https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Viernes 27.09.2013
19:57

La campaña electoral con miras a octubre se coló en el Concejo

Vendaval de críticas oficialistas al planteo de reducir cargos políticos

Dos ediles opositores habían presentado un proyecto para prohibir nuevas designaciones en el municipio y reducir en 30 % los cargos actuales. El oficialismo reaccionó con dureza en defensa del actual modelo de Estado.



La campaña electoral con miras a octubre se coló en el Concejo Vendaval de críticas oficialistas al planteo de reducir cargos políticos Dos ediles opositores habían presentado un proyecto para prohibir nuevas designaciones en el municipio y reducir en 30 % los cargos actuales. El oficialismo reaccionó con dureza en defensa del actual modelo de Estado. Dos ediles opositores habían presentado un proyecto para prohibir nuevas designaciones en el municipio y reducir en 30 % los cargos actuales. El oficialismo reaccionó con dureza en defensa del actual modelo de Estado.
dibujo.jpg

Asediados. En el centro, Pignata y Martínez Kerz; a la izquierda Oddi, arriba Rodríguez y a la derecha Simoniello. Ilustración: Lucas Cejas

 

Luciano Andreychuk

landreychuk@ellitoral.com

Los micrófonos tronaban en las bancas. La sangre enrojecía los rostros bombeada por la bronca y el ego ideológico. Tonos elevados que ya eran gritos, citas al modelo weberiano de burocracia, comparaciones con el nazismo, con la última dictadura en el país y con la década de los ‘90. “Todo esto es demasiado exagerado... Evidentemente la campaña arrancó en el Concejo”, abrevió un concejal. Y abrevió bien. Ésa fue la viñeta política que se vio ayer en el recinto de Salta al 2900: un capítulo más de una campaña electoral que se dirimirá en apenas un mes.

Hace dos días, los concejales Ignacio Martínez Kerz y Sebastián Pignata -éste último busca renovar su banca en octubre- presentaron en conferencia de prensa -con cuadros, documentación, bombos y platillos- un proyecto de ordenanza que pellizcaba directo el corazón de la actual gestión frentista en la ciudad. La iniciativa proponía prohibir nuevas designaciones de funcionarios políticos en el municipio (en cuya estructura hay unos 170 coordinadores, directores, subsecretarios y demás cargos jerárquicos). Y planteaba reducir en un 30 % ese plantel.

Según los ediles opositores, la cantidad de funcionarios municipales se cuadriplicó en 6 años: mientras que en diciembre 2007 había 41 funcionarios políticos, este año hay 170. Y son 72 millones de pesos anuales los que se destinan sólo a sueldos para esa cantidad de funcionarios políticos, sin contar aguinaldos. “Pedimos que se reduzca un 30 % el gasto en los cargos políticos. Con esa reducción el municipio podría ahorrar unos 20 millones para obras”, habían dicho.

En la sesión de ayer, los miembros del interbloque oficialista “masacraron” con argumentos políticos el espíritu del proyecto en cuestión, que deberá tratarse en comisión. Las manifestaciones duraron casi hora y media antes del tratamiento de los temas del día, medida de tiempo en la que el tema de discusión fue el modelo y la estructura del Estado municipal que inauguró Mario Barletta en 2007, y que continúa José Corral hasta hoy.

Primer round

Arrancó la afrenta Ariel Rodríguez (FPCyS-UCR): “La visión de este proyecto representa la concepción de achicar el Estado, que es propia de los tiempos de (Álvaro) Alsogaray, en la década menemista. Propone achicar el funcionamiento del Estado, sobre la base de reconstruir una burocracia estatal ineficiente que a todas luces imperó durante 24 años de justicialismo en la ciudad”, fustigó.

“Sufrimos designaciones ‘a dedo’ durante esos 24 años. Pero hoy logramos tener un Estado presente, donde a la planta del municipio se accede sólo por concurso público. Es importante -dijo- tener una estructura política que gerencie el Estado, de personal calificado en condiciones de dirigir con eficiencia la gestión pública, dándole soluciones a la gente”, argumentó.

A sus dos pares opositores que lo miraban absortos, Rodríguez les tiró encima la Wikipedia y los libros de historia: “El modelo weberiano (de Max Weber) proponía construir una burocracia especializada para gerenciar el Estado. Ese modelo es el que fracasó en la República de Weimar, que desestructuró la política y desembocó finalmente en el ascenso de (Adolf) Hitler al poder. No endiosemos cosas que no terminamos de entender muy bien cómo funcionan...”, les dijo con sorna.

En su defensa, Pignata sólo se limitó a decir que la iniciativa presentada tiene que ser debatida en su momento en comisión. Luego se levantó y se fue. No volvió. Cuatro horas después, ya terminada la sesión, desde su móvil publicó en Facebook: “Con el proyecto que presentamos (...) tocamos un tema que Corral pretende esconder a los santafesinos. En lugar de debatir, los concejales oficialistas utilizaron la sesión para agraviarme”. Martínez Kerz se quedó, pero petrificado y mucho en su banca.

La socialista Vanesa Oddi también criticó duramente la “concepción de achicamiento” del proyecto en discordia. “¡Nosotros no somos gerenciadores del viejo Estado ausente! Vinimos a demostrar que se puede ser un gobierno que tenga incorporado en su estructura la eficiencia y celeridad en gestión, que tenga un rol protagónico”. Recordó los jardines municipales, la descentralización, la regularización dominial. “El achicamiento del Estado es parte de los ‘90”, insistió.

Truco y retruco

El también opositor Roberto Campanella (PJ), aunque no firmó el proyecto de ordenanza, fue el único que habló en defensa de sus pares asediados. Cuestionó “el excesivo fervor y el dejo de chicana” con que criticaban los oficialistas: “Parecería que este proyecto de ordenanza ha amenazado la estabilidad de los funcionarios políticos de Corral. No es así. Que traigamos a Hitler al recinto es una verdadera exageración”, puso en línea.

Recordó que “la deuda de la Caja Municipal de 40 millones de pesos no tiene que ver con ese modelo de Estado moderno que defiende el oficialismo. Tampoco es ejemplo de transparencia la reciente reelección de los dos vocales del Tribunal de Cuentas, puestos por el Ejecutivo. Y menos el Órgano de Control del Transporte, donde desde la actual administración se impulsó la delegación de facultades de este Cuerpo a ese ente donde ni siquiera están representados los usuarios. Digamos las cosas como son”.

El presidente Leonardo Simoniello (FPCyS-UCR) pidió banca para hablar, luego de embarullarse en una escaramuza dialéctica con Campanella. Con el ánimo crispado, la cara roja y la voz ronca, bramó: “Es una falta de respeto a este Cuerpo presentar un proyecto irresponsable como éste, hecho con mal asesoramiento. Cualquiera diría que éste es un proyecto para la gilada. El debate se tiene que dar aquí en el recinto, y no a través de los medios y de Facebook”. Con sus palabras, las manifestaciones sobre el tema terminaron. Pero la campaña electoral sigue en plena ebullición.

“Se ve que con el proyecto que presentamos para reducir el gasto en funcionarios políticos tocamos un tema que José Corral pretende esconder a los santafesinos”, publicó Pignata en Facebook, pero se retiró de la sesión.

“¿Adónde pretenden hacer la reducción de funcionarios? Si quieren la hacemos con los jardines maternales, cuando en época del justicialismo había tres salitas y en esta gestión creamos 40”, dijo con sarcasmo Rodríguez.




Lo más visto
Desagüe Espora: rescinden el contrato por incumplimientos - Afectados. Los vecinos sufren las consecuencias de una obra inconclusa. -
Área Metropolitana
"Caranchos": trece imputados  por integrar asociación ilícita - La atribución delictiva fue realizada por las fiscales Mariela Jiménez y María Laura Urquiza. -
Colón: la gloria y los millones - “La Nueva Olla” de Cerro Porteño, en Asunción del Paraguay, el recinto de los sueños para todo Colón. Faltan menos de cuatro semanas para el día más importante de la historia sabalera. -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Copa Sudamericana  Debate Presidencial 2019  

Recomendadas