El palomar, que sigue convocando a chicos y grandes, necesita mantenimiento - Manuel Fabatía