Edición del Sábado 14 de agosto de 2004

Edición completa del día


40 años de la "mini": Revolución femenina

: Los primeros diseños de la minifalda vinieron a revolucionar el mundo de la moda, en una época en la que todo eran innovaciones.. 

Cuando la diseñadora inglesa Mary Quant revolucionó a la sociedad de hace cuatro décadas con uno de sus diseños, la minifalda, nadie pensó que tan mínima prenda sobreviviría con el discurrir de los tiempos.

A punto de entrar en los 70 años, Mary Quant sigue destilando con su presencia ese aire ingenuo e infantil que siempre la ha caracterizado. En plena década del sesenta, cuando Londres era un puro germinar de tendencias, de nuevos movimientos culturales; cuando los Beatles escandalizaban con su pelo largo, sus guitarras y gritos estridentes, la diseñadora Mary Quant ayudó a la revolución femenina, al crear una falda más corta de lo habitual: "la mini".

Desde entonces, la popular prenda ha pasado por distintos grados de popularidad, pero lo cierto es que nunca llegó a desaparecer del guardarropas femenino. Y no sólo eso: el diseñador francés Jean-Paul Gaultier tuvo la osadía de introducir la minifalda como una propuesta más dentro de sus diseños masculinos.

Las pasarelas de Milán, París, Nueva York o Madrid siempre las destacan en sus desfiles. Roberto Torreta, Gucci, Versace, Donna Karan o Dolce Gabanna son algunos de sus protectores absolutos, por lo cual siempre la "mini" es crucial en sus pasarelas.

La minifalda no está concebida como una prenda para una determinada época del año. En invierno, con medias o leotardos, y en verano, mostrando la piel de las piernas bronceadas, resulta un complemento perfecto para una mujer desenfadada y actual.

Shocks de los sesenta

Desde sus comienzos en el diseño, Mary Quant ha percibido la moda como un proceso de renovación constante. "La mayoría de las revoluciones que han tenido lugar en el mundo de la moda ocurrieron en los '60. Pero ese tiempo pasó. Nunca se van a producir `shocks' como los de entonces por uno u otro diseño", comenta hoy.

Con 21 años y después de haber estudiado arte, Mary Quant abrió su primera tienda de ropa, "Bazaar", y poco a poco su proyecto empresarial fue convirtiéndose en una gran compañía que hace tres años fue absorbida por una firma japonesa.

"Los japoneses cuidan al máximo los detalles y ésa es una de las razones por la que siempre me ha gustado trabajar con ellos. Tienen una gran sensibilidad hacia todo lo relacionado con la estética. Además, sus diseños poseen un acabado formidable", comenta esta mujer dulce y delicada que aún hoy sigue diseñando ropa y complementos.

Sin embargo, y a pesar de su larga carrera, Mary Quant siempre será recordada como la creadora de la minifalda, como expresión de una manera de vivir. Con ella quiso valorar la imagen de una mujer independiente que disfruta de la vida.

"Creo que lo mejor de la mini es que subraya la individualidad; las jovencitas incluso se la ponen encima de los pantalones; enseñó a las mujeres a utilizar la moda, a servirse de ella de una manera personal", dice Mary.

Cuando tenía cinco años ya sabía que su deseo era dedicarse al diseño. Diseñaba patrones para sus muñecas, un conocimiento que fue adquiriendo poco a poco de manera autodidacta, pues su madre no cosía y ella sentía auténtica vocación por la moda.

Revolución de una época

Su frustración es no haber podido ver a la ex primer ministra Margaret Thatcher luciendo una de sus creaciones.

Confiesa que el mayor de sus éxitos ha sido ser útil a la época y a la generación a la que pertenece. "La minifalda no surgió de una manera concienzuda -según ella misma explica-; fue una explosión, una necesidad, la juventud la pedía a gritos. Lo cierto es que la diseñé pensando en mí y en mis amigas; nunca pensé que llegaría a tener tanto éxito".

Su revolución empezó por diseñar ropa para mujeres de su edad que no se sentían reflejadas en los modelos anticuados y aburridos que les proponían.

La diseñadora es Lady y miembro de la Orden del Imperio Británico. Su marido, Alexander Plunket, ha sido parte de su éxito, puesto que fue el encargado de las ventas y promociones.

Mary confiesa no definirse por un color a la hora de crear. "No tengo ninguna predilección porque lo consideraría una manera de limitar la moda, a la que estimo en pleno cambio. Siempre existe una forma diferente de combinarlos. Cada vez que un grupo de colores tiene éxito se produce la necesidad de buscar otra combinación que logre ese impacto", señala.

Quant está convencida de que la moda anticipa el futuro "más que reflejar lo que ocurre en ese momento; y se trata de un hecho que se puede comprobar con facilidad a través de la historia".

La mujer completa

El maquillaje ha sido también otra de las facetas de su creación. Los primeros cosméticos los lanzó al mercado en los sesenta y han sido una de sus mayores fuentes de ingresos. Recopiló en un libro todas sus sugerencias de belleza: "Quant sobre maquillaje", práctico y sin pretensiones.

"El maquillaje es tan importante como la ropa, y ambos se complementan. La mujer en su conjunto es un combinado de maquillaje, el peinado, el vestido, los zapatos y su forma de moverse".

La diversificación de sus creaciones las relaciona con su maternidad. "Cuando estaba embarazada, empecé a interesarme por el diseño del hogar". En este momento, diseña cubrecamas, papeles pintados, toallas o sábanas.

Nunca le ha importado trabajar en un mundo tan competitivo como el diseño, y siempre ha visto en su condición de mujer algo positivo.

Versos para Mary

(Por César Espino Barros *). - Las piernas más hermosas a mi lado pudieron ir, mas no fue así. La historia es otra. Del anhelo de belleza me quedan unos libros, la revistas de pinturas famosas y unas notas.

Por siempre la fealdad fue mi condena.

¿Qué sería de nosotros sin la Mary? pobres hombres olvidados de sí.

Me refiero a Mary Quant, la modista que inventó la rareza de subirse la falda más allá de la rodilla y arreglar el color del panorama.

La sandalia en alto, la leve tanga, el ombligo al descubierto, pequeñas revoluciones del cuerpo ganaron terreno.

Resta la voluntad libre de portarlas o no, la opción es vuestra.

No son los hombres empero los dueños de tal ofrenda sino el minotauro invencible que llevamos por dentro.

(*) Escritor

%sEn el momento justo

"Sólo unos pocos afortunados han nacido en el momento justo, en el lugar correcto y con el talento adecuado. En el mundo de la moda reciente hay tres: Chanel, Dior y Mary Quant", afirmó la cita del diario The Sunday Times que recibe a los visitantes en la página web de la diseñadora británica, según reseñó DPA.

La autoalabanza en Internet contrasta con la naturaleza retraída de Mary Quant, pero no es porque la creadora de la minifalda y los "minishorts" no tenga mucho de qué enorgullecerse.

Casi cincuenta años después de que las ideas de Mary Quant se convirtieran en símbolo de los "Swinging Sixties", sus diseños viven hoy un auténtico renacimiento. "Hoy la moda es mucho más ambiciosa. Queremos todo, de lo clásico a lo salvaje, lo deportivo y lo elegante, de colores o blanco y negro. Es fantástico que hayamos alcanzado esto", opina la diseñadora.

La modista, que sigue cortándose el pelo con Vidal Sassoon, continúa diseñando cada tanto, aunque el estudio cerca de King's Road, en Chelsea, donde todo comenzó en 1955, esté ya cerrado.

En la edición estadounidense de Vogue se asegura sobre Quant que ha recibido premios en todo el mundo y que "quizás contribuyó más que ningún otro diseñador a la proliferación masiva de la moda y el culto a la marca de diseño. Por eso es un poco irónico que hoy su nombre se asocie más a la cosmética que a la moda".

Inmaculada TapiaFotos: agencia EFE





Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Lo más visto
Ahora En Portada