Edición del Domingo 23 de mayo de 2010

Edición completa del día

La ciudad fue “copada” por el movimiento estudiantil argentino

Concluyó el congreso de la FUA

Un santafesino estudiante de la UNL fue electo presidente de la Federación Universitaria Argentina para los próximos dos años. Franja Morada mantendrá la conducción y el kirchnerismo universitario la secretaría general. Críticas desde sectores de la izquierda.

 

De la redacción de El Litoral

educacion@ellitoral.com

La capital provincial fue epicentro este fin de semana de un multitudinario evento que congregó a más de 4 mil estudiantes llegados de todo el país: el XXVI Congreso de la Federación Universitaria Argentina (FUA). Con todo su abanico de sectores militantes, el movimiento estudiantil argentino eligió a sus autoridades para los próximos dos años y debatió sobre los principales desafíos para la educación superior, a afrontar en los próximos años.

Con 332 votos, Franja Morada retuvo la conducción de la federación: el santafesino Federico Miranda (estudiante de Derecho de la UNL) fue electo presidente de la FUA, mientras que Pablo Fernández -del mismo sector- lo acompañará en la vicepresidencia. En tanto que Pablo Barrancos, con 275 votos, será el secretario general proveniente del Frente Universitario Kirchnerista. En total se presentaron siete listas, conformadas en el transcurso de una extensa madrugada de negociaciones.

Pero todo había arrancado ayer sábado, temprano por la mañana, cuando comenzaban a llegar micros con decenas de estudiantes de diversos puntos del país. El folclore de la militancia universitaria le daba una extraña coloratura a una ciudad imbuida en su rutina: así, empezaban a verse “trapos” y pancartas con los colores representativos y los nombres de las distintas agrupaciones.

Ya a la tarde arrancaría el bullicio con los bombos, las bombas de estruendo, los megáfonos y las arengas gritadas a viva voz. Franja Morada, que dirige la FUA desde el retorno de la democracia, acomodó su multitudinario campamento en el estadio cubierto de Unión -escenario oficial del congreso-; el peronismo universitario hizo base en Paraná, y llegó al estadio Ángel Malvicino para la acreditación de sus delegados y la votación final.

Procesión estudiantil

Por su parte, los militantes de las distintas agrupaciones de izquierda -Partido Socialista de los Trabajadores, Partido Obrero y Cepa, entre otros- realizaron un encuentro “alternativo”. Se concentraron en la Facultad de Derecho de la UNL, y desde allí marcharon por bulevar Pellegrini en una interminable columna humana hacia la cancha de Unión, donde se realizaba el acto de apertura del congreso. Se alcanzaban a ver rastas, pelos largos, jeans rotos y bolsos bandoleros (esa estética desaliñada característica de la militancia estudiantil). Se olían la pólvora de las bombas de estruendo y otros humos extraños.

“Estamos denunciando la conducción de Franja, que pone al movimiento estudiantil y a la educación superior al servicio de los intereses del mercado. Nos oponemos a que se subsidie a la universidad pública con fondos que provienen de la minería contaminante”, enumeraba los reclamos Fernando Scolnik, del PTS. “La FUA, bajo la conducción de Franja Morada, hoy no articula ninguna lucha en defensa de la educación superior”, criticó Alejandro Lipcovich, presidente de la Fuba (Buenos Aires), una de las cuatro federaciones regionales de izquierda del país (junto con La Plata, Comahue y la Patagonia).

La columna siguió su procesión por todo bulevar, dobló por Cándido Pujato y dio un ruidoso ingreso en el sector de visitantes del Club Unión. Es que, de alguna manera, eran visitantes: los militantes de FM estaban en el sector de los locales -los del MNR, otra agrupación de centroizquierda cercana a Franja, ocupaban el sector de plateas-. Los disensos ideológicos de la militancia universitaria se apropiaron de los simbolismos, las pasiones -y divisiones- futboleras.

Los discursos

“El hecho que pueda existir en nuestro país un movimiento estudiantil organizado de esta magnitud, aun con las diferencias ideológicas que existen, es algo inédito en todo el mundo, y creo que es el principal hecho a destacar”, resaltó el rector de la UNL Albor Cantard a El Litoral, casi sin voz, luego de un extenso y apasionado discurso en el acto de apertura.

Al momento de su palabra, el intendente Mario Barletta subrayó la construcción histórica de “una universidad pública y gratuita, autónoma y cogobernada”, y exhortó a lo jóvenes universitarios (en especial a los de su sector político, Franja Morada) a fortalecer a la federación universitaria. Y sobre el final, el formalismo de su discurso derrapó: “Si no son los jóvenes de la FUA, ¿quién carajo va a dar vuelta en este país la posibilidad cierta de una sociedad más justa, más igualitaria, de una sociedad para todos?”.

1_LC.jpg

Franja Morada retuvo la conducción de la FUA para los próximos dos años. El acompañamiento de la militancia (en todos los sectores) fue multitudinario. Foto: Luis Cetraro

* Franja Morada: 332 votos.

* Frente Universitario Kirchnerista: 275 votos.

* Frente de lucha estudiantil 20 de Diciembre: 125 votos.

* Nuevo Encuentro-MPE: 68 votos.

* Frente estudiantil de la izquierda de base: 48 votos.

* Frente Universitario por el Bicentenario: 45 votos.

* Frente Reformista Estudiantil: 87 votos.

/// LA VOTACIÓN

/// APOSTILLAS ESTUDIANTILES

Banderas y colchonetas

Los estudiantes llegados de distintos puntos del país, desde Salta hasta la Patagonia, desplegaron carpas o colchonetas por todo el gimnasio cubierto del Club Unión. Allí descansaron de los largos kilómetros recorridos en colectivo para llegar a Santa Fe. Había botellas, restos de comida y frutas por todo el estadio, que estaba saturado de banderas de la Franja Morada.

Cervezas aquí y allá

Los universitarios no sólo apagaban su sed con gaseosas. Unas cuantas botellas de porrón corrían de mano en mano en el mediodía del sábado, mientras se conversaba de política o se ensayaban los cánticos del movimiento.

Militancia, la de antes

“La militancia universitaria no es lo que solía ser”, decía Gonzalo, un adormilado estudiante mendocino que descansaba tendido sobre un colchón horas antes de la apertura del congreso. Varios de los universitarios que dialogaron con El Litoral hicieron comentarios en el sentido del descreimiento y el vaciamiento de la política en general, que se transmite a la militancia universitaria.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Todo el diario

Seguinos

Necrológicas Anteriores

Más noticias de Información General
Actualidad Sabalera
Actualidad Sabalera