Edición del Sábado 20 de julio de 2013

Edición completa del día

Aquellos muchachos vencieron a los rivales y a la vida - Revista Nosotros Nosotros

Aquellos muchachos vencieron a los rivales y a la vida

Argentina se consagró campeón mundial de básquetbol sobre sillas de ruedas en Inglaterra. Lo dirigió un santafesino y hubo cinco jugadores de Cilsa. Mañana se cumplen 40 años de un premio al esfuerzo y el sacrificio.

TEXTOS. ENRIQUE CRUZ (H). FOTOS. LUIS CETRARO Y ARCHIVO EL LITORAL.

 

Cuando en 1966 un grupo entusiasta de muchachos a los cuales la vida les había golpeado duro decidieron fundar el Club Integral Lisiados Santafesinos, lo hicieron con un fin inicial meramente deportivo. A partir del primer momento, comenzaron a darse cuenta de que podían hacer mucho más y, de hecho, lo fueron construyendo con la ayuda de la comunidad.

Pero ese equipo de básquetbol sobre sillas de ruedas que formaron en aquel entonces, enseguida se transformó en potencia nacional. Eso les permitió constituirse en la base del equipo argentino e intentar la hazaña de ser los mejores del mundo, hecho que alcanzaron hace exactamente 40 años, en la lejana Stoke Mandeville, en Inglaterra.

ANTECEDENTES

Todo empezó en 1944, cuando Ludwig Guttmann, un neurólogo nacido en Toszek (Polonia), creó el primer centro de rehabilitación, en el hospital Stoke Mandeville, para personas con lesiones medulares, a petición del gobierno inglés, donde adaptaron algunos deportes a la silla de ruedas.

En los años siguientes, el básquetbol sobre silla de ruedas empezó a extenderse por todo el mundo. Fue tres años después, en 1947, cuando se iniciaron los primeros Juegos Paralímpicos (aunque en realidad tan solo fueron unas pruebas, ya que los verdaderos Juegos Paralímpicos fueron posteriormente, después de los Olímpicos) denominados Juegos de Stoke Mandeville Wheelchair, donde se practicaron otros deportes adaptados a la silla de ruedas, cuyos participantes eran personas con lesiones medulares.

AQUELLOS MUCHACHOS SANTAFESINOS

Domingo Benito Patrone era el técnico de Cilsa y, por haber sido campeón argentino (hecho que se repitió en decenas de oportunidades), fue designado entrenador de la selección nacional. Juan Luis Costantinti era uno de los más eficaces jugadores de aquel equipo, Héctor Leurino era símbolo y capitán, y Osvaldo Ferrigutti integraba el listado de los más destacados de ese plantel. Los cuatro se juntaron, 40 años después, para rememorar aquella hazaña en Inglaterra.

- ¿Eran los mejores del mundo?, ¿se sentían así?

- Costantini: Nosotros veníamos de ser subcampeones en el ‘70, ‘71 y medalla de bronce en los Paralímpicos de Alemania en 1972, donde perdimos con Israel por dos puntos en la semifinal. En febrero de 1973 ya habíamos empezado a practicar los fines de semana para ir pergeñando el equipo. El que salía campeón argentino era la base de la selección. Por eso, Cilsa fue base del equipo campeón.

- Leurino: Los Panamericanos fueron nuestra gran experiencia, habíamos ganado en Buenos Aires, fuimos segundos en Jamaica y también ganamos en Perú. Me acuerdo que cuando llegamos de Perú nos recibió Perón. Corría el año 1973 y a mí se me pone la piel de gallina sólo de pensarlo.

- Costantini: A la ceremonia la manejó López Rega. Recuerdo que Perón, en un momento, se corrió para adelante y se le veían las piernas bien blancas. Cuando el tipo se puso a hablar, cada tres palabras era para aplaudirlo. Decía que había que invertir en deportes. “Cuando a mí me echaron, había 350 personas en Casa de Gobierno. Cuando volví, me encontré con 3.500. Todo eso debe invertirse en deportes”, contaba.

- Patrone: Él utilizó por primera vez el término de deportistas sobre ruedas y no de lisiados. Era un capo.

- Costantini: Él y Alfonsín fueron los mejores oradores que escuché en mi vida. Estaba Brindisi en aquel encuentro con nosotros, que le había dicho que no a la posibilidad de una venta y Perón lo elogió.

- “Mingola”, ¿en qué se ponía énfasis en la preparación?

- Patrone: Es distinto. Había que diagramar una serie de cortinas diferentes. Los primeros que viajamos al exterior fuimos Juan Luis y yo, que lo hicimos a Israel en 1968. Vimos cómo jugaba Sudáfrica, con unas sillas raras, y me pasé el torneo mirando y sacando conclusiones. Nos hicimos muy fuertes en lo físico.

- Ferrigutti: Dábamos tres vueltas al Lago, llegamos hechos unos aviones a ese torneo en Inglaterra.

- Patrone: Tuvimos la suerte que tanto Héctor como Juan Luis sabían jugar al básquet. Héctor jugaba en Unión San Vicente y Juan Luis en Unión, donde nos enfrentamos como rivales, porque yo lo hacía en Kimberley. Estaba Juan Luis Carreras en ese plantel y el padre trabajaba en Asoem, lugar que utilizamos para las prácticas. A ese chico lo atropelló un tranvía, le amputaron una pierna y también sabía jugar al básquet.

- ¿Cómo fue aquella final con Estados Unidos?

- Leurino: Era una fija que íbamos a perder la final. ‘Mingola’ siempre me retaba por cosas que hacía y con Juan Luis jugábamos de memoria. Le habíamos sacado una ventaja y se nos pusieron a un doble. Juan Luis sacó y se me ocurrió agarrar la pelota y tirarla hacia el sector nuestro. Cuando el norteamericano llegó a la pelota y la agarró, el partido había terminado.

- Patrone: Yo era un ‘solo’ de puteadas contra el Gringo, porque si agarraban la pelota con tiempo, nos mataban, pero no llegaron.

- ¿Era argentino el mejor del mundo?

- Costantini: No, era uno de Israel al que le decíamos ‘Muchacho’. Leurino no fue el mejor del mundo porque era un base excelente, pero los 30 puntos por partido los hacía yo. ‘Muchacho’ jugaba una barbaridad y hacía los 30 puntos. O sea, entre Leurino y yo hacíamos lo que hacía él solo.

- ¿Cómo era un día normal de ustedes allá?

- Ferrigutti: Nosotros viajamos en un Hércules de la Fuerza Aérea, practicábamos en doble turno y teníamos tiempo para ir a Londres y a Oxford, que estaba cerquita del lugar en el que estábamos.

- Costantini: Planificamos el viaje para pasear mucho. Sacábamos el pasaje abierto y nos íbamos una semana antes y después del torneo nos dedicábamos a pasear. Hacíamos beneficio para recaudar plata y pasear.

- Patrone: En aquel momento, las villas olímpicas eran gratuitas. Hoy te matan con lo que te cobran. Esas instalaciones de Stocke Mandeville eran espectaculares en aquel tiempo, hoy son mejores todavía. Era un hospital que se había hecho en la guerra. Ahí, por ejemplo, murió Abebe Bikila, el etíope que quedó parapléjico y que había ganado dos maratones.

- Costantini: Era un hospital de quienes quedaban discapacitados y así fue que allá por 1948 se organizaron los primeros torneos a nivel mundial. Hubo un tiempo que los deportistas argentinos viajaban en barco y tenían que esperar en Stoke Mandeville que el barco volviera. Y a veces se tenían que quedar un mes o un mes y medio, con casa y comida.

- Leurino. Lo mejor de lo mejor está en las Olimpíadas. Por eso, haber perdido con Israel en 1972 en semifinales por un doble fue lo mejor que hicimos, más allá del Mundial que ganamos.

- Patrone: En ese partido con Israel, pido minuto cuando faltaban algunos segundos. Entonces, cuando volvemos a la cancha lo pongo al Gringo debajo del aro y tres sillas de ruedas rodeándolo. Cuando vuelven los israelíes se encontraron que no podían entrar para marcarlo. Sacó Juan Luis, el Gringo tiró y la pelota dio la vuelta en el aro y salió. Con las chicas salimos campeones olímpicos en 1972.

- Costantini: Al año siguiente, en 1974, fuimos de punto y salimos banca. Nos dieron cinco pasajes para el básquet y completamos el plantel con pesistas y nadadores. ¿Se acuerdan?

- Patrone: Por supuesto. Y lo ganamos igual.

Y siguieron contando anécdotas, mirando fotografías y rememorando aquellos tiempos como si 40 años, verdaderamente, no fueran nada. Alcanzaron la gloria en Inglaterra y siguieron cosechando éxitos a través del tiempo. Hoy pueden hablar con la voz de la experiencia. Es la voz de estos hombres de hoy que fueron los campeones de antes, los que marcaron una huella imborrable en la historia del Cilsa, del básquet sobre sillas de ruedas y del deporte argentino en general.

IMG_7877.JPG

Héctor Leurino, Juan Luis Costantini, Osvaldo Ferrigutti y Domingo Benito Patrone, cuatro de los protagonistas de aquella hazaña en Stoke Mandeville.

+datos

CUATRO PARTIDOS

Fueron los jugados por Argentina en ese Mundial. El 15 de julio de 1973 vencieron a Gran Bretaña por 68 a 39; el 17 de julio a Israel por 63 a 35; el 19 de julio a Suecia por 73 a 43 y el 21 de julio a Estados Unidos por 50 a 48.

EQUIPO_1973_104131 (1) (1).JPG

Los integrantes del equipo argentino que se consagró campeón mundial en 1973.

S28C-113070112350.JPG

El artículo que publicó en ese entonces la revista El Gráfico.

EQUIPO (1).JPG

El plantel nacional al pie del Hércules que lo llevó a Inglaterra.

LA DELEGACIÓN

• Presidente: profesor Héctor Ramírez (Buenos Aires).

• Médico: Dr. Ricardo De Azcuénaga (Santa Fe).

• Técnico: Domingo Patrone (Cilsa Santa Fe).

• Jugadores: Héctor Leurino (capitán), Juan Leonardo Vega, Juan Luis Costantini, Osvaldo Ferrigutti, Rodolfo Sánchez (todos de Cilsa), Oscar Valdez y Jorge Kosacks (de Newell’s de Rosario), Alberto Parodi (CRIDEL de capital federal), Víctor Forconi (Crol de Rosario), Pablo Lunazzi (Duba de Bahía Blanca), Vitaliano Brandoli (Cemefir de San Justo, Buenos Aires) y Ángel Elizalde (Aprilp de La Plata).

FERRIGUTTI_VIAJE_1973 (30).JPG

El Gringo Leurino sostiene el trofeo ganado en aquel momento, en el festejo posterior al cierre del torneo.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Sábado 20 de julio de 2013
tapa
Todo el diario

Seguinos

Necrológicas Anteriores

Más Noticias de Nosotros

Recomendadas

"El cuerpo del niño era un mapa de lesiones" -  -
Sucesos
Acribillaron de siete balazos a una mujer de 60 años - La mujer fue trasladada al Cullen, donde falleció. -
Sucesos
Agregan un corte parcial en la autopista Santa Fe - Rosario -  -
El drama de ver el tambo convertido en laguna -  -