En una franja de la ciudad el viento tumbó arboles y cables - Flavio Raina