Edición del Jueves 21 de agosto de 2014

Edición completa del día

Visiones de una revelación total

CUL4-10280.JPG

Ilustración de Salvador Dalí para “Los cantos de Maldoror”, del conde de Lautréamont.

 

Por Augusto Munaro

“Obras completas”, de Isidore Ducasse, conde de Lautréamont. Traducción de Aldo Pellegrini. Editorial Argonauta. Buenos Aires, 2014.

La presente traducción al castellano de la obra de Isidore Ducasse (conde de Lautréamont), realizada impecablemente por el poeta Aldo Pellegrini, pone otra vez en circulación uno de los ejercicios estéticos más intensos de la literatura universal. Pues fue en principio gracias a la propuesta de este oscuro autor montevideano de lengua francesa que la imaginación literaria alcanzó, tal vez, uno de los momentos cúlmines ante el imperio de la lógica reinante del siglo XIX.

El volumen incluye, además de las poesías y cartas, el celebérrimo Los cantos de Maldoror, libro de culto que por sí solo despliega toda una concepción del arte y la literatura, influyendo posteriormente por su espíritu de rebeldía a numerosos dadaístas y, muy en especial, surrealistas. Esta alucinante perspectiva sobre el misterio de la vida abre de manera ambigua- una oscilación indefinida de sentidos improbables, ¿se trata de una glorificación del cielo y su combate en búsqueda de Dios? Imposible saberlo, como tampoco acordar el método astillado de su escritura onírica. La prosa rabiosa de Ducasse -ese pulso endiablado y desintegrador, cuya audacia de imágenes profetizó los estragos insondables del inconsciente humano- edifica una estructura explícitamente laberíntica. Por momentos no sabemos dónde estamos, nos perdemos, pero este extravío opera tal vez como metáfora de la existencia humana. Esa ilusión en que se arma y desarma el sentido. Así forja sus páginas un hermético fraseo profundamente visual, siempre dominado por un equilibrio ácrata, subversivo a la norma. Pues Maldoror no sigue orden ni de unidad, ni de permanencia lógica. El aliento luciferino de sus páginas en parte se debe al poder de su visión y al singular trabajo de su furiosa lucidez ante la extravagancia: las innumerables asociaciones libres y el abandono de las convenciones de trama y de personajes.

El vértigo volcánico de las desviaciones, vacíos y ausencias (¿lagunas?) de Lautréamont, que suman cambios abruptos de tonos y de estilo -luego incorporados por Joyce en Finnegans Wake de modo soberbio- aquí alcanza una extraña amalgama contradictoria entre crueldad y piedad, fantasía delirante y cálculo cerebral (no en vano León Bloy y Remy de Gourmont la consideraban obra de un desequilibrado). Pero no abramos juicios sumarios sobre la naturaleza del autor. Mientras la palabra escrita tenga futuro, Ducasse continuará formando lectores. Vale destacar que la nueva edición se presenta acompañada de un conspicuo estudio preliminar y notas firmadas por el mismo traductor rosarino.

 


Compartir:
Imprimir Compartir por e-mail
  
Jueves 21 de agosto de 2014
tapa
Ir Ediciones ANteriores
Todo el diario

TODOS LOS DÍAS.
• El Litoral
• Deportes
• Espectáculos
MIÉRCOLES
Motores y tendencias
SÁBADOS
CampoLitoral
Nosotros
DOMINGOS
Clasificados
Necrológicas Anteriores

Otras Noticias de Artes y Letras
Lo más visto
Ahora En Portada