https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 18.12.2009
18:48

Conjuga sequía con excesos hídricos

La campaña de los extremos

Si bien las copiosas precipitaciones preparan el terreno para una muy buena cosecha, en algunos distritos causa problemas que se agravarían de continuar el clima húmedo. La soja vuelve a ser el cultivo más beneficiado.


A pedir de las raíces. En el centro santafesino, los maíces transformarán la óptima humedad del suelo en rindes que superarán cómodamente los 100 quintales. Foto: Juan Manuel Fernández
+2






Conjuga sequía con excesos hídricos La campaña de los extremos Si bien las copiosas precipitaciones preparan el terreno para una muy buena cosecha, en algunos distritos causa problemas que se agravarían de continuar el clima húmedo. La soja vuelve a ser el cultivo más beneficiado. Si bien las copiosas precipitaciones preparan el terreno para una muy buena cosecha, en algunos distritos causa problemas que se agravarían de continuar el clima húmedo. La soja vuelve a ser el cultivo más beneficiado.
Juan Manuel Fernández
jmfernandez@ellitoral.com


Después de una de las sequías más despiadadas de las que se tenga memoria, las abundantes lluvias que provee El Niño son una bendición para los productores del centro norte santafesino. Atrás quedaron las cosechas perdidas y ahora la mayoría de los cultivos se encaminan a lograr excelentes resultados. Sin embargo, en algunas zonas los extremos se juntaron y lo que no dañó el estrés hídrico, al inicio de la campaña, se terminó perjudicando con los abundantes milimetrajes de agua caídos desde noviembre.

“Es un año tremendamente incierto y discontinuo por la extrema sequía primero y luego por un exceso de precipitaciones”, confirma Juan Carlos Rimoldi, titular de la delegación Avellaneda del Ministerio de Agricultura de la Nación (ex Sagpya), oficina encargada de relevar el desempeño agropecuario en los departamentos 9 de Julio, Vera, General Obligado y San Javier.

Estas condiciones, que también se dan en el centro provincial, plantean luces y sombras. La trilla de trigo se aproxima a su finalización con resultados dispares, entre rindes récord y lotes perdidos por falta de piso o con muy baja calidad por efecto de los hongos. Al girasol le pasa lo mismo, aunque la cosecha recién está por comenzar en el norte. Los maíces tempranos son pocos pero buenos y se espera que crezca el área de segunda, aunque los gusanos estarán a la orden del día y habrá que tomar medidas. Y la soja, una vez más la mayor apuesta de la campaña, tiene todo dado para una destacada performance pero igual hay complicaciones por planchado, plagas y malezas.

Trigo desparejo

De norte a sur, la campaña triguera va de menor a mayor, sobre todo por efecto de la sequía al momento de la siembra.

Por esta causa, que agravó luego la lluvia, en el área relevada por Rimoldi se perdieron de 3.000 a 5.000 hectáreas de las 29.000 sembradas (contra 31.000 de 2008/9). “Lo que se pudo cosechar estuvo muy perjudicado por los hongos y los rindes son lamentables con un promedio de 8 ó 9 quintales y picos de excepcionales de 16”, detalló el funcionario. El rinde promedio de las últimas 5 campañas oscila entre 16 y 18 quintales.

Hacia el centro, en zonas como San Justo, Videla o Cayastacito, hay mejores desempeños para el cereal. “Hay rindes de 30 quintales hacia arriba, en promedio”, comentó el asesor Norberto Lavatiatta, quien agregó que los mejores desempeños se vieron en los ciclos cortos sembrados tarde “porque agarraron la lluvia de julio macollando”.

Edit Weder, asesora de AFA Humbold precisó que, si bien en la zona todavía quedan lotes en pie, los promedios se ubican en 20 a 22 quintales, con pisos de 12 y techos 40. “Depende cómo le escaparon a la helada tardía del 10 octubre y a los calores del 28 al 30 de octubre que cocinó todo”, dijo, y agregó: “hay mucho panza blanca por lavado y algo de brotado donde la piedra abrió la espiga”.

Menos girasol

El otro cultivo que se aproxima al final del ciclo es el girasol, que en general sufrió una importante reducción de superficie y también se encuentra afectado por plagas.

En el norte les va mejor a los lotes tardíos, pero son minoría. Al resto, el exceso de lluvias “les lavó el polen y generó grano vano”, explicó Rimoldi. Justamente esos son los lotes que empiezan a cosecharse a modo de prueba con resultados muy malos de apenas 3 quintales.

En la región se esperaba una buena campaña, pero finalmente la superficie implantada fue de 25.000 a 30.000 hectáreas, un 15% menos a lo previsto. “En 9 de Julio apenas se sembraron 4.000 hectáreas y algunas se perdieron”, agregó el técnico de la cartera agrícola nacional.

En Calchaquí, en tanto, también hay menos hectáreas y el estado es bueno, pero se observan manchones en muchos lotes por exceso de humedad. “Se sembró discontinuo porque primero, a fines de agosto, faltaba humedad y después sobraba”, explicó la titular Inta local, Julieta Scarell. Allí, está por empezarse a cosechar un 30% (los tempranos) con expectativa de rindes “normales a bajos”.

El denominador común para esta cultivo son los problemas sanitarios. “Septoria es lo que más se ve y algunas bacteriosis; también ataque de orugas”, precisó Scarell. Mientras tanto, Lavatiatta comentó que en Llambi Campbell “ya se habrían tratado con pulverización aérea unas 1.500 a 2.000 hectáreas”.

El maíz, con todo

Mientras tanto el maíz, la cenicienta de las últimas campañas, promete excelentes resultados en el centro, mientras los de primera suman otro fracaso en el norte, ya que “la mayoría de lo poco que se hizo se perdió”. Según Rimoldi apenas se implantó 10 ó 15% de lo estimado a causa de la sequía. Los tardíos están por comenzar a sembrarse con muy buenas perspectivas. Pero ante la persistencia de las lluvias “el tema es que se pueda sembrar y no haya planchado”.

En el área de trabajo de Lavatiatta, en tanto, los tempranos “están espectaculares”, por lo que el profesional estima que “va a haber rindes de 100 quintales y picos en lotes buenos con buena tecnología 120”. Con el rendimiento definido, estos cultivos no tendrán problemas sanitarios, pero sí los de segunda, cuya área crecería ante la buena humedad y la necesidad para alimento animal. “Tendrán que ser si o si MG o BT resistentes a orugas (barrenador o diatraea)”, advirtió el asesor.

Weder, en tanto, asegura que “maíces y sorgos crecen por minuto” gracias la óptima oferta de humedad. La asesora coincide en que crecerá el área con maíces de segunda y también advierte sobre plagas: “hay algunas orugas en maíz y bastante pulgón en sorgo”.

Soja, siempre arriba

Finalmente, la soja seguirá siendo la gran protagonista, con un crecimiento del área y perspectivas de rendimientos excelentes gracias a la temporada llovedora.

Sin embargo, la campaña comenzó con complicaciones de planchado (formación de una capa barrosa que impide la emergencia de la semilla). “Por ejemplo hay lotes que ya se sembraron hasta 3 veces en Torino”, señaló Weder. Las de segunda, que se prevé que crezcan 12% en esa zona, tendrán la complicación de lidiar con rastrojos muy húmedos que dificultarán su implantación. Para colmo, hay una notable falta de calidad en las semillas disponibles que acusan bajo poder germinativo, complicando todavía más esta situación. 

A su vez, la campaña amenaza con ser especialmente problemática por la presencia de malezas como maicillos resistentes a glifosato, rama negra, verdolagas, parietaria, santa lucía o lecherón, que obliga a tratamientos especiales con herbicidas específicos.

Al norte de La Capital, la soja de primera —que ganó superficie sobre los terrenos que permanecieron vacíos por la sequía— está floreciendo en óptimas condiciones a pesar del golpe de calor de fines de octubre, que también obligó a resembrar. La de segunda ya se sembró atrás del trigo en un 60% y “si el tiempo lo permite”, precisó Lavatiatta, tendrá un buen desempeño. Mientras tanto, se registra presencia de tucuras e isocas.

Empiezan a definirse las siembras de soja y maíz

El último reporte semanal de la Bolsa de Cereales consigna que el avance nacional de la siembra de soja ya cubrió el 80% de las 19 millones de hectáreas proyectadas para el presente ciclo. Se estima en poco menos de 15,2 millones las hectáreas ya implantadas.

En el centro norte santafesino el avance de siembra en la región alcanzó un 75% de la superficie prevista para la presente campaña, a pesar de las interrupciones registradas por las lluvias. En Malabrigo el exceso hídrico impide el avance de siembra sobre una importante superficie pendiente. Entre Margarita y San Justo se informaron resiembras por planchado o anegamiento en cuadros puntuales. Hacia San Cristóbal algunos cuadros adelantados inician período de floración (R1). Y en Villa Trinidad el promedio de lotes transita etapas desde emergencia hasta diferenciación del primer par de hojas verdadera (Vc V1).

En cuanto al maíz, el avance de siembra nacional alcanza al 83% de las 1.950.000 de hectáreas estimadas.

Hacia el Centro Norte de Santa Fe continuaron las siembras sobre le margen oeste de la región. En periferia a Villa Trinidad terminaron las tareas y los lotes implantados transitan floración en buena condición hídrica. En San Cristóbal las labores se mantienen retrasadas debido a la falta inicial de humedad para garantizar las siembras tempranas. Mientras que en Margarita y San Justo la siembra finalizó y los potreros más adelantados se encuentran llenando grano (R3) con muy buena oferta hídrica en los perfiles.

En cuanto al clima, los informes climáticos indican precipitaciones de variable intensidad sobre la mayor parte del área agrícola nacional. No obstante los focos de mayores aportes (25 a 75 mm) se concentrarían sobre los sectores Noroeste y Noreste Argentino, Centro- Norte de Santa Fe y Centro-Norte de Entre Ríos, provocando interrupciones sobre los avances logrados en la siembra de soja.

Las lluvias y sus complicaciones

Luego del largo período de sequía, desde noviembre el norte recibió milimetrajes que terminaron por complicar algunos cultivos. Los datos relevados por la Delegación Avellaneda del Ministerio de Agricultura de la Nación consignan 741 mm en Reconquista, 431 mm en Florencia, 453 mm en Intiyaco, 406 mm en Calchaquí, 458 mm en Vera y 511 mm en San Javier, por citar algunos. Esta situación “terminó de arruinar el trigo y perjudicó el girasol”, precisó el titular de la dependencia nacional, Juan Carlos Rimoldi.

En el centro, la sede Humboldt de Agricultores Federados Argentinos midió casi 500 mm, aunque advirtieron que fueron muy disímiles, registrándose 100 mm de diferencia con pocos kilómetros de distancia. “Necesitamos una semana sin lluvias, si llegan a caer 100 mm más se va a complicar”, estimó Edit Weder, asesora técnica de la cooperativa. Según relató, San Jerónimo Norte, Las Tunas y San Wendelino son las zonas más complicadas por dificultades de drenaje. El problema, apuntó Weder, es que “empieza a aparecer el complejo de hongos del suelo que no cubren los curasemillas comunes y se pudren en el cuello de la planta”. Por ello, advirtió que habrá que hacer rotaciones el año próximo, ya que “los hongos permanecerán en el suelo”.

Alerta por tucuras

Esta semana el Ministerio de la Producción santafesino renovó un alerta emitido anteriormente sobre la presencia de tucuras en los departamentos San Cristóbal y 9 de Julio.

Según el comunicado oficial, se detectaron poblaciones importantes de estos insectos en estado de saltona en lotes, banquinas y caminos de ambos distritos.

En tal sentido se recomienda intensificar las observaciones y recuentos en los lotes y realizar tratamientos con insecticidas cuando se encuentren de 6 a 8 saltonas por metro cuadrado. 

Asimismo, las autoridades recordaron que la ley 12.910 de Protección Vegetal establece “que las personas están obligadas a efectuar por su cuenta, dentro de los inmuebles de los que sean titulares, el adecuado control de plagas”.




Lo más visto
Durante la mudanza del Iturraspe, se deberán trasladar unos 100 pacientes -  -
Presidente de la Conmebol: "El campeón de la Sudamericana casi seguro jugará el Mundial de Clubes" -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Cacho Castaña  

Recomendadas