https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Lunes 28.05.2012 - Última actualización - 17:59
17:18

Nadie saca los pies del plato

Los gobernadores no resisten los recortes nacionales a sus fondos

Alineados u opositores, salen a buscar fondos con más deuda y presión fiscal, mientras la Casa Rosada remite fondos de coparticipación por debajo de lo que ordena la ley.



Nadie saca los pies del plato Los gobernadores no resisten los recortes nacionales a sus fondos Alineados u opositores, salen a buscar fondos con más deuda y presión fiscal, mientras la Casa Rosada remite fondos de coparticipación por debajo de lo que ordena la ley. Alineados u opositores, salen a buscar fondos con más deuda y presión fiscal, mientras la Casa Rosada remite fondos de coparticipación por debajo de lo que ordena la ley.
De la redacción de El Litoral
economia@ellitoral.com


Néstor Kirchner era el rebelde cuando los mandatarios provinciales se reunían en el Consejo Federal de Inversiones para resistir los recortes impuestos desde la Nación, por entonces presidida por Fernando de la Rúa. Fueron los tiempos previos a la emisión de cuasimonedas; el problema de hoy está lejos de aquel dramatismo, pero ahora los recortes se repiten.

Las “cuasimonedas” vuelven a sonar en las provincias, pero en la Argentina de hoy los gobernadores no se reúnen para confrontar con la Casa Rosada. Ni aún cuando tengan las “arcas exhaustas”, como reconoció el ministro de Economía de Tucumán, Jorge Jiménez, en una provincia bien alineada con el modelo.

En el país de la desinformación hay que buscar retazos para reflejar lo que pasa. El ministro de Hacienda de Mendoza, Marcelo Costa, dijo en las últimas horas que la coparticipación federal de su provincia cayó en enero 32%, en febrero 30%, en marzo 24% y en abril 18%. Casi en soledad Hermes Binner ha denunciado que el gobierno federal no cumple con la ley, y manda a las provincias al menos 6 puntos por debajo del piso coparticipable que fija la norma (34,6 % de esa masa fiscal), algo de lo que ni Bonfatti se ha hecho eco públicamente.

De la página del Ministerio de Economía de la Nación hace rato que desaparecieron los datos que permitían una lectura diaria de las transferencias automáticas a las provincias. Mientras tanto, Córdoba fue autorizada a emitir deuda por U$S 200 millones de dólares según confirmó el jefe de Gabinete mediterráneo, Oscar González, que puso como garantía la coparticipación federal de su distrito.

El bueno de Scioli

Sólo Buenos Aires tiene un déficit proyectado de $ 13.500 millones este año, el doble de lo presupuestado. La Casa Rosada -y la Cámpora- le exigen que aumente avalúos inmobiliarios que le darían más plata a Cristina por vía del impuesto a los bienes personales. El impuesto propio de la provincia aumentaría también, pero menos, y el gobernador tiene prohibido el diálogo con los ruralistas y la oposición, algo que sí sucede en Santa Fe para saldar un problema similar.

El déficit fiscal del conjunto de las provincias podría alcanzar este año hasta $ 30 mil millones cuando los ingresos suben apenas al 6% interanual. Los gastos, en cambio, se incrementan a razón del 24 % promedio, según un informe de la consultora Ecolatina, que dirige Marcos Lavagna, el hijo del ex ministro de Economía.

¿De dónde va a salir la plata para cubrir esa brecha? La inflación que sigue en el orden del 20 % anual aportará algo (IVA mediante), siempre y cuando el consumo no se caiga. Pero hay voces como las de Javier González Fraga que advierten una recesión -ni siquiera estancamiento- con inflación, porque todos los pesos que inyecta el BCRA van a precios y no a cantidades, es decir que aumentan la demanda pero no la oferta de bienes, que entonces ven sus etiquetas remarcadas.

Cuando haya que pagar sueldos y aguinaldos, el problema será agudo para varios gobernadores. Para entonces, las provincias estarán una vez más endeudadas, tal como lo recomienda el manual de arquitectura política del modelo.

Tensiones

El informe de Ecolatina señala que “por las propias dificultades de la Nación es poco probable que las transferencias no automáticas a las provincias compensen la pérdida de dinamismo de la recaudación”. Dice que “las provincias se ven forzadas a moderar sus erogaciones”, pero advierte que si no pueden cubrir el bache de $ 30 mil millones, “deberán requerir asistencia adicional de la Nación, lo cual llevará a que se incrementen las tensiones entre los distintos niveles de gobierno con el correr de los meses”.

>>> 20 % de los recursos tributarios nacionales son coparticipables este año, según la Ley de Presupuesto Nacional.

¿Y esto?

Ámbito Financiero revela en su edición de hoy que el Banco Central devolvió al menos U$S 2 mil millones de dólares que pidió prestados, en el segundo semestre del año pasado, al Banco de Basilea y otros bancos centrales europeos, para afrontar un corrida bancaria, sin que se perciba que “caían las reservas”. El informe dice que se deben devolver aún otros U$S 3.500 millones. La entidad que preside Marcó del Pont ahora compra dólares -mientras se endurecen los controles- pero las reservas “no crecen”. Como si no pasara nada.

La deuda como arma política

En 2010 la Casa Rosada juntó la plata que no distribuyó a las provincias en concepto de ATN y creó el Programa Federal de Desendeudamiento. Lo que debía ir a manos de los gobernadores sin cargo, terminó como préstamo “a devolver” por las provincias. Más aún: el 29 de diciembre de 2011, por decreto presidencial, se prorrogaron los plazos de pago de esa deuda para 2013. Este año los gobernadores no pagan.

La Nación, además, sigue descontando a las provincias el 15 % de coparticipación que los gobernadores cedieron para financiar el déficit previsional como consecuencia de la creación de las AFJP. La jubilación privada ya no existe, la Casa Rosada maneja los fondos de la Anses nutridos por el ahorro de aquel sistema privado y la Nación sigue efectuando el descuento en forma unilateral, mientras la Corte demora la sentencia del reclamo que efectuó Santa Fe ante el máximo tribunal.

Provincias chicas con deuda, provincias grandes financieramente insostenibles como Buenos Aires, provincias con criterio independiente como Córdoba o Santa Fe más allá de sus signos políticos. Todas tienen sus climas sociales a merced de la firma presidencial. Desde Néstor hasta aquí, la deuda es una poderosa arma política del modelo.

Ecolatina enciende “señales de alarma”

Las finanzas públicas de las provincias comenzaron en el inicio del año a “dar señales de alarma” advirtió un informe de Ecolatina. Estimó que los recursos provinciales crecerán en 2012 cerca de 23 % con respecto al año anterior, muy por debajo del 31 % de la comparación 2010-2011.

La consultora señaló que reformas tributarias y problemas para pagar salarios en muchas provincias son “los síntomas de un panorama fiscal delicado. La moderación de la recaudación nacional y provincial es el principal foco de preocupación para los gobernadores, dado que 8 de cada 10 pesos que ingresan a sus arcas provienen de impuestos”.

El estudio indicó que los giros por coparticipación perdieron 8 puntos porcentuales de expansión. Además, sostuvo que la restitución de la Ley de Financiamiento Educativo (LFE) originó que a las provincias se les retengan fondos para destinar a educación, lo que causó que haya menos recursos para rentas generales.

Asimismo, estimó que los impuestos provinciales también se desaceleraron (perdieron 3 puntos porcentuales).




Covid-19: quiénes tendrán prioridad para acceder a la vacuna que se producirá en Argentina -  -
Salud
Nuevo punto de control en la ciudad -  -
#Temas de HOY: Fondo Solidario de Empresarios por Santa Fe  Coronavirus  La Educación Primero  Empresas Productivas  Quema de pastizales  

Recomendadas