Edición del Miércoles 09 de julio de 2014

Edición completa del día

 

El griego nuestro de cada día

18-LAS-LETRAS-4330778.jpg
 

Enrique José Milani

El griego que hablamos. Muchos pensarán: “Qué está diciendo este señor?, ¿Se trata de una broma?, nosotros hablamos y escribimos en castellano o español”. Sin duda que es así, pero el título apunta a ilustrar acerca de la infinidad de palabras de origen griego que se han filtrado en nuestra lengua, la han enriquecido, sostenido cual pétreas columnas, enaltecido a lo largo de los siglos y hoy nos permiten expresarnos con propiedad y riqueza. Además, nos ofrecen elementos suficientes como para hacer frente a las nuevas necesidades lingüísticas que se van presentando diariamente, por el progreso constante del conocimiento, la aparición de nuevas técnicas, aparatos y descubrimientos sin fin, en todos los órdenes de la vida, que sorprenden a diario a la humanidad.

Sabemos que el español descansa sobre variados idiomas, pero hoy queremos referirnos, siquiera mínimamente, a los vocablos griegos que, a través de los siglos, posibilitaron enfrentar la realidad para traducirla en cristalinas, duraderas y eficaces palabras. Si abrimos una gramática (y hete aquí una voz griega que se forma sobre la base “grama” que significa letra, línea), nos encontraremos con listas de innumerables elementos griegos, cuyo significado ayuda a conocer el de muchísimas palabras castellanas, en cuya formación intervinieron.

Presentamos ahora apenas un puñado de vocablos que pueden aparecer en nuestro diario decir: ateo, anónimo, monarca, arzobispo, biología, calma, cámara, camarada, democracia, hipódromo, filósofo, sinfonía, fósforo, pentagrama, hipótesis, camello, católico, catarro, gas, geranio, gimnasio, teatro, teología, Eugenio, Eulogio, mecánica, metrópoli, próstata, miope, laberinto, sismo, sirena, sifón, remolcar, química, protagonista, político, telepatía, torneo, microbio, neuralgia, perímetro, microscopio, seudónimo, sintaxis, filosofía, zoología.

A continuación, analizaremos algunos términos para ver cómo contienen distintos vocablos para conformar uno solo: anfi-bio: dos vidas; aero-lito: aire, piedra; cinemát-ica: movimiento, ico-ica: relativo a; polí-cromo: muchos, colores; epi-tafio: sobre, tumba; antropó-fago: hombre, comer; genea-logía: origen, tratado; neura-stenia: nervio-tensión; homó-nimo: igual, semejante-nombre; micro-scopio: pequeño, ver (vista); litó-grafo: piedra, grabado; mono-lito: una, piedra; pentá-polis: cinco, ciudades; poli-edro: muchas, caras; melo-drama: canto, acción; mecano-grafía: máquina, impresión; proto-mártir: primer, mártir; masto-donte: mama (pezón), diente (enorme mamífero, doble elefante con cuatro colmillos); sin-taxis: con, orden; arc-ángel: jefe, ángel; hipó-dromo: caballo, carrera; demo-cracia: pueblo, poder o gobierno.

Para terminar, consideremos la palabra “broma”, voz tan común entre nosotros; sin embargo quién iba a pensar que se trata de un término griego, “brooma”: gozo, alegría de sobremesa. Luego se generaliza en algazara, bulla, chanza.



Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Miércoles 09 de julio de 2014
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados

Otras Noticias de Opinión
    Lo más visto en
Ahora En Portada