunicación, y esto va sofisticando a las sociedades y produce estímulos al periodismo. Pero dicho esto hay que pensar las cosas de otra manera, porque no necesariamente esa operación de desarrollo económico impacta de forma inmediata sobre el periodismo: un caso importante es Añelo, la base de Vaca Muerta en Neuquén. Vaca Muerta es una gran reserva de hidrocarburos que tiene la Argentina y ha recibido mucha inversión privada y pública. Sin embargo, eso no se ha traducido en la instalación de medios y de periodistas que puedan contar lo que pasa allí en condiciones apropiadas. Hubo un desierto informativo a pesar de toda la atención que recibe.
 

 

 

En Tucumán tenemos un solo bosque que es la capital; el resto de la provincia está pintada de rojo y beige. Pero al lado de la capital hay una ciudad que es Yerba Buena con la mayor concentración de countries de la provincia; sin embargo, no hay una cantidad de medios y periodistas acorde a la importancia del lugar y depende de la atención que le brindan los periodistas en la capital.
 

Otro caso es Puerto Madero, en Ciudad de Buenos Aires, que es uno de los lugares que tienen obvios recursos económicos pero que no se han traducido en un sistema informativo de bosque. ¿Por qué? Hay que seguir pensando pero el proceso de instalación de un medio de comunicación es largo, necesita tiempo y las crisis en la Argentina no han contribuido a que el crecimiento de las ciudades acompañen con el mismo ritmo el desarrollo de los medios.

 

El mapa

Detalles de la investigación pueden ser consultados en: https://desiertosinformativos.fopea.org/

 

 

 


¿Y por casa?
 

En Santa Fe fueron encuestados 159 medios de los 2463. La Capital y Rosario tienen esa categorización de bosque pero como toda provincia grande tiene este desafío de que se narra a si misma en la inmensidad. Hay poblaciones muy activas y con muchos habitantes, y no es lo mismo el centro que la periferia. Entonces, tal vez el tema no sea pensar cómo está informada la población del departamento La Capital, sino cómo lo están en 9 de Julio, San Jerónimo o Garay. ¿Qué grado de atención reciben de parte de los medios de comunicación y quién se ocupa de ellos? La respuesta a esa pregunta, a menudo, se contesta por el lado del gobierno.

 

 

 

 

Mientras tanto, una buena opción será consultar el mapa.

 

 

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

Autor:

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Pase sanitario  Coronavirus  Clima en Santa Fe  Colón  Unión