https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 03.12.2021 - Última actualización - 12:50
12:48

Cristian Riom

Complejas relaciones entre Rusia y Occidente

Joe Biden y Vladimir Putin se reunieron en junio pasado. El establecimiento de un Joe Biden y Vladimir Putin se reunieron en junio pasado. El establecimiento de un "cinturón sanitario" en el Este europeo, tal cual había sido pergeñado para contener al comunismo a principios del siglo XX, parece anacrónico.
Crédito: Archivo

Joe Biden y Vladimir Putin se reunieron en junio pasado. El establecimiento de un "cinturón sanitario" en el Este europeo, tal cual había sido pergeñado para contener al comunismo a principios del siglo XX, parece anacrónico. Crédito: Archivo

El Litoral en Google News



Cristian Riom Complejas relaciones entre Rusia y Occidente La política de "contención" hacia Rusia llevada adelante desde Washington y acompañada en mayor o menor medida por sus principales aliados europeos no ha llevado a un mundo más estable y pacífico, por el contrario ha generado tensiones y conflictos.

Cristian Riom (*)

 

En la última década las relaciones entre Rusia y Occidente se fueron deteriorando de forma vertiginosa. La continua expansión de la OTAN hacia el este llegando incluso a las fronteras con Rusia (como en el año 2004 con la incorporación de los países bálticos) y la intención de Georgia de unirse a la alianza atlántica, fueron condiciones precedente a la situación actual. El cambio de rumbo político en Ucrania a partir del "Euromaidan" del 2014 y la caída de Yanukovich devino en la anexión rusa de Crimea a través de un referéndum no aceptado por EE.UU. y la Unión Europea (aunque habían dado por válido el realizado por el Reino Unido en las Islas Malvinas) y el establecimiento de las autoproclamadas repúblicas de Lugansk y Donetsk en la región del Donbass en el este ucraniano. Inmediatamente la UE comenzó una larga lista de sanciones hacia Rusia; desde el 17 de marzo de 2014 hasta la actualidad cientos de funcionarios y más de 48 entidades rusas sufrieron la inmovilización de sus bienes, la prohibición de viajes a la UE y la restricción de compra de cualquier producto proveniente de Crimea. Si bien en su faz discursiva la UE apela al diálogo y a la solución pacífica de las controversias, ha preferido la presión y la sanción antes que reforzar lo actuado por el "Cuarteto Normandía" (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) y los acuerdos de Minsk. Las declaraciones del Presidente Biden acerca de un apoyo "inquebrantable" hacia su par ucraniano Zelenski y lo expresado por parte del secretario de Defensa de EE.UU., Lloyd Austin, quien recordó que, desde el año 2014 EE.UU. ha destinado 2.500 millones de dólares al apoyo de las Fuerzas Armadas ucranianas, tampoco ayudan mucho a la pacificación de la región. Más aun, el empeño de Ucrania de resolver la cuestión por medios militares llevan al máximo el riesgo de una escalada bélica en la región con características realmente preocupantes. En una comparación análoga podríamos preguntarnos cómo actuaron EE.UU .y la OTAN en el caso de la independencia de Kosovo de Yugoslavia en 1999.

 

La intoxicación y posterior detención del político opositor ruso Alexander Navalny provocó nuevas sanciones de parte de la UE y EE.UU. El 2 de marzo del presente año fueron sancionados por el organismo europeo cuatro altos funcionarios rusos como el Jefe de Investigaciones de Rusia Alexander Bastrykine y el Fiscal General Igor Krasnov. La huelga de hambre iniciada -y posteriormente abandonada- por Navalny fue un capítulo más de las controversias con Rusia, llegando a haber amenazas directas de la Casa Blanca ante una posible muerte del detenido. Cuáles son los parámetros de occidente referido al tratamiento de detenidos, estando aún en prisión Julian Assange en Reino Unido por motivos netamente políticos y en condiciones de salud más que precarias. También podríamos preguntar cuáles fueron las sanciones aplicadas al Reino Unido por dejar morir de hambre a Bobby Sands y otros nueve compañeros irlandeses en 1981 bajo el gobierno de Margaret Thatcher.

 

La construcción del gasoducto "Nord Stream 2" a través del Báltico es un mega emprendimiento conjunto de Rusia y Alemania para proveer de gas a Europa, junto con empresas como Shell y Engie. Esta obra también ha sido motivo de presiones y sanciones de parte de EE.UU. por ser "... un proyecto geopolítico de Rusia que amenaza la seguridad energética de Europa, así como la de Ucrania y los socios orientales de la OTAN", en palabras de Giordono-Scholz, portavoz de la embajada de Estados Unidos en Berlín. Si bien las presiones continúan, el gasoducto ya ha sido concluido.

 

En abril conocimos la noticia de la expulsión de diplomáticos rusos por parte de la Republica Checa por sospechar que agentes de los servicios de inteligencia rusos estuvieron detrás de las dos explosiones ocurridas en 2014 al sureste del país. Es extraño que hayan llegado a esta conclusión después de 7 años siendo que en todas las investigaciones preliminares se había descartado de plano la actuación de extranjeros en el hecho. A Chequia se le sumaron en expulsión de diplomáticos, Lituania, Letonia, Estonia y Eslovaquia; en carácter "solidario", estos países obtuvieron medidas del mismo tenor de parte de Rusia.

 

La política de "contención" hacia Rusia llevada adelante desde Washington y acompañada en mayor o menor medida por sus principales aliados europeos no ha llevado a un mundo más estable y pacífico, por el contrario ha generado tensiones y conflictos. El establecimiento de un "cinturón sanitario" en el Este europeo, tal cual había sido pergeñado para contener al comunismo a principios del siglo XX, parece anacrónico, solo logra que se estrechen los vínculos de Rusia con China (el otro gran rival de EE.UU.) y que Moscú endurezca su posición en lo que considera su "línea roja" que no debe ser cruzada, su espacio geográfico de influencia y, además, que busque "salidas hacia adelante" incrementando y profundizando sus relaciones en espacios como América Latina, otrora "patio trasero" de EE.UU. En las antípodas de lo que busca Washington, Rusia logra mayor autonomía y crecimiento y sus respuestas serán entonces menos flexibles a los intereses norteamericanos.

 

(*) Analista de Política Internacional - Instagram: cristianriom_internacional - Facebook: Cr_internacional - Twitter: @CristianRiom

 

La construcción del gasoducto "Nord Stream 2" a través del Báltico es un mega emprendimiento conjunto de Rusia y Alemania para proveer de gas a Europa, junto con empresas como Shell y Engie. Esta obra también ha sido motivo de presiones y sanciones de parte de EE.UU. 

 

La política de "contención" hacia Rusia llevada adelante desde Washington y acompañada en mayor o menor medida por sus principales aliados europeos no ha llevado a un mundo más estable y pacífico, por el contrario ha generado tensiones y conflictos.

Edición Impresa

El texto original de este artículo fue publicado en nuestra edición impresa.
Ediciones Anteriores | Edición Impresa

El Litoral en Google News


Temas:

Además tenés que leer:




#Temas de HOY: Inseguridad en Santa Fe  Rosario  Pase sanitario  Coronavirus  Clima en Santa Fe  Colón  Unión