https://static.ellitoral.com/img/logo-litoral.png El Litoral
El Litoral
Jueves 24.10.2013 - Última actualización - 19:02
18:46

Adriana Molina, candidata a concejala por el Frente Progresista Cívico y Social

La reina del oficialismo para hacerle jaque a la oposición

Integra el riñón político del intendente José Corral. Hasta el domingo peleará voto a voto para conservar la mayoría que tienen en el Concejo desde hace dos años.



Adriana Molina, candidata a concejala por el Frente Progresista Cívico y Social La reina del oficialismo para hacerle jaque a la oposición Integra el riñón político del intendente José Corral. Hasta el domingo peleará voto a voto para conservar la mayoría que tienen en el Concejo desde hace dos años. Integra el riñón político del intendente José Corral. Hasta el domingo peleará voto a voto para conservar la mayoría que tienen en el Concejo desde hace dos años.

a_pa.jpg

“La Chuchi” eligió el jardín municipal de Barranquitas Sur para hacer la entrevista con El Litoral. “Es el corazón de la gestión de José Corral; de esto no se vuelve; la educación hace la diferencia, iguala oportunidades”.

Foto: Pablo Aguirre

 

Lía Masjoan

lmasjoan@ellitoral.com

Agotada pero intacta. Así llega Chuchi al final de una campaña ardua, que tuvo el gran desafío de hacer familiar una cara que no era muy conocida entre los santafesinos. Es cierto que al ser la candidata del intendente José Corral todo fue más fácil: en los últimos cinco meses Adriana Molina, actual secretaria de Gobierno, no se despegó de su lado, participó -y hasta encabezó- actos oficiales y también hizo lo que todos, se reunió con vecinos y caminó los barrios.

Esto le restó tiempo para estrenar el rol de abuela de Martina, que nació en mayo, con el despuntar de la campaña. Es “un sol”; la hija de su hija mayor. “Por suerte, tengo una mamá muy joven que me está reemplazando; ya en noviembre voy a poder disfrutarla un poco más”, espera.

No es santafesina. Nació en San Luis pero a los 17, tras vivir unos años en Buenos Aires, eligió la Universidad Nacional del Litoral para estudiar Derecho y nunca más se fue. “Llegué un día de lluvia, conocí bulevar bajo la lluvia y me enamoré. Y me gustó la dimensión de Santa Fe, un punto medio entre Buenos Aires y San Luis”, recuerda.

La comunidad de estudiantes se convirtió pronto en su familia adoptiva y la militancia universitaria la cautivó desde un comienzo, en aquellos convulsionados primeros años de la década del ‘80. El comedor de “la Chilena”, en bulevar frente a la actual Junta Electoral, fue el escenario de sus primeros mitines políticos. Chuchi compartía la mesa de los mediodías con otros 10 estudiantes, entre ellos el primer presidente de la Federación Universitaria Argentina, Marcelo García, y un presidente posterior del Centro de Estudiantes de Derecho, Francisco Robles. “Entre los dos me hablaban de Alfonsín, de lo que se venía, del regreso de la democracia... Y se fue dando mi integración”. Se incorporó a la Franja Morada, al Centro de Estudiantes de Derecho, votó a Alfonsín y se afilió al radicalismo. Y allí se quedó, fiel a su ideología política, y conoció a muchos de los que hoy comparten con ella el espacio que gobierna la ciudad.

Acompañó la intendencia de Mario Barletta como concejala (2007- 2011), “un desafío que pocos querían que acepte pero siempre sentí que no podía perder esa oportunidad”. En el recinto, necesitó mucha cintura política para concretar el proyecto del radicalismo para Santa Fe, en medio de una oposición más dura que la actual. Aguzó el mayor bagaje que se trajo de la universidad, donde aprendió a relacionarse “con todo tipo de personas porque la UNL te da la diversidad del trato”, y logró junto a sus pares consensos importantes para sacar ordenanzas que marcaron un antes y un después en el desarrollo de la ciudad.

Quizás repita el camino a partir de diciembre, si es que no logran retener la mayoría. La reina que eligió el oficialismo, una de las pocas mujeres que encabeza lista, está preparada para redoblar esfuerzos e intentar ganar el jaque en las próximas partidas que se disputen en el recinto.

Mano a mano

Ping pong político

—En las internas de agosto, el candidato de la oposición, Sebastián Pignata, se acercó mucho. ¿Siente una mayor presión de cara al domingo, sabiendo que el espacio que representa viene ganando todas las elecciones desde que incursionó en el terreno político de la ciudad?

—En realidad cuando José (Corral) fue candidato a concejal se dio igual, terminamos prácticamente con la misma cantidad de votos. Pero su interna fue más grande que la nuestra porque compitió con (Jorge) Henn, yo casi no tuve contrincantes; por eso, se termina comparando con la segunda lista. En cambio, esta vez casi que se polarizó la elección. No sé si va a hacer igual en la general, porque creo que “Chiquito” (Campanella), pegado a la figura de Del Sel, puede levantar un poco. Nosotros nos estamos encargando de aclarar que Pignata es del Frente para la Victoria y acompaña a (Jorge) Obeid como diputado, porque las cosas hay que decirlas como son. Pero creo que nos va a ir bien aunque tenemos que pelear voto por voto para el domingo.

—¿Cuál era el porcentaje del nivel de conocimiento de los santafesinos sobre su persona al arrancar la campaña?

—Muy bajo. Estaba en un 12 %. Y ahora estoy llegando al 78 %. (Según encuestas propias.)

—Con esos números iniciales, ¿No fue un gran desafío para su partido ponerla como cabeza de lista?

—Sí. Y se dieron dos situaciones que nos complicaron: el atentado a José (Corral) nos sacó un poco del eje e hizo que tengamos que demorar el lanzamiento de la campaña. Y la ley de publicidad, que no permitió propagandas en TV y radio, porque contábamos con esa herramienta. Esto nos obligó a repensar rápidamente la campaña. Y allí fue importante la militancia que tenemos porque son entre 80 y 100 jóvenes que están puerta por puerta. Además, ese 12 % que yo tenía era un sector informado, con posibilidades de replicar. Era conocida por los periodistas, por dirigentes, por organizaciones, y eso contribuyó a que pudiéramos ir levantando el conocimiento.

—¿Por qué considera que la eligieron a usted?

—Creo que porque había que elegir a alguien que estuviese muy cerca del intendente, que conociera mucho lo que se venía trabajando porque nos planteamos una suerte de plebiscito de gestión. Ésta supongo que fue una de las principales razones. Podrían haber sido otros hombres y mujeres pero creo que terminó primando el hecho de que soy secretaria de Gobierno. Y fue bastante fuerte para mí, porque si bien venía trabajando mucho, es la primera vez que encabezo una lista. Y al principio sentí una exposición muy grande y la responsabilidad de tener que hacer todo bien, típico de hija única, que la fui superando.

—¿Cree que tras esta elección pueden perder la mayoría que tienen desde hace dos años en el Concejo?

—No creo que perdamos la mayoría pero aún sacando cuatro concejales quedamos empatados. Con lo cual vamos a tener que trabajar en los consensos y habrá que remarla. Y (Leonardo) Simoniello, que seguro va a seguir siendo el presidente, tendrá más trabajo.

—¿No impulsarán a usted a la presidencia del Concejo?

—No, ése no es mi rol. Yo soy la espada, la que defiende los proyectos. Me gusta que funcionemos así, como cuando José era presidente del Concejo: bajó 4 veces (a una banca a pedir palabra) y en temas que él lideraba, nada más. Simoniello tuvo que bajar un montón de veces. Ésa es la idea: tener los referentes en las bancas que defiendan los proyectos y puedan sumar.

—¿Por qué pudieron sumar a Vanesa Oddi que es socialista y no a (Jorge) Henn que es radical, aunque ya disidente?

—Y bueno, nosotros a Henn le ofrecimos un lugar en la lista.

—Pero no fue el lugar que él quería...

—Nos pareció que la interna era legítima entonces, no hay que dramatizarla ni menos que sea violenta, tipo amigo o enemigo, porque después probablemente volvamos a estar sentados juntos en una misma mesa. Creo que también jugó un poco la intención de (Fabián) Palo Oliver de ser candidato a diputado, y él buscó sus apoyos. Me parece muy entendible, porque son liderazgos que se van intentado construir.

—¿Cómo se financia su campaña?

—Tenemos empresarios y gente que colabora, nosotros mismos contribuimos y todo después se rinde al partido que también hace su aporte. Después de las Paso, hicimos una primera rendición.

Perfil personal

Nombre: Adriana “Chuchi” Molina.

Edad: “Indefinida, siempre joven”, bromea.

Profesión: Abogada (se recibió a los 21 años), docente en la UNL. Cita a Florentina Gómez Miranda, ex diputada radical, que decía “soy maestra por vocación, abogada por elección y política por pasión”

Actualmente es secretaria de Gobierno municipal.

Divorciada, dos hijos.

Nacida en San Luis, reside en Santa Fe desde los 17.

Según la candidata, los tres temas estructurales que debería debatir con prioridad el futuro Concejo se enmarcan en el plan de desarrollo de la actual gestión. Uno de los proyectos que impulsará es el acceso a la vivienda para que municipio tenga un programa propio; más servicios básicos en los barrios (agua, gas natural y cloacas); y debatir alternativas para ordenar el tránsito, como más carriles exclusivos.




Lo más visto
El padre de un policía preso "blanqueó"  el esquema de corrupción en la Federal  -  -
En un "juicio histórico" condenaron  al asesino de Marianela Brondino  -  -
#Temas de HOY: Senado de Santa Fe  El Litoral Podcasts  Colón  Unión  Superliga Argentina  Dólar Hoy  

Recomendadas

Descargá gratis la aplicación de EL LITORAL, ¿Desea Instalarla?